Secciones
24 años

José Luis Cabezas y la historia de las tres "tandas secretas" de fotos a Yabrán en Pinamar

Se cumplen 24 años del asesinato de José Luis Cabezas: presente, ahora y siempre.

El hombre sin rostro paseaba en Marbella, un balneario de Pinamar. La información llegó a un equipo periodístico de la revista Noticias. José Luis Cabezas era el fotógrafo asignado y la adrenalina lo llevó a conquistar la foto buscada. Era el 16 de febrero de 1996, Cristina, su esposa, jugó a ser una turista más en las playas de Pinamar. Su marido, José Luis, simuló hacerle fotos con su cámara. Pero ella no iba a ser capturada por la lente: a metros de ella caminaba un empresario todopoderoso, buscado por los medios y muy celoso de su privacidad.

No era una foto más. Era la imagen Alfredo Yabrán, quien caminaba junto a su mujer, María Cristina Pérez. El torso del empresario estaba desnudo y vestía una bermuda blanca con rayas cruzadas color bordó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Junto a su compañero de temporada, el periodista Gabriel MichiJosé Luis había tomado el día anterior otras fotos del hombre emblemático. Tenían información de que Yabrán estaba de vacaciones en Pinamar. Lo ubicaron en el balneario Marbella y decidieron alquilar una carpa cercana.

“Teníamos el dato, tenía identificado el número de carpas en el parador y teníamos el nombre de quién figuraba como el que alquiló las carpas. Después de mucha investigación y de conocer a Yabrán por algunas fotos antiguas y por el relato de gente que lo conocía, y armado ese rompecabezas logramos dar con él”, recordó años atrás Michi, en una entrevista con BigBang.

Ese día, el fotógrafo llevó a su esposa para evitar llamar la atención. Ese fue el lugar donde consiguió la foto más buscada. El disparo se concretó. José Luis Cabezas tenía la foto del "todopoderoso" empresario de la década menemista que le costó la vida y que vio la luz el 3 de marzo de aquel año, cuando la revista Noticias la publicó en su tapa.

Se cumplen 27 del crimen del fotógrafo y su amigo y compañero de trabajo en la cobertura de cada verano, cuenta el segundo a segundo de aquella fotografía de Yabrán. “Queríamos la foto. Sabíamos que Yabrán estaba en Marbella. Primero lo fotografiamos de lejos. Yabrán iba con custodia a la playa. Los de seguridad siempre lo acompañaban y tenían armas que escondían entre las toallas pero no llegaron a detectar nuestra presencia”, repasa Michi.  Pero no sólo sacaron una foto. Sino que hicieron lo posible por tener más. Michi se encargó de averiguar y alquilar una carpa en el balneario de al lado, Salvador Gaviota, y José Luis armó el plan para evitar llamar la atención.

“Hay tres tandas de fotos. Una en el estacionamiento, donde oficié de trípode y donde José Luis apoyó sus cámaras en mi hombro. Otra, realizada desde el estacionamiento del balneario de al lado, en el que se ve a Yabrán en una reposera, e incluso se ve que pasa un perro por ahí. Y por otro lado está la otra imagen que la tomó con ayuda de su esposa: de esas fotos se elige una para la tapa de Noticias”, explica Michi, mientras se prepara para pasar el día en Pinamar y asistir a cada uno de los homenajes que se organizaron.

El recuerdo que trato de tener es mi compañero y amigo que disfrutaba de su trabajo como fotógrafo

“El recuerdo que trato de tener es mi compañero y amigo que disfrutaba de su trabajo como fotógrafo, como un trabajo sublime. Sabía ser reportero de la calle, pero también un gran artista cuando hacía producciones y que mostraba un talento especial y que combinaba con una gran capacidad de convencer al entrevistado para que posen como él quería que posen. Y la verdad que lo que recuerdo siempre es a José Luis vivo y compartiendo ciento de anécdotas, un tipo divertido y que en definitiva que le gustaba hacer todo tipo de temas”, dice y luego de tomar aire suma que lo recuerda “alegre y feliz”.

“Trato de no quedarme con la imagen desgarradora que vi en la cava. Ese no era José Luis, ese era el mensaje terrible que pretendieron dejar sus asesinos”, afirma Michi y añade “La sensación que tengo es bronca porque si bien creíamos que la justicia se había puesto los pantalones largos al poner en perpetua al poner perpetua a todos sus asesinos, después lamentablemente no dio una nueva cachetada cuando Casación de la Provincia de Buenos Aires les bajó la condena y los asesinos comenzaron a salir. Hoy todos los asesinos están libres. Siento como una burla y es un cachetazo más de la justicia”, cuenta y así también repasa en su libro, "Cabezas, un periodista, un crimen, un país", donde reconstruye y actualiza la historia que marcó al periodismo argentino. 

LA IMAGEN Y LA MUERTE

La cara de Yabrán era desconocida y los medios de comunicación la buscaban con intensidad luego de que el ministro de Economía, Domingo Cavallo, acusó al empresario de ser “jefe de una mafia enquistada en el poder”. “Yabrán ataca de nuevo” tituló Noticias en su tapa del 5 de marzo de 1996. La imagen capturada por Cabezas acompañaba una investigación escrita por Michi donde revelaba los negocios del empresario en Pinamar. Yabrán fue investigado por la Justicia como autor intelectual del crimen, pero nunca enfrentó ante un juez: se suicidó el 20 de mayo de 1998.

Y tal como dice Michi, “Antes y después de morir, José Luis le sacó una “foto” a Yabrán. Retrató al hombre más oculto de la Argentina. Pero también retrató a esas mafias. Eso le costó la vida. Y el acusado jerárquico de ese crimen, el hombre para el que tener poder era sinónimo de impunidad, se suicidó. José Luis Cabezas dejó de ser simplemente un compañero y se convirtió en un símbolo colectivo contra la impunidad y el olvido”.

 

Temas

  • José Luis Cabezas
  • Alfredo Yabrán
  • Crimen

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios