Secciones
Actualidad

La App argentina de monitoreo que ofrece una "salida segmentada" de la cuarentena

Por qué la salida de la cuarentena debería ser segmentada y no general. 

La compañía argentina Urbeos, dedicada al monitoreo urbano y la inteligencia geoestadística, diseñó un sistema predictivo para detectar en forma anticipada las zonas de mayor riesgo de contagio de coronavirus en Latinoamérica y ofrecer estrategias para la flexibilización de la cuarentena. 

De acuerdo a su análisis predictivo -cuyos resultados están disponibles de manera gratuita en su web-, el aumento de los contagios en las grandes urbes de Latinoamérica se explica principalmente por la movilidad de personas en las áreas comerciales y administrativas, que no representan más del 5-10% de la superficie total de las ciudades.

Sin embargo, al concentrar diariamente una importante cantidad de personas que se movilizan desde todo el resto de la ciudad, generan focos de riesgo por el alto nivel de interacción social. 

¿Cuánto vale la verdad?
El periodismo de calidad necesita de la ayuda de los lectores. Tu apoyo es fundamental.

Leé más | 

Así, las zonas residenciales no son áreas donde se originan mayoritariamente los contagios: se expanden allí una vez que las personas contagiadas en las áreas comerciales y administrativas regresan a sus casas.

En estas zonas residenciales, la velocidad de infección depende de las condiciones habitacionales: los asentamientos, los barrios precarios y las zonas con edificios en altura representan las áreas más vulnerables.

Apertura por sectores geográficos

Según el relevo de Urbeos, el nivel de riesgo varía significativamente entre las diferentes zonas de una misma ciudad. Es por eso que su modelo predictivo recomienda un modelo de apertura de actividades segmentado geográficamente a escala microurbana que permita contener adecuadamente las zonas centrales con alto tránsito de personas. 

De acuerdo a esta estrategia, la flexibilización de la cuarentena de forma uniforme en toda la ciudad, sin tener en cuenta el nivel de riesgo de cada zona ni la movilidad de personas, derivará en un aumento de contagios por el fuerte impacto que tienen las áreas centrales sobre las residenciales.


 
En ese sentido, el plan de rehabilitación de actividades segmentado geográficamente que recomienda Urbeos se organiza a partir de cinco zonas diferentes en las que se sugiere ir habilitando actividades de forma progresiva. 

La primera zona es la de las áreas residenciales de baja densidad y nivel socioeconómico medio-alto, en las cuales la concentración de habitantes por manzana es baja y hay adecuadas posibilidades de aislamiento intra-vivienda. La flexibilización de la cuarentena en estas zonas no genera una movilidad significativa de personas desde otros sectores de las ciudades.

Leé más | 

La segunda corresponde a las áreas residenciales de baja densidad y nivel socioeconómico bajo, donde también hay poca densidad de personas por manzana, pero condiciones habitacionales que generan la necesidad de acciones de prevención en aquellos barrios donde no se puedan garantizar las condiciones adecuadas de aislamiento.


 
La tercer zona a reactivar es la de las áreas residenciales de alta densidad y nivel socioeconómico medio-alto, donde la concentración de personas por manzana es significativamente alta y el riesgo de contagio en el espacio público es mayor, pero aislarse dentro de cada vivienda es posible. 

Las zonas cuarta y quinta, finalmente, corresponden a los centros urbanos comerciales y administrativos con alto tránsito peatonal. Allí, la rehabilitación de actividades -incluso las de bajo riesgo- deriva en un aumento importante de movilidad de personas desde otras áreas.

En esos lugares se sugiere tomar medidas de adecuación como la peatonalización de calles y avenidas, y la separación temporal de las paradas de transporte urbano de pasajeros. 

A su vez, hay que tener en cuenta que dentro de esas zonas existen sectores críticos particularmente riesgosos, donde se concentran  personas provenientes de toda la ciudad por motivos de trabajo, consumo, educación o salud.

En estas áreas, la rehabilitación de actividades debería llevarse a cabo sólo cuando se haya constatado que la apertura en las etapas anteriores no derivó en un aumento de contagios, y debería coincidir con la salida definitiva de la cuarentena. 

Temas

  • Buenos Aires
  • ciudad
  • Coronavirus
  • Cuarentena
  • Flexibilización

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios