Secciones
Brutalidad

Femicidio de Nancy: el allanamiento para buscar nuevas pruebas y las dudas de los investigadores

La Justicia cree que el crimen no pudo haberlo cometido solo el principal acusado. 

El femicidio de Nancy Videla fue descubierto el viernes pasado, cuando luego de 5 días de búsqueda, finalmente los investigadores allanaron la propiedad de Damián Lezcano Mendoza, un hombre de 70 años acusado de haber sido quien cometió el crimen. Sin embargo, no es el único de quien la Justicia sospecha, ya que en las últimas horas se ordenó la detención de Claudio Andrés Lezcano, sobrino del principal imputado.

La desaparición de la joven de 31 años fue denunciada por su pareja, la última persona en mantener contacto por celular con la víctima. Lo que contó el chico es que Nancy le dijo que estaba por tomarse el tren en Constitución y que de ahí debía subirse a un colectivo para llegar hasta su casa. Como las horas pasaron sin noticias, finalmente hizo la denuncia y así se inició con la búsqueda del paradero.

Cinco días después, el cuerpo de la mujer fue encontrado por los perros de la policía en la vivienda de Lezcano Mendoza en Ingeniero Budge, debajo de un contrapiso. De inmediato, el hombre de 70 años quedó detenido, y luego fue imputado por el delito de femicidio cometido “en el contexto de una agresión sexual y por su condición de mujer”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Tras el tremendo hallazgo, en las últimas horas y durante más de 7 horas efectivos de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad realizaron pericias en el lugar ubicado en la calle Bucarest 2531. El objetivo era esclarecer cómo se produjo la mecánica del ataque, y tratar de identificar en qué lugar de la propiedad se produjo el crimen y como el cuerpo fue llevado al lugar donde encontraron sus restos.

Es que los investigadores sospechan que Nancy no fue asesinada en la habitación donde fue enterrada, sino que el golpe mortal ocurrió en otra parte, pero que, con ayuda de alguien más, el imputado la movió y luego hizo el contrapiso. Por eso mismo, los agentes realizaron pruebas con Luminol en búsqueda de rastros de sangre que permitan determinar la posición del cuerpo de la víctima en la escena del crimen. 

Ante las dudas, y tras el hallazgo de otras pruebas, Claudio Andrés Lezcano, sobrino del primer detenido, fue arrestrado por la policía, sospechado de haber colaborado con el hombre de 70 años en lo que fue el ocultamiento del cuerpo. Voceros judiciales informaron que se negó a declarar ayer al indagado por el juez en lo Correccional y Criminal 1, Diego Javier Slupski.

"Existen pruebas que lo vinculan con el hecho, hay testimonios y otro tipo de medidas que llevaron al juez a tener la convicción para interrogarlo como sospechoso", dijo a Télam una fuente judicial respecto a la situación de Lezcano. Así, los investigadores trabajan sobre la hipótesis de que Mendoza pudo haber contado con la ayuda de su sobrino a la hora encubrimiento del hecho, especialmente en el ocultamiento del cadáver, aunque no se descarta una coautoría.

Por los datos obtenidos de la autopsia, los investigadores consideran que tanto la forma en la que fue maniatado el cuerpo como el golpe mortal en la cabeza serían complicados de realizar para un hombre de 70 años, al menos en soledad y sin colaboración.

En la vivienda, durante el primer allanamiento, se encontró además, entre otros, el celular de Claudio Andrés Lezcano, por lo que se infiere que estuvo allí al menos después del crimen, aunque no se sabe si durante también.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!