Secciones
Actualidad

Gatillo fácil y asesinatos de la Policía: radiografía de la violencia institucional en la Ciudad

Según la Correpi, la Policía Porteña sumó 121 casos de fusilamiento en solo cinco años.

El asesinato de Lucas González a manos de tres miembros de la Policía de la Ciudad dejó en evidencia la violencia institucional y el comportamiento de las fuerzas de seguridad en gran parte del Área Metropolitana de Buenos Aires. Tras ese hecho, las denuncias sobre gatillo fácil salieron a la luz y demostraron, una vez más, no solo la pésima preparación de los oficiales sino también los altos índices de discriminación que sufren las víctimas. A eso se le suman el encubrimiento de las más altas esferas de las fuerzas.

De hecho, fue María del Carmen Verdú, la titular de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), quien relató las razones por las que en el caso de Lucas se supo que no era un delincuente, tal como rezaba en el parte de la Policía de la Ciudad.  “Lo más importante de este caso es que Daniel Chiqui Tapia, que es el presidente de la AFA y del Club Barracas Central (donde el chico de 17 años jugaba), levantó el tubo y llamó a todos los periodistas deportivos para contarles la verdad de lo que había sucedido y por eso, en horas se cayó la versión policial, sino hoy estarían hablando de la necesidad de reforzar la seguridad en Barracas y tener más policías”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Y agregó: “La historia de lo que pasó con Lucas, la vemos dos o tres veces por semana en Correpi, la diferencia es que la misma mañana, cuando teníamos el cable de Télam para chequearlo porque era un caso raro, al poco rato escuchamos por la radio que la versión policial era falsa”. 

Tal vez el dato que mejor represente el rol de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, creada hace cinco años por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, es una estadística recolectada por la Correpi: desde el 1° de enero de 2017, cuando comenzó a funcionar, se registraron 121 casos de gatillo fácil. En promedio, las víctimas tienen entre 15 y 25 años. 

 

Sobre esa cifra, Verdú agregó durante otra entrevista: “Tenemos registrados 121 casos de fusilamientos, a parte quedan las muertes en las comisarías durante los cinco años de gestión de la Policía de la Ciudad. Si se tiene en cuenta que tienen 20 mil efectivos y la bonaerense más de 100 mil, evidentemente le están pisando el poncho”. De esa cifra, 20 casos fueron durante este año.

 

Otra estadística muy llamativa es el territorio en el que la Policía Porteña ha realizado esos actos de violencia institucional. Según el Centro de Estudios Legales y Sociales  (CELS) de las 98 muertes (con y sin violencia institucional) que la institución registró y que fueron producidas por agentes de esa fuerza, solamente 36 hechos fueron en la Ciudad de Buenos Aires. Los otros 62 fallecimientos por el accionar de los agentes fueron en la provincia e Buenos Aires. En el análisis, explicaron desde el CELS, hay que tomar en cuenta a los policías porteños que viven en el Conurbano.

 

Para la titular de la Correpi, el comportamiento de la Policía Porteña está directamente vinculada a una política del gobierno de la Ciudad. “Es política de Estado cuando el Gobierno la Ciudad está 29 horas en silencio y cuando finalmente, atravesado por las circunstancias y la visibilidad del caso de Lucas salen a hablar”.

 

Y completa: “Quien administra la Policía de la ciudad es la misma gestión que metió la resolución 956 del 2018 a nivel nacional, que habilitaba el disparo por la espalda de personas desarmadas, que se sacó la foto con Chocobar y lo sigue defendiendo, aún después del juicio y la condena”.

En ese sentido, sobre el informe de violencia institucional de este año en todo el territorio nacional, Verdú afirmó: “Hasta ahora hay más de 400 casos totales, siempre de todas las modalidades y en todo el país”. 

 

Por otra parte, en un informe del Ministerio Público de la Defensa de la Nación, realizado con las denuncias de 2020, demostraron que de los 141 hechos de violencia institucional por parte de las fuerzas, en la mayoría, es decir en 109 casos, fue denunciada la Policía de la Ciudad. En 2019, se registraron 242 acusaciones totales y 207 fueron contra agentes porteños. 


Por otra parte, entre las cifras del Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, del total de las denuncias, en el 75% se registró algún tipo d violencia física, en el 28% de violencia psicológica y en el 31% de otros tipos de violencia que van desde discriminación hasta robo o irregularidades en el proceso.  

En el mismo sentido, las víctimas de la violencia de los agentes porteños fueron los jóvenes de entre 15 y 25 años. La mayor parte de los hechos ocurrieron en la zona sur de la Ciudad, en barrios como Parque Patricios, Barracas, constitución y La Boca, entre otros.
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!