Secciones
Actualidad

La industria del cannabis medicinal: el rol del estado, 10 mil puestos de trabajo y el proyecto de ley

Generará alrededor de 10 mil puestos de trabajo en los próximos cuatro años y un mercado de consumo interno de entre 450 y 500 millones de dólares. 

El pasado 24 de mayo fue presentado el proyecto de ley "Desarrollo de la industria del cannabis medicinal y del cáñamo industrial" ante el Consejo Económico y Social (CES) para buscar darle un marco regulatorio para "el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y del cáñamo industrial”. Según un estudio del Consejo para el Cambio Estructural (CCE), se trata de un mercado con un potencial de entre 400 y 500 millones de dólares anuales.

El informe del CEE, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo, determinó que “el cálculo del mercado potencial para el Cannabis Medicinal en Argentina presenta una serie de dificultades, dado que hasta el momento reviste la condición de ilegalidad salvo en los pocos casos autorizados por la Ley 27.350 y su reglamentación original, motivo por el cual no resulta posible, por ejemplo, saber con certeza el número de usuarios”.

Con el proyecto, se busca que las pymes y cooperativas del sector tengan un espacio importante para "fomentar el desarrollo de la industria”.  De acuerdo con los datos de Prohibition Partners, "en el año 2019 el mercado de cannabis medicinal en Canadá alcanzó los 876 millones de dólares", señala el informe del Consejo para el Cambio Estructural.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Ajustando este valor a por los parámetros de población y PBI per cápita en paridad de poder adquisitivo, se llegó a la conclusión de que en Argentina dicho mercado podría alcanzar alrededor de 450 millones de dólares. En este contexto, BigBang dialogó con Pablo Fazio, presidente de la Cámara Argentina de Cannabis, y Germán Herrera, Investigador de la  Universidad de Quilmes, y ambos coincidieron en afirmar que Argentina puede convertirse en líder regional si se lo propone.

Pablo Fazio, presidente de la Cámara Argentina de Cannabis.

Según Fazio, este proyecto "busca originar un nuevo sector dentro del entramado productivo Nacional creando industrias". "Complementa la ley que tenemos vigente en el país (la ley 27.350 de Uso Medicinal del Cannabis sancionada en 2017), que es la de Cannabis medicinal que consagró un marco legal para lo que es el mercado argentino", resaltó el politólogo, emprendedor y empresario pyme.

En ese sentido, resaltó que la Ley sancionada en 2017 "no tiene un marco jurídico que permita poner en marcha una industria" vinculada a la producción del Cannabis Medicinal. "El objetivo de esta ley es regularizar la situación de una serie de proyectos que están en marcha en el ámbito público y sobre todo privado. Acá lo se está creando es la posibilidad de poner en marcha la industria del Cannabis medicinal en Argentina", aclaró.

Y siguió: "Esto a través de la creación de una agencia que de licencias y construya una cadena de valor en el país. Esto es una industria muy novedosa que pasó de 0 a 9 mil millones y que apunta a multiplicarse por diez al final de la década. Es de esperar que algunas provincias empiecen a incorporar la producción de Cannabis y esto va a tener un impacto importante en la economía del país. Se habla de 10 mil puestos nuevos de trabajo".

Dicho esto, Fazio resaltó que la Argentina "es un país líder en materia agrícola y agroindustrial, con un entramado y ecosistema académico y científico importante". Argentina puede desempeñar un valor relevante. Hay países que tienen ventaja por empezar antes, como Colombia o Uruguay. Pero Argentina tiene potencial. Creo que si hacemos las cosas bien y ordenada, podemos encontrar una sostenibilidad para combatir los mercados informales", destacó.

Con respecto la Ley de Cannabis Medicinal sancionada en 2017, el empresario explicó que se trata de una ley muy "restrictiva" y que tuvo un debut poco feliz. "Es una Ley completamente restrictiva. Ahora, con la nueva reglamentación de noviembre, se abrió una ventana donde antes había una pared, que da la posibilidad de que algunos proyectos se pongan en marcha", explicó.

Y continuó: El protagonista en este tiempo con respecto a este tema son los Estados. Teniendo una agenda de tantas postergaciones en materia de lo público, en salud o inseguridad, que el Estado se ponga a producir es equivocado. Argentina tiene que abrir una agenda de inversión. La ley lleva tres años y todavía no hay emprendimientos privados en la Argentina. Se puso al Estado en el centro y no en el lugar que le corresponde, que es el de articulador".

Germán Herrera, Investigador de la Universidad de Quilmes.

Para Fazio, que haya provincias convencidas de que el negocio lo tienen que desarrollar ellas mismas y con dinero público, "es una verdadera locura". "Es un planteo mezquino y poco conectado con lo que pasa en el mundo", cerró. Por su parte, Herrera se mostró en concordancia con el empresario y sostuvo que el objetivo del proyecto tiene que ver con "subirse a una tendencia global, donde cada vez más países están desarrollando una nueva cadena productiva".

Si bien, aclaró, todavía hay cierta incertidumbre, existe una gran "expectativa" con lo que pueda ocurrir de ahora en adelante. "El impacto es positivo. La ley está bien pensada en cuanto a abrir el juego en términos normativos. Es difícil ponerle números, pero más que números concretos se espera que se cree la cadena productiva y se generen jugadores", resaltó el investigador.

Herrera también se refirió a la actual Ley 27.350 como una "muy restrictiva". "No existe la posibilidad de que un actor privado obtenga una licencia para actuar. No hay un esquema de licencia contemplado y entonces, la ley solo contempló el uso para pacientes con determinadas patologías. Si los actores aparecen, creemos que este proyecto es una manera de complementar la ley existente", dijo.

Y sumó: "Hasta hace muy poco, las reglas de juego no eran propicias para el desarrollo y participación del sector privado. Argentina tiene las condiciones para convertirse en líder. Tiene condiciones de recursos naturales, como clima y el suelo. Y sin duda tiene también todo lo que se articula alrededor de eso, cómo tecnología, servicios red de laboratorios públicos y privados. Tiene todas las condiciones necesarias para convertirse en un jugador de peso".

Finalmente, Herrera sostuvo que estamos ante una industria naciente. "Los números que de esperan son positivos porque se ve que distintos países del mundo están modificando las normativas para alejarse del prohibicionismo. Hay más de 50 países en el mundo que apuntan al Cannabis Medicinal y ese aumento gradual a favor del desarrollo de la actividad genera cierta expectativa. Se calcula alrededor de 10 mil puestos de trabajo en los próximos cuatro años y esa es una cifra razonable y factible en función del empleo pro hectárea que genera esta actividad. También se espera un Mercado de consumo interno de entre 450 y 500 millones de dólares. En las últimas dos décadas la producción se multiplicó por 200. Ese dato te da la perspectiva de lo que se puede esperar hacia adelante, partiendo de niveles bajos, pero con una dinámica muy alta", concluyó. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!