Secciones
Actualidad

Incomprensible: saquearon y rompieron un comedor que le da de comer a 700 personas por día

Se trata del Comedor Sol Naciente, donde también se busca contener a las mujeres que fueron o son víctimas de violencia de género. Los delincuentes rompieron la puerta y se robaron la mercadería de todo un mes. 

Por Alejo Paredes

Tristeza, impotencia, bronca y mucho miedo. Esto fue lo que sintió Lidia el jueves por la mañana cuando quiso abrir las puertas del Comedor Sol Naciente, el hogar ubicado en la manzana dos, casa 29, del Barrio Presidente Illia, detrás de la cancha de San Lorenzo. All se recibe a mujeres, ancianos y chicos en situación de calle y busca contener a víctimas que fueron o son víctimas de violencia de género.

Eran cerca de las 8 de la mañana, cuando Lidia llegó al comedor y se encontró con una escena que no solo le generó angustia, sino mucho temor: forzaron la puerta del hogar y le robaron todo lo que se pudieron llevar. Y lo que no, los delincuentes decidieron destrozarlo. “Llegamos a las 8 y estaban las puertas rotas. Se llevaron todo y nos rompieron las cosas”, le contó a BigBang.

En diálogo con este portal, sostuvo que está “muy triste” por esta situación y aclaró que se encuentra enfrente de este comedor desde 1998. “Se llevaron una balanza, tablas para carne, mesas, las sábanas u colchones donde duermen mujeres y chicos, utensilios, licuadora. Se llevaron toda la mercadería: cuatro cajones de pollo y la comida del mes”, detalló.

Según le explicó a este sitio, lo primero que hizo al ver tan angustiante escena fue apretar el botón de pánico que lleva consigo a raíz de una denuncia por violencia de género. “Vinieron personal de Gendarmería, hicieron pericias y nos pusieron de consigna arreglar la cerradura del hogar”, contó.

Y siguió: “Estamos en un momento muy difícil. A veces vas al supermercado, querés comprar leche y no conseguís. Estuve llorando todo el día. Este proyecto en el tiempo no lo podemos sostener. Hacemos pizza, tenemos un proyecto de panadería, para que los chicos en la calle puedan trabajar y estudiar. Con esto intentamos evitar que incursionen en las drogas”.

Al mismo tiempo, conmovida con la situación explicó que sus lágrimas se deben a que también le rompieron el horno, su herramienta para alimentar a las más de 400 personas que recibe por díasaquearon y .“Nos rompieron el horno. Cuando nos venían a pedir la leche, no teníamos que darles. Esto lo venimos construyendo desde hace años, trabajando muchísimo”, sumó.

El Comedor Sol Naciente, según la cantidad del menú, recibe entre 400 y 700 personas por día. “Cuando no hay comedores en los colegios, los chicos vienen acá. Tenemos 180 raciones y 90 meriendas que nos da el Gobierno de la Ciudad. Pero con eso no nos alcanza y recibimos donaciones. Hoy la gente ya no puede donar. No se puede sostener por la crisis económica”, detalló.

Y siguió: “Recibimos también muchos ancianos, solos y sin familia. Vienen con la ollita a buscar la comida y no lo puedo mandar a la sede del gobierno y decirle que lo que nos brindan es solo para chicos. Yo le doy de comer a una persona que tiene hambre. En este momento se incrementó muchísimo la cantidad de gente que viene a pedir. Entre 30 y 40 mil pesos gastamos por mes”.

La denuncia fue hecha en la Comisaría 38° y a pesar del triste momento, Lidia promete no bajar los brazos: “Estamos un poco tristes, pero no vamos a bajar los brazos. Si no los bajamos en los peores momentos, no lo vamos a hacer ahora. Lo que pasa que la sorpresa del robo nos impactó y no tengo la misma fuerza que tenía a los 25 años. Pero los chicos todos los días esperan en la puerta del comedor un plato de comida y yo no lo puedo cerrar”.

Cualquier donación es valiosa y puede ayudar al Comedor Sol Naciente a no cerrar sus puertas. En el caso de querer ayudar, se reciben donaciones en la cuenta del Banco Galicia .975025401602 (CBU. 007016063000 9750054021 y Cuit 30707535624) o en las puertas del hogar.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Se trata del Comedor Sol Naciente, donde también se busca contener a las mujeres que fueron o son víctimas de violencia de género. Los delincuentes rompieron la puerta y se robaron la mercadería de todo un mes.