Secciones
Actualidad

La CGT pidió "justicia social” para combatir la "crisis económica y social heredada"

La central obrera leyó un documento de fuerte tono político en respaldo del Gobierno y en repudio de "los intentos de eliminación de la indemnización por despido y cualquier otra forma de flexibilización".

Un numeroso grupo de trabajadores nucleados en las organizaciones gremiales de la Confederación General del Trabajo (CGT) y en un amplio abanico de agrupaciones sociales, se concentraron esta tarde en los alrededores del Monumento Canto al Trabajo, en el bajo porteño, y bloquearon también las principales calles del centro, en los alrededores a Plaza de Mayo y el barrio de San Telmo, para celebrar el Día de la Lealtad Peronista.

Bombos y petardos acompañaron incesantemente el avance de la marcha que se inició a las 10.30, con varios cortes en la avenida 9 de Julio, desde el Obelisco hasta la avenida San Juan, en el barrio de Constitución. "El peronismo debe promover una alianza entre la producción y el trabajo, es la única forma de la unión social", se leía en un video proyectado a un costado del escenario instalado en el cruce de las avenidas Independencia y Paseo Colón.

 

Lo mismo ocurrió en las avenidas Belgrano e Independencia por donde continuaron movilizándose trabajadores para asistir a la lectura del documento elaborado por la CGT para conmemorar los 76 años del 17 de Octubre, Día de la Lealtad. La Unión Obrera de la Construcción (Uocra), los mecánicos de Smata, trabajadores de comercio, de Luz y Fuerzas (LyF), de Uatre, los metalúrgicos de la UOM, los docentes de UDA, panaderos, ferroviarios eran parte de la movilización.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

De hecho, durante la concentración no hubo oradores, sino que se leyó un documento que rezaba lo siguiente: "Nos movilizamos por la lealtad a Perón y su doctrina.... El 17 de octubre de 1945 el movimiento obrero organizado, representado por la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT RA) se volcó masivamente a las calles, enarbolando una sola consigna: ¡Queremos a Perón!".

El escrito resalta que aquel día nació, para siempre en la Argentina, el peronismo. "Queremos a Perón, vivo en su legado y su doctrina; Queremos a Perón, impulsor de una Patria Socialmente Justa, Económicamente Libre y Políticamente Soberana; Queremos a Perón, porque la verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés, el del pueblo", afirma el documento escrito por la CGT.

Si bien se especuló que la marcha iba a contar con la presencia del presidente Alberto Fernández, ni él ni ningún dirigente político fueron invitados. "La profundidad de la crisis actual requiere de señales muy claras. Por eso marchamos como la expresión de unidad de las y los trabajadores, como símbolo de unidad del Movimiento Obrero organizado y con vocación de sostener la unidad del peronismo", sostiene el escrito en clara referencia al actual gobierno.

 

En este contexto, desde CGT sostienen que la Argentina y el gobierno de Alberto Fernández "afrontan una instancia decisiva para superar la crisis económica y social heredada y agravada dramáticamente por los efectos de la pandemia" y agregan de manera contundente: "Es momento de transformar hacia adentro el horizonte y el futuro de los argentinos y argentinas. Llegó la etapa de poner en marcha políticas que sienten las bases de la transformación económica y social de nuestro país".

En el texto también afirman que es tiempo de "Justicia Social, compromiso irrenunciable y militante del Movimiento obrero argentino". "El peronismo debe promover la alianza entre la producción y el trabajo” mediante “el diálogo social institucionalizado. La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés, el del pueblo”, remarcaron. 

De la concentración también participaron camioneros, con Hugo Moyano a la cabeza, judiciales, trabajadores y trabajadoras de la sanidad, con Héctor Daer como referente, los empleados de los peajes, los ferroviarios, dirigentes de la UTA y de la alimentación, entre otros. "El peronismo debe promover la alianza entre la producción y el trabajo, única fórmula que garantiza un crecimiento sostenible con justicia social", detalla el documento.

Y aclara que para ello, "es imprescindible profundizar el diálogo social institucionalizado como instrumento necesario para elaborar en conjunto los consensos que nos permitan poner el empleo productivo en el centro de las políticas públicas para superar la situación que hoy margina a los sectores más desprotegidos, que profundiza las desigualdades sociales y condiciona el crecimiento uniforme y equitativo de nuestro país".

La CGT leyó este documento de fuerte tono político en una suerte de respaldo del Gobierno Nacional, aunque no está de acuerdo con algunas de sus políticas, y en defensa de los derechos adquiridos, bajo el lema "desarrollo, producción y trabajo". Se trató de la primera gran movilización sindical pospandemia de coronavirus, en la cual los sindicatos buscaron repudiar "los intentos de eliminación de la indemnización por despido y cualquier otra forma de flexibilización".

El documento completo de la CGT

Nos movilizamos por la lealtad a Perón y su doctrina, levantando las banderas del levantando las banderas del desarrollo, la producción y el trabajo

El 17 de octubre de 1945 el movimiento obrero organizado, representado por la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT RA) se volcó masivamente a las calles, enarbolando una sola consigna: ¡Queremos a Perón!.

Ese día nació, para siempre en la Argentina, el peronismo. Frente a un nuevo aniversario del Día de la Lealtad Peronista, esa misma consigna sigue vigente en la consciencia del pueblo trabajador: Queremos a Perón, vivo en su legado y su doctrina; Queremos a Perón, impulsor de una Patria Socialmente Justa, Económicamente Libre y Políticamente Soberana; Queremos a Perón, porque la verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés, el del pueblo.

A 76 años de esa fecha, fundacional e histórica, la CGT RA y la totalidad de sus organizaciones sindicales confederadas, nos movilizamos, unidas, por la lealtad a Perón y su doctrina, levantando las banderas del desarrollo, la producción y el trabajo.

La CGT RA representó y lo sigue haciendo, a la inmensa mayoría de los trabajadores sindicalmente organizados de nuestro país. Y esta responsabilidad de representación mayoritaria que la distingue, nos convoca a: la defensa del aparato productivo nacional; la demanda de políticas económicas que promuevan la generación de empleo genuino; el fortalecimiento de los sistemas de seguridad social y de Salud; el acceso universal a una educación de calidad; el desarrollo con equidad que posibilite un proceso de movilidad social ascendente y una justa redistribución de la riqueza; el reclamo de un compromiso de responsabilidad social empresaria que le cabe a los sectores de mayor concentración económica y la reconstrucción de un Estado presente, regulador de la economía y promotor del desarrollo económico y social.

El peronismo debe promover la alianza entre la producción y el trabajo, única fórmula que garantiza un crecimiento sostenible con justicia social. Para lograrlo es imprescindible profundizar el diálogo social institucionalizado como instrumento necesario, no para diagnosticar la magnitud de la crisis ni sus efectos en el tejido productivo y social de nuestro país, sino para elaborar en conjunto los consensos que nos permitan poner el empleo productivo en el centro de las políticas públicas para superar la situación que hoy margina a los sectores más desprotegidos, que profundiza las desigualdades sociales y condiciona el crecimiento uniforme y equitativo de nuestro país.

La Argentina y nuestro gobierno afrontan una instancia decisiva para superar la crisis económica y social heredada y agravada dramáticamente por los efectos de la pandemia.

La CGT RA es la reserva desde donde el Movimiento Nacional puede reconstruir el tejido social y fortalecer la política como herramienta transformadora. Este es el compromiso para poner definitivamente de pie a un país y a una sociedad que no se resigna a las desigualdades sociales y a la postración económica.

La profundidad de la crisis actual requiere de señales muy claras. Por eso marchamos como la expresión de unidad de las y los trabajadores, como símbolo de unidad del Movimiento Obrero organizado y con vocación de sostener la unidad del peronismo.

Es momento de transformar hacia adentro el horizonte y el futuro de los argentinos y argentinas. Llegó la etapa de poner en marcha políticas que sienten las bases de la transformación económica y social de nuestro país.

Es tiempo de Justicia Social, compromiso irrenunciable y militante del Movimiento obrero argentino.

Buenos Aires, Domingo 17 de Octubre de 2021

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!