Secciones
Pandemia

La Ciudad busca eliminar el barbijo en lugares cerrados: en qué se basan y cuándo lo anunciarían

La medida comenzó a evaluarse como la fase siguiente después de la eliminación de la obligatoriedad en las aulas.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tiene previsto avanzar en las próximas semanas, siempre y cuando lo permita la situación epidemiológica, en la eliminación de la obligatoriedad del barbijo para los espacios cerrados. La medida va en línea con lo que se anunció la semana pasada y se comenzó a implementar el lunes en las escuelas porteñas. 

¿De qué depende esto? De que la baja de los casos se mantenga tal cual mientras se avanza en el plan de vacunación que ya pasó la tercera dosis o la de refuerzo para ir hacia la cuarta. Esto, como ya explicó BigBang, se debe a la decisión de mantener altos los anticuerpos que evitan el contagio en la población de riesgo primero, para luego pasar a la general. 

“Todo depende de que los casos sigan bajando aún con estas flexibilizaciones parciales en lugares cerrados”, explicó una alta fuente oficial a ser consultada sobre los próximos pasos a seguir. Un dato no menor, según pudo reconstruir BigBang, es que si bien la información epidemiológica avalaría que se avance con flexibilizaciones en los pocos puntos que quedan de restricciones, hay diversos funcionarios del Gabinete porteño que siguen todo con mesura.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Uno de esos es el ministro de Salud, Fernán Quirós, que no está del todo de acuerdo en avanzar con esa etapa todavía. En las reuniones que mantiene con sus pares del gabinete pero también los funcionarios de su propio ministerio siempre está con barbijo puesto. Aún cuando después de lo que fueron sus dos primeros años en el cargo con un aumento de su exposición y la posterior suba de su imagen/intención de voto, el titular de la cartera sanitaria sigue con algunos reparos en diferentes decisiones “políticas” de la administración de Rodriguez Larreta.

Uno de los puntos que se esgrimen en la Ciudad para para ir por estos avances, además de la baja en los contagios en el índice R, que es el que mide la contagiosidad, es la vacunación de la tercera dosis o la de refuerzo en donde las franjas de 30 años para arriba, de acuerdo al relevamiento de los datos nacionales que publica CovidStats (que fue tomado como la referencia de Our World in Data para sus estadísticas mundiales por encima de los data sets que publica el Ministerio de Salud), está en un 70% vacunada con tres dosis. Y los restantes grupos etarios, que son los que deben inocularse en esta etapa, ya está encima del 50%. 

Mientras eso sucede, la decisión porteña en cuanto a las aulas, que fue acompañada por las provincias de Mendoza y de Tierra del Fuego, recibió las críticas por parte de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien remarcó esta semana que no están dadas las condiciones para avanzar en ese sentido. 

“Recomendamos el uso del barbijo porque es una de las herramientas que ha demostrado disminuir la transmisión de todos los virus respiratorios”, sostuvo en declaraciones a radio La Red. “También hay un aumento de los virus respiratorios como la influenza, que tienen la misma de transmisión y en este momento el impacto más importante es en pediatría”, agregó.

Una de las cuestiones troncales sobre esta medida es si están dadas las condiciones. Uno de los especialistas mas consultados durante la pandemia del Covid-19 es el presidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectologia Pediátrica, Roberto Debbag, que si bien respaldó la medida de la Ciudad debido a que consideró que tienen los datos para justificarla, sostuvo que se podría haber esperado entre dos y tres semanas. 

“El hecho de algunas medidas, como el barbijo de las escuelas se impone. Pero es muy dinámico. Cuando se toma la decisión de dejar el barbijo se tiene que estar seguro de la situación epidemiológica. Como todavía los niños no están vacunados para la gripe y como los docentes no están vacunados todavía tampoco para la gripe, yo hubiera esperado dos o tres semanas más antes de tomar la medida. Pero son decisiones jurisdiccionales y seguramente están basadas en datos”, sostuvo.

No obstante ello, aclaró que el alto indice de vacunación que hay en la Ciudad hace que se revean algunas medias de cuidado o de incentivo como lo fue en su momento el pase sanitario. “Depende el evento, si uno está en una jurisdicción en donde como en la Ciudad se tiene al 90% de la población con dos dosis, el pase sanitario no es necesario. Porque ya se sabe que la gran mayoría de las personas esta vacunada”, agregó por último.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!