Secciones
violencia de género

Habló la mujer golpeada por Schulman: dijo que tiene miedo y que no sintió sinceras las disculpas

En paralelo la causa cambió de caratula y será investigada como lesiones leves más el agravante por violencia de género. En breve Schulman sería citado a indagatoria.

Candela Valdez, la mujer que fue golpeada por el militante kirchnerista y presidente de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, José Schulman, rompió el silencio luego de que se volviera viral el video en el que él le pegó un cachetazo porque el colectivo de la empresa en la que ella trabaja se encontraba demorado.

“Ahora tienen que quedarse conmigo los chicos que llevan las valijas o mi familia haciéndome compañía porque tengo miedo de quedarme sola”, dijo Váldez. “Por momentos me agarra angustia e impotencia, pero trato de estar bien”, indicó.

“Una no puede hacer nada, tenés que quedarte callada porque te mata si no. No me dio tiempo a nada”, agregó la víctima que contó más detalles que no se conocían del episodio en diálogo con el canal de noticias TN.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Como por ejemplo que Schulman se negó a bajarse del micro cuando la Policía se lo solicitó debido a que la agresión fue denunciada. Ante los efectivo, el dirigente kirchnerista negó que hubiera sucedido tal cosa. 

“En el único momento en que vino a pedirme disculpas fue cuando el oficial (de policía) le dijo que iban a mirar las cámaras de seguridad", sostuvo. Y añadió: “Ahí abrió grande los ojos. Yo no las sentí sinceras, fueron más por obligación. Cuando vio que había cámaras no le quedó otra que pedir perdón porque se vio atrapado”.

Schulman, después de conocido el video en el que golpeó a la mujer, sostuvo que se trató de un episodio originado por su discapacidad motriz y culpó por la situación a los nervios más la ansiedad que le generó que el colectivo que lo debía traer de Santa Clara del Mar se hubiera demorado. 

La forma de pedir disculpas fue desde un posteo de Facebook. "Pasaron muchas horas de espera y eso me desencajó", explicó Schulman luego en su cuenta de redes sociales cuando el escándalo ya había estallado, invocando para su conducta un motivo puntual: "Como muches saben, soy discapacitado motriz y pasaron muchas horas de espera de un micro para regresar, que me produjeron un enorme dolor y me desencajaron. Eso fue lo que verdaderamente me ocurrió”.

En el mensaje, el militante oficialista admitió sin embargo, luego de alegar ese inconveniente físico, que tuvo "una conducta reprochable" que "no tiene justificativo", y aseguró haberse disculpado en un diálogo con la empleada de la empresa de transporte.

A la par, desde la Liga Argentina por los Derechos Humanos emitieron un comunicado en donde manifestaron su repudio a lo sucedido y por ende licenciaron a Schulman de sus tareas.

”Ante los hechos de público conocimiento, desde la dirección nacional de la LADH informamos que hemos tomado conocimiento de lo sucedido en el día de ayer, cuando el presidente de nuestro organismo José Ernesto Schulman nos comunicó lo ocurrido y solicitó una licencia de sus responsabilidades y se puso a disposición de lo que disponga el organismo. Al mismo tiempo, hizo pública la disculpa a la trabajadora y al conjunto del movimiento popular. En consecuencia, esta dirección ha decidido aceptar el pedido de licencia y comenzar un proceso de evaluación para tomar las medidas correspondientes", dijo la entidad a través de un comunicado.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!