Secciones
Coronavirus

La ocupación de camas UTI superó el 70,8% en AMBA: un récord que asusta

Ante el aumento de contagios, el número de unidades de terapia intensiva en uso es preocupante.

Tras un nuevo récord de 27.001 casos de coronavirus y 217 muertes en 24 horas. Hay un nuevo número que preocupa al Gobierno Nacional y es la ocupación de camas de terapia intensiva. Sobre todo, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) donde se superó el 70,8% de unidades de cuidados intensivos con pacientes.

A la ocupación casi total en hospitales de diversos municipios, se le suma altos porcentajes en el área privada de la salud. De hecho, la Asociación de Médicos de la Actividad Privada informó, en las últimas horas, que las camas en Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de los sanatorios privados de la Ciudad de Buenos Aires están ocupadas entre un 95% y 100% para todo tipo de pacientes.

"Los sanatorios Mitre, Otamendi, Anchorena, Alemán, Güemes, Santa Isabel, Italiano, Naval y Policlínico Osplad tienen entre 95 y 100% de ocupación total", habían confirmado en una entrevista, sobre el estado de varios nosocomios privados.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

A principios de abril, en una entrevista con BigBang, Claudio Belocopitt, el presidente de la Unión Argentina de la Salud y dueño de Swiss Medical, afirmó: “El sector privado de la salud está muy complicado. Las clínicas están muy llenas, el nivel de laburo es muy alto y la suba de casos que venimos teniendo es muy grande. En la última semana hubo una aceleración en los contagios, lo cual es una situación sumamente complicada y sumamente preocupante. Y esta es la realidad. No es una opinión. Tampoco un análisis”.

El duro análisis sanitario de Claudio Belocopitt: "Estamos hasta las pelot... los médicos van a tener que definir quién vive y quién no"

Y completó sobre ese panorama: “Vos podés recorrer hoy los sanatorios de Capital Federal y están llenos. Las curvas están mostrando una aceleración muy fuerte en los índices de contagios y va a ser necesario intentar, de alguna forma, que esto se detenga porque si no se hace, el tema se va a complicar feo. Esta es la realidad. Hoy en promedio, el sistema está al 90%. Es una ocupación alta para estar viviendo una pandemia. Si no estuviéramos viviendo una pandemia, sería una ocupación normal en el sistema de salud. Pero cuando se está trabajando con un sistema normal, hay exactamente cálculos que indican cuántas cirugías cardiovasculares, cuántos ACVs, cuántos oncológicos o cuántos partos, entonces se va midiendo un escenario, con un radar de movimiento, que permite estar tranquilo. Con una pandemia, donde la aceleración de casos sube la demanda de la estructura y no se conoce cuándo es el final, estos índices de ocupación son peligrosos”

Aún no colapsó el sistema de salud. Pero los índices son complicados. En Casa Rosada ya se sucedieron varias reuniones, todas comandadas por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para decidir nuevas restricciones para las próximas semanas. Es evidente que el plan de apostar a la responsabilidad ciudadana no ha funcionado.

Al uso de barbijo, lavado de manos y distanciamiento social, se le sumaron nuevas medidas que fueron anunciadas por el presidente Alberto Fernández y que deberán cumplirse hasta el 30 de abril. Pero, ante el aumento de casos, se ampliarán y agregarán más restricciones.

Una de las opciones que analiza el Gobierno Nacional es la de aplicar una extensión al toque de nocturno. La otra es adaptar el modelo chileno de cierre total. ¿De qué se trata? De una cuarentena de fase 1 durante los fines de semanas y días feriados, que contaría con algunas excepciones para circular a pie.

En cuanto al toque de queda, mientras se evalúa el impacto que podría tener en el aspecto económico de diversos rubros, los ministros estudian desde qué hora podría comenzar a aplicarse. Todavía no hay definiciones sobre este punto. Pero podría comenzar por la tarde y extenderse hasta las 7 u 8 de la mañana.

“Lo que estamos viendo es un aumento acelerado de casos, con aumento en internaciones y en terapia intensiva”, explicó la ministra de Salud, Carla Vizzotti, sobre la actualidad de las clínicas privadas y hospitales. Y agregó: “En ese sentido, se les da prioridad a las internaciones por COVID-19 y por emergencia. Y se posponen las cirugías programadas para más adelante”.

El gran problema es que el año pasado, el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio había conseguido su primer gran objetivo que era reforzar el sistema de salud. Pero, a la vez, al haber baja circulación en las calles, bajo la tasa de accidentes de tránsito, de trabajo, por violencia o por inseguridad. Lo que fue un alivio para las guardias. Hoy el estado es totalmente distinto.

Hasta el lunes 12, había 3.836 personas internadas en terapia intensiva por coronavirus en todo el país, un 5,4% más que el 1 de abril, en la previa de Semana Santa. En ese lapso, la ocupación de camas UTI en el Área Metropolitana de Buenos Aires pasó del 61,6% al 70,8%, mientras que a nivel nacional pasó de 55,8% al 62,4%. El pico máximo de camas fue de 69,1% en septiembre.

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!