Secciones
Pobreza

Familias en situación de calle en la Ciudad: el cuestionado índice oficial y el censo previsto para abril

Las organizaciones sociales coordinan con el Gobierno el esquema y la forma para realizarlo.

El caso de la desaparición de Maia Beloso, la niña de 7 años que fue intensamente buscada desde hacía tres días por los efectivos de Policía de la Ciudad, de la provincia de Buenos Aires y de la Federal, volvió a poner en el eje de la situación a la cantidad de personas que viven en situación de calle en territorio porteño. 

Luego de años de varios cruces por las cifras oficiales de las personas que viven en situación de calle en territorio porteño, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, a cargo de María Migliore, empezó con un operativo de coordinación del censo junto a las organizaciones sociales que suelen elaborarlo de forma paralela a las autoridades porteñas.

El encargado de llevar adelante dicha coordinación es el Subsecretario de Asistencia y Cuidado Inmediato, Maximiliano Corach. De acuerdo al último censo que realizó la Ciudad en 2019, porque el año pasado se suspendió como consecuencia de la pandemia del coronavirus (Covid-19), hay 1.145 personas viven en la calle. En esa cifra no están contempladas las personas que están en los paradores y hoteleros por el Ejecutivo porteño.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En ese mismo año se realizó el segundo censo que llevaron adelante diferentes organizaciones sociales que arrojó que había 7.251 personas en situación de calle en la Ciudad. Luego de las elecciones de 2019, y con el antecedente de la noche en la que el estadio de River estuvo abierto para que se resguarden del frío durante un día, los funcionarios porteños comenzaron a tejer mejores relaciones con esas organizaciones social entre las que esta, tal y como anticipó BigBang, Juan Carr.

Con una fecha casi delineada, sería durante abril, por estos días se está terminando de hilar fino sobre la metodología. Las dos opciones que hay sobre la mesa es que el censo se haga de un tirón en un día o si se divide en cuatro o cinco días de corrido. La duda ahí esta en la precisión que puedan llegar a tener los datos si se hace durante varios días ya que entre un 35% y 40% de las personas que censan no quieren responder a ninguna pregunta, ni siquiera dar su nombre. Esto podría generar que se contabilicen dos o más veces a una persona y por ende el número final del censo termine siendo más alto.

En esa mesa de coordinación, además de las autoridades del Ejecutivo porteño y las organizaciones sociales también se encuentra la Defensora del Pueblo y el Ministerio Público Fiscal. Todas las fuentes consultadas manifestaron que, de no haber cambios, a fin de mes estaría determinada la metodología y se avanzaría por primera vez en un censo unificado.

El caso Maia

El caso Maia también puso sobre el eje el trabajo que se realiza en el programa Buenos Aires Presente (BAP). Desde el momento que llegó la alerta por la desaparición las autoridades de ese programa, que depende Corach, volvieron a contactarse con la familia de la niña de 7 años para brindarles asistencia y cualquier cosa que necesiten. Ellos fueron los que trabajaron, según explicaron fuentes policiales, en la contención a los familiares mientras avanzaba la investigación.

Tal y como publicó BigBang, ahora será la Justicia la que determine quién tendrá la tenencia de la menor. Cabe destacar que los otros 4 hermanos de Maia no están bajo la tutela de su madre por los antecedentes de dependencia de los estupefacientes. Entre los investigadores y autoridades gubernamentales recuerdan que cuando comenzó el caso la madre de Maia no podía recordar el nombre de su hija y además se negaba a que la trasladen a un hotel mientras duraba la investigación. 

La tutela de Maia comenzará a resolverse hoy cuando, después de todos los estudios que le realizarán a la menor en la Ciudad, sea la Justicia de Menores en dicha jurisdicción la que empiece a definir si Maia quedará a cuidado de su abuela u otro familiar para “mantener el vinculo” o tendrá como destino la adopción o un hogar de menores.

Es que el caso de Maia no es desconocido para las autoridades. En al menos dos ocasiones en los últimos meses hubo una serie de acercamientos de parte del Estado ante las alertas sobre la situación de la menor de 7 años y su madre. En esos dos encuentros, la madre no sólo no pudo responder preguntas sino que directamente estaba bajo los efectivos de estupefacientes. Esas alertas, elevadas ante la Justicia, no terminaron siendo escuchadas. 

Uno de los problemas que evalúa la Justicia es si se toma la decisión de dejar la custodia en manos de la abuela de Maia evitar que la madre “vaya a buscarla para llevársela”. Es que, según explicaron, evitar que eso suceda requiere no sólo de la presencia constante del Estado sino que además la madre entienda que de hacerlo puede terminar con un proceso penal en su contra.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!