Secciones
Actualidad

La súplica de una de las primeras médicas en vacunarse: "Si seguimos así, se va a complicar y estamos agotados"

La profesional, que trabaja en el Hospital Magdalena Villegas de Martínez, recibió con mucho alivio la primera dosis de la vacuna la semana pasada.

Luján Luchini es ginecóloga, está casada con un médico y trabaja en el Hospital Magdalena Villegas de Martínez, en Pacheco. Además de contar con la particularidad de que hace poco tuvo Covid-19, la doctora se convirtió ahora es una de las primeras personas que ya se dio la primera dosis de la Sputnik V, algo que esperaba hace mucho y que la alivia bastante.

En el Hospital Magdalena Villegas de Martínez ya vacunaron a más de 500 médicos.

Como la profesional no estaba en la primera línea de médicos a vacunarse, se anotó para que apenas hubiera un lugar, la llamaran. Con esa intención, aunque estaba segura de que quería que le aplicaran la dosis, se sorprendió el miércoles pasado cuando se enteró de que sobraban dos vacunas que había que usar sí o sí.

"Ni cuenta me dí cuando me pincharon, y después no tuve síntomas. Me dolió un poquito el brazo en el lugar de la inyección cuando me tocaba, pero era muy leve, no tuve fiebre ni nada", aclaró.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según dijo, el viernes 1° de enero llegaron las vacunas al hospital donde trabaja, y el lunes siguiente, empezó la vacunación, aunque dos días después ya se comunicaron con ella para preguntarle si quería darse la Sputnik, porque había dos que ya estaban descongeladas y había que colocarlas.

La primera línea de vacunados fueron los médicos más expuestos al coronavirus.

"La semana pasada se vacunaron 300 personas, y entre el lunes y el martes de esta, otras 240 más", dijo, y agregó que tiene que aplicarse la segunda inyección el próximo 27 de enero, 21 días después del día en que se la aplicó.

Respecto a la polémica que se generó cuando la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, dijo que analizaban la posibilidad de atrasar la segunda dosis para aquellos recién vacunados, Luchini manifestó que si eso sucedería, no le daría miedo, porque de todos modos no pierde la inmunidad adquirida con al primera dosis.

"No es que la primera dosis pierde el efecto si no te das la segunda, la segunda dosis viene a complementar. Lo mismo pasa con la vacuna del HPV. No es tan estricto eso de que al mes tenés que darte la segunda dosis, así que no me da miedo que se atrase", aclaró.

Además, dijo que después de que ella y su marido tuvieron coronavirus, lo que más le importa ahora es estar inmunizada y no tener que volver a enfrentarse a la enfermedad. Por suerte, la médica transitó bien el virus, incluso ni siquiera perdió el olfato y solo tuvo mucho dolor corporal, pero aún no sabe cómo se dio el contagio, ya que nunca se enteró que estuvo con una persona que estuviera infectada.

Lo que sucedió, es que tenía turno para hacerse una cirugía, y por prevención debió hisoparse, sin saber que era positivo. "A las 48 horas empecé con un dolor de espalda, y después con el cansancio", explicó.

Más allá de que ya está recuperada, y de que además continúa atendiendo a sus pacientes, la profesional indicó a este portal que los casos de coronavirus empezaron a aumentar notablemente en el último tiempo, y que en el hospital donde trabaja antes habían dejado de tener sala Covid, y ahora debieron volver a armarla para mantener a esos pacientes aislados.

Sobre esto, comentó que su esposo, que es médico clínico, trabaja para una reconocida obra social y que por día atiende a más de 30 personas, todas con síntomas de la enfermedad.

"Si seguimos así, se va a complicar más todo. En Tigre hay ahora 100 casos por día diagnosticados, y en agosto había 200 diarios. Si seguimos así va a ser igual que el pico de agosto y nosotros estamos agotados", manifestó.

Las vacunas empezaron a llegar para los médicos hace dos semanas.

En este sentido, dijo que sabe que mucha gente se relajó con las medidas de cuidado, porque además vivir con distancia social es muy complicado, y que por eso los casos aumentan.

"Pienso que falta tan poco, es una pena que aumenten los casos ya estando la vacuna. El esfuerzo que hicimos todo el año, no puede tirarse a la basura en dos meses", se lamentó.

Cómo ginecóloga, y como esposa de un doctor, Luján Luchini comentó que los profesionales de salud durante todos estos meses desde que empezó la pandemia no se tomaron licencia ni vacaciones, y que además afrontan día a día esta situación con mucho estrés y preocupación.

Al principio, según dijo, el mayor miedo que tuvieron casi todos los profesionales de la salud tuvo que ver con no saber si iban a tener las herramientas de trabajo necesarias, aunque después el terror estuvo relacionado con la posibilidad de contagiar a sus familiares.

"Con el equipo de protección, estamos metidos adentro de un impermeable que no se puede ni respirar y usamos un barbijo que no permite el paso del aire. En verano no se soporta. Ayer atendí a una paciente que tenía temperatura y no sabía cómo tocarla, eso es agotador. Uno trabaja con miedo. La gente tiene que entender que no podemos más y que se tiene que cuidar", aseguró.

Por último, recordó a las tres enfermeras del centro de salud en el que ejerce que fallecieron durante el 2020 a causa del Covid-19, mientras que a la vez sostuvo que casi todos los médicos del hospital ya se contagiaron, y que varios de ellos, jóvenes, quedaron con secuelas.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios