Secciones
Actualidad

Mano a mano con el creador de los barbijos Atom Protect: la eficacia contra la variante Delta y la nueva creación

En una entrevista con BigBang, Alan Gontmaher, el CEO de Kovi, cuenta los secretos de la mascarilla social más conocida de Argentina.

Orgullo nacional. Industria argentina. Los barbijos Atom Protect, que fueron desarrollados por investigadores del Conicet, de la Universidad de Buenos Aires y de la de San Martín, y por los titulares de la empresa Kovi SRL, Alan Gontmaher y Ángeles Espeche, han dado un paso más dentro del mundo de la ciencia.

 

En las últimas horas, la empresa que creó la mascarilla de uso social contra el Covid-19 anunció que el Atom Protect se transformó en el primer barbijo del mundo en certificar su eficacia contra la variante Delta.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Estamos muy felices del producto que logramos. Trabajamos sinérgicamente con entidades de muchísimo prestigio con el objetivo de ayudar a la gente en uno de los momentos más difíciles de nuestra historia, dijo Gontmaher en el comunicado.

Y agregó: “A un año del lanzamiento, seguimos con el desafío de desarrollar y perfeccionar nuestros productos, buscando la excelencia y así seguir apostando a la industria y a la ciencia argentina. Hoy, con mucho orgullo, podemos decir que la mejor mascarilla del mundo es de los argentinos".

 

Pero en una charla con BigBang, el creador de Atom Protect relató, con mucha emoción: “Para nosotros fue una gran novedad. Estamos trabajando en el tema hace varios meses porque entendíamos que era lo que se venía como preocupación para la población en general. Hicimos un nuevo desarrollo y mediante una comprobación en Estados Unidos, en un laboratorio internacionalmente aprobado, donde queríamos determinar sobre la variante Delta, dada la incertidumbre que existía sobre si una vacuna u otra cubría más o cubría menos. Entendíamos que era una responsabilidad social acercar tranquilidad a la población haciendo las comprobaciones para determinar la eficacia frente a la variante Delta”. 

-¿Cómo fue ese proceso en el laboratorio?

-El laboratorio recibió las muestras, cultivó las variantes que se quería estudiar y realizó las comprobaciones. Luego informó la eficacia sobre la desactivación o eliminación de la variante Delta.

 

-¿Qué se siente ser el creador del mejor barbijo del mundo?

-Para nosotros, por supuesto, es un gran emprendimiento industrial, pero es un gran emprendimiento desde lo personal, desde el orgullo. Fuimos el primer barbijo del mundo en obtener esta certificación. De hecho, la gente desde el extranjero nos felicitaba y le parecía increíble el desarrollo. Además, que se haya hecho en Argentina despierta un interés o un asombro muy importante, y para nosotros es una gran, gran satisfacción. Y eso también nos da las ganas de seguir invirtiendo y seguir haciendo nuevos desarrollos para lo mejor entre los argentinos porque es entre todos.

 

-Desde su creación en julio de 2020 al presente, ¿el barbijo tuvo algunos cambios o mejoras?

-El barbijo desde su comienzo o en su fórmula inicial sufrió mejoras, lo cual lo hicieron mucho más efectivo y más estable.  Nos ayudó a determinar en qué momento tenemos eficacia.

 

-¿Por qué?

-Porque el barbijo, más allá de lo que parece o se ve como una tela simple, tiene un trabajo de ingeniería. De cada componente químico que se va a utilizar, se hace un chequeo de calidad.  Luego de cada proceso en el que se formula el sanitizante, se hace una comprobación de calidad, de estabilidad y de cantidad de activos. Y por último, cuando las telas se impregnan, se hace una comprobación con microscopía de barrido electrónico para determinar que cada metro de tela tenga los componentes y los activos suficientes para la desactivación del virus y otros patógenos. Además, se estudia el nivel de respirabilidad. Tenemos ensayos de biocompatibilidad, que nos da la certeza de que no vamos a tener problemas dérmicos en la nariz, en la piel o en los ojos. También tenemos una comprobación de que no haya migración de partículas porque las partículas si se llegan a desprender, pueden ir a la nariz o a las vías respiratorios y los pulmones. Entonces además de comprobar que eliminan virus también debemos tener los ensayos de biocompatibilidad para que no se vuelva una gran contra.

-¿Cuánto dura este proceso de confección de los barbijos?

-Nosotros iniciamos el proceso dos meses antes hasta que el barbijo llega a las manos de un usuario o llega a una farmacia. 

-¿Qué cantidad de barbijos fabrican y entregan en la actualidad?

-Hoy estamos entregando alrededor de un millón y medio de barbijos mensuales. Vamos a hacer una ampliación y crecimiento, un poco a raíz de esta certificación nueva, y estamos teniendo muchas consultas desde países limítrofes e inclusive desde Estados Unidos con gente que se enteró del logro. Así que la expectativa es muy importante y será un elemento de exportación que es tecnológico y trae divisas con alto valor agregado. Lo cual es muy importante para el país. 

 

-Y la exportación sería un nuevo paso para Atom Protect.

-Claro. Hasta ahora no habíamos exportado y tenía que ver con la necesidad y abastecimiento local de los argentinos. Ahora, en segunda instancia, sí pensamos en la exportación.

-Seguramente hubo muchos cambios en cuanto a la cantidad de personal de Kovi S.R.L, la fábrica donde se hacen los Atom Protect. ¿Cuántas trabajadores tienen en la actualidad?

-Sí. Hoy la planta triplicó el personal ocupado en más de 100 personas directamente dentro. Fuera de la fábrica, en confección y costura, habrá unas 500 personas más o menos. Más gente que hace otros procesos como las cajas, bolsas, elásticos, provisiones, marketing, publicidad, etcétera. Es un motor para la economía en término general amplio cada industria que puja y que siga adelante en el país. 

 

-¿Cómo viviste ese cambio en cuanto a la cantidad de personas que trabajan en torno a los barbijos?

-En lo personal es un orgullo enorme. Llegar hoy a la fábrica y ver la cantidad de personas, que me preguntan hacia adónde vamos y qué vamos a hacer, es muy lindo. Y cómo todos se involucran también es muy lindo. Por otra parte, el orgullo de ver a la gente por la calle con el barbijo puesto, a todas las personas que integran la fábrica o están en la cadena de valor, les genera alegría, satisfacción y mucho orgullo. Creo que es algo interesante y es un caso de representación de lo que se puede lograr cuando las cosas se encaminan y van para adelante.

-¿Cuál es el secreto para lograr que sea tan fácil respirar con el Atom Protect colocado correctamente?

-Nosotros lo que estudiamos antes fue la respirabilidad, el intercambio de gases con el exterior. Esto es muy importante porque la eliminación de la humedad que uno hace al exhalar y al hablar, condensa dentro del barbijo y genera incomodidad. Inclusive en un barbijo que no tuviese tratamientos químicos como el nuestro, hace que proliferen colonias de bacterias, que son generados por uno mismo. El Atom Protect lo que hace es eliminar esas bacterias es eliminar esas bacterias y en consecuencia no van a volver a entrar a nuestro sistema respiratorio, entonces no vamos  a tener enfermedades respiratorias clásicas como una gripe. Entonces es importante las barreras químicas que tenemos en el barbijo, que difieren de una barrera física. Es un concepto absolutamente distinto y con otras perspectiva sobre la calidad del cuidado. 

 

-¿Y cómo es el proceso de eliminación del coronavirus?

-El barbijo cuenta con barreras químicas que van liberando iones y van atacando a los patógenos, sean virus o bacterias, y los van desactivando. Destruye sus membranas y sus órganos internos cuando sos bacterias.  O bien virus en sus membranas en sí mismo. Entonces el patógeno queda desnudo y es eliminado. Lo más importante es usar el barbijo siempre, colocado en todo el rostro, por eso hacemos un barbijo grande que cubra pómulos, naris, boca y mentón. Eso es fundamental para que todo el aire que ingrese sea filtrado y pase por todas las capas de protección que tenga el barbijo. 

 

-También se recomienda no combinar el barbijo con otro.

-Exacto. Además el barbijo tiene incorporado además una capa filtrante. Tiene las dos capas químicas y además una capa física. En este caso, ese producto puntual, el filtro, que es como el del barbijo quirúrgico común, logra que la eficacia sea perfecta. Pero hay una diferencia el quirúrgico retiene patógenos y no ingresaron al sistema respiratorio. Si yo toco el barbijo para acomodarlo, y después me toco los ojos, me toque la cara o lo que fuera, me voy a contagiar igual más allá de que haya filtrado los patógenos.  En cambio, el Atom Protect lo que logra es que apenas entra en contacto con la tela, los patógenos son eliminados y no se corre ningún riesgo en tocar el barbijo.

 

-Hoy detuvieron a una banda que hacía falsificaba barbijos Atom Protect. ¿Cómo nos damos cuenta que compramos los originales? ¿y cuál es la mejor recomendación para comprarlos?

-Sobre los barbijos falsos, el mayor problema es que es un atentado a la salud pública. En el mejor de los casos, en esa situación, alguna persona que se puso a hacer un experimento con la salud de la gente, puede generar mucho daño. Nuestro mejor consejo es comprarlos por la página que tenemos junto con el Conicet, que es atomprotect.com, que son los originales, o bien en alguna farmacia debidamente acreditada porque tiene una cadena de custodio, donde nosotros sabemos que salen a una droguería, donde hay un farmacéutico que firma, y luego a la farmacia, donde hay otro que pone su firma. Si uno compra los barbijos a través de una red social, sea Instagram o Facebook, corre el riesgo de caer en manos de gente que no tiene ninguna responsabilidad social, ni penal, ni es ubicable. 

-Además de los barbijos, crearon otros productos. ¿Cómo fue la recepción de las personas? 

-Fue aceptado muy bien. Hoy hay un criterio de cuidados que no teníamos presentes hace dos años atrás.  Hoy estamos produciendo toallas antibacteriales, sábanas que tampoco son afectadas por el sudor, repasadores y en breve, lanzaremos batas. Por otra parte, lanzamos un repelente de mosquitos antibacterial. Por ejemplo, si un niño se rascó, tiene una roncha y quedó lastimado, al reponer el repelente, sanitiza la zona herida. 

 

-¿Cómo fue ese desarrollo?

-Ese desarrollo comenzó observando la problemática que tiene la persona que usa repelente de mosquitos. Entendíamos que teníamos que tener alguna solución innovadora. El dengue y estos problemas en Sudamérica nos dio la pauta que teníamos que poner nuestro granito de arena ahí. Además trabajamos en una línea alcohol en crema, que no seca, ni lastima las manos. Es un crema humectante con alcohol, que sanitiza y humecta, y le sirvió a personas diabéticas o con problemas dérmicos. 

-La variación de precios de los productos no varió tanto desde 2020 a la actualidad, ¿cómo logran que no varíen los precios en Atom Protect?

-Lo que hicimos fue apostar al crecimiento en producción para que los costos no se vayan disparando. Hicimos muchas inversiones. Por eso compramos telares, máquinas de terminación, se ha incrementado mucho la dotación y eso nos llevó a ser cada vez más competitivos. Para nosotros es importante que pueda llegar a la mayor cantidad posible y tenga la protección que merecemos y necesitamos. En mi familia, he perdido cuatro personas por COVID a lo largo de este tiempo, y entiendo muy bien lo que significa el padecimiento de esta enfermedad. 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!