Secciones
Actualidad

"La dejaron agonizando": le explotó un experimento, los directivos no hicieron nada y está grave

Tiene 15 años y el 30% del cuerpo afectado con serias quemaduras de segundo grado, 

Antonella tiene 15 años y atravesó un shockeante y grave episodio en el colegio al que asiste en el partido de La Matanza: una explosión le dejó el 30% de su cuerpo quemado. Según la denuncia de su familia, las autoridades no la ayudaron y llegó al hospital agonizando.

La menor continúa internada en terapia intermedia y concurre a la Escuela n°40 de Ciudad Evita, donde en las últimas horas atravesó una pesadilla. Estaba junto a sus compañeros en la clase de química realizando un experimento cuando uno de los alumnos le puso más alcohol del que necesitaba. Esto causó una veloz explosión y el fuego comenzó a expandirse rápidamente, lo que le provocó a Antonella varias y graves quemaduras de segundo grado.

Si bien lo peor de esta situación parecía ser el accidente, lo más indignante fue la negligente actitud de las autoridades del establecimiento educativo. Una vez que la joven ya estaba gravemente lastimada, los directivos se comunicaron con la familia para avisarles lo sucedido, pero les comentaron nada más que necesitaban un adulto de la familia que dé la autorización para que Antonella se pueda retirar, ya que "se había quemado la mano".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El papá de la víctima, habló con diversos medios de comunicación y relató como se enteraron de lo que estaba pasando. “La llamaron a mi señora y le dijeron que Antonella había tenido un accidente. Cuando les preguntó qué pasó le dijeron que solo se quemó una mano haciendo un experimento y que necesitaban a una persona adulta para retirarla”, comenzó relatando Néstor.

Fue ahí cuando la hermana mayor se dirigió hacia el colegio para retirarla, pero como desde la institución habían remarcado que era un accidente sin gravedad, esperó y se tomó el colectivo sin ningún apuro. Pero cuando llegó, se encontró con el peor escenario posible. “Nos dijeron que era algo leve y por eso esperó el colectivo y tardó en ir. Cuando llegó la vio agonizando y me llamó a mí”, afirmó el papá.

Una vez que la familiar llegó, pudieron trasladarla al hospital para realizarle las curaciones y atenderla como correspondía. “Estuvo una hora y media tirada en el piso. Al llegar al hospital Balestrini nos llamó el director y nos dijo que la iban a tener en el quirófano directamente porque estaba muy grave”, reveló el adulto responsable. 

Frente a este episodio, la familia de la víctima acusó a los directivos y a las autoridades de la institución de no actuar con responsabilidad, y además contó que desde el lugar le pidieron "arreglar las cosas entre nosotros", sin concurrir a los medios de comunicación. “Pobrecita mi hija, hacía una hora que estaba quemada y eso es lo que nos dolió mucho a nosotros. Nos mintieron desde un principio y ahora no quieren que salga al aire. Nos dijo que íbamos a arreglar las cosas entre nosotros”.

Por último, Néstor cerró revelando dos situaciones más que ocurrieron. Primero, afirmó que en el colegio lo único que hicieron para "atenderla" mientras esperaban a los familiares fue "ponerle dos trapos de piso y dos de cocina sobre las zonas donde tenía quemado y un pedazo de hielo en la mano", y según lo que le dijo uno de sus compañeros, el profesor quería llevar a Antonella al hospital, pero que las autoridades no lo dejaron porque señalaron que tenían que "cumplir un protocolo".

Al parecer, estas problemáticas siguen sin abordarse, y desde las instituciones no cesan con estos "experimentos". Cabe recordar que el pasado 6 de septiembre en el colegio Cristo Rey de General Bustos, Córdoba, los alumnos de sexto grado vivieron una terrible experiencia. Cuatro estudiantes sufrieron quemaduras en distintas partes del cuerpo a causa de una explosión que derivó de uno de los experimentos de la materia. 

De todos ellos, una de las menores fue la que se llevó la peor parte, debido que estuvo cono respiración asistida tras sufrir quemaduras del 15% en todo  el cuerpo, principalmente en la cara, los brazos y la garganta. 

En ese entonces, el padre de la alumna que se llevó la peor parte, acusó a los directivos de la institución y afirmó: “Tenían que hacer un trabajo y el colegio no estuvo presente esto. Se quemó la cara, los brazos, los hombros, la garganta, el colegio un desastre, todo el tiempo molestando, pidiendo plata y no había una profesora prestando atención. Estoy mal, mal porque mi hija está en terapia intensiva, dormida. Tiene toda la cara destruida, estamos devastados”.

En su momento, el comisario Fabián Tissera, de la Brigada de Materias Peligrosos de la policía local, dijo que el incidente lo controlaron rápidamente los mismos alumnos con el accionar de un extintor y que “dos alumnos resultaron con quemaduras leves de de primer grado” y fueron derivados al Instituto del Quemado, y un tercero que fue retirado por sus padres. Es decir, que incluso quienes se hicieron cargo desde el momento cero, fueron los mismos alumnos.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!