Secciones
Tragedia y polémica

Muerte en Moreno, politizada: "Necesitan chivos expiatorios"

La muerte de Nicolás Matías Rivero en la madrugada de hoy, durante una fiesta en una casaquinta de Moreno, puso al desnudo una problemática que se viene suscitando cada vez con más frecuencia en distintas localidad de la Capital y el conurbano bonaerense: las fiestas clandestinas.


La quinta de la tragedia, con la faja de clausura. 

Con el municipio en el ojo de la tormenta, la voz cantante del mismo la tomó su secretario de Gobierno, Lucas Chedrese, quien explicó que “nosotros desde que asumimos lo primero que tuvimos que lidiar es con este tipo de fiestas, fiestas que tienen un nivel de organización superior incluso a nuestra capacidad de reacción”,

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Y agregó que “es una casualidad que el municipio haya tenido inspectores un martes a esa hora, porque habíamos organizado un operativo de emergencia por la víspera del Día de la Primavera”.

El secretario de Gobierno de Moreno, Lucas Chedrese. 

Chedrese afirmó que la prevención y detección de este tipo de eventos “depende mucho del trabajo de inteligencia previo, de la justicia, el ministerio de Seguridad de la Nación y las fuerzas de seguridad nacionales, que tienen oficinas especializadas en cibercriminalidad, en ciberterrorismo”, y se preguntó “¿cómo nosotros desde un municipio vamos a contar con un equipo especializado en hacer inteligencia previa en redes para evitar este tipo de fiestas si a duras penas tenemos nafta para los autos de inspección?”.

Con respecto a cómo tomaron ellos conocimiento de la situación, expresó que “el dato me llega directamente a mí de alguien de otra área que recibe de un vecino un video donde se estaría llevando a cabo una fiesta privada en determinada quinta”.

Chedrese afirmó que la detección de este tipo de eventos "depende del trabajo de inteligencia previo".

“Esto es a las doce y media de la noche. Se lo envió y le indico a la jefa de inspectores, que estaba a cargo de este operativo de emergencia, para que vayan hasta el lugar, y cuando llegan se dan cuenta que no era una simple fiesta privada con faltas contravencionales sino que estaban cometiendo delitos tipificados en el Código Penal, que van desde la venta de bebidas alcohólicas a menores pasando por la venta de drogas y la presencia de armas blancas, armas de fuego, jóvenes alcoholizados y un clima ya denso al borde de la explosión”, recordó.

“Inmediatamente los inspectores ante esa situación salen y dan aviso a la policía, se cruzan a la estación de servicio para labrar el acta y ahí comienza el tiroteo y las corridas de público conocimiento, que todo indica que es donde deriva el asesinato de este chico”, concluyó al respecto, y sostuvo que, a partir de esta tragedia van a “exigir una mayor participación del gobierno provincial y de la policía para evitar estos casos”.

El funcionario afirmó que el municipio no cuenta con un equipo especializado en las redes.

“No es una fiesta autorizada por un municipio que se descontroló, es una fiesta ilegal, clandestina, que escapa de nuestro control territorial. Imaginate que no podemos cubrir el territorio de Moreno, que es casi tan grande como la ciudad de Buenos Aires, pero con un presupuesto cien veces menor, muchos menos recursos humanos y materiales”, se justificó.

“Este tipo de fiestas tienen un componente climático, ahora vamos a tener que volver a lidiar con estas cuestiones porque al ser en quintas depende mucho del clima. Lamentablemente con ésta inauguramos la temporada de esta manera, con un resultado trágico”, sentenció, para luego referirse a cómo es la noche en el partido de Moreno.

“El tema fiestas y ámbitos de diversión está arreglado, hay zonas específicas, lo que es lo formal está bastante ordenado. Controlado como corresponde con todas las dificultades, pero se lleva bien”, comentó.

Una de las armas utilizadas en la trágica madrugada de Moreno. 

Chedrese tampoco le escapó a la situación social y política en la provincia de Buenos Aires y le apuntó a un intento de desestabilización en el municipio. “Lo que hay que entender es una interna, nosotros sabemos que a Moreno lo quieren voltear, no sólo a Moreno, hay una estrategia clara que van por todos los municipios opositores”, expresó, para luego agregar una frase polémica. 

"Quieren culpar para tapar la crisis a los negros peronistas y choripaneros"

“El gobierno nacional y provincial necesita ir generando chivos expiatorios para poder cubrir sus políticas que generan la crisis social y económica que se está viviendo, entonces lo que están preparando es el terreno para decir que esa conflictividad social no es fruto de sus políticas sino del agite que hacen los municipios opositores, negros peronistas, cocinadores de choripanes y Coca Cola, ésa es la visión que ellos quieren instalar”.

El secretario apuntó contra el gobierno nacional y provincial. 

“No quieren reconocer que lo que está sucediendo es fruto de sus políticas, entonces necesitan decir estos intendentes corruptos que no saben administrar, que no pueden pagar los sueldos, que no pueden controlar el territorio”, concluyó al respecto.

“La gobernadora estuvo rápida de reflejos para abrirse de gambas, pero bueno, están jugando con fuego, porque les va a terminar explotando tarde o temprano, hoy fue a nosotros pero le va a terminar pasando algo peor a ella. La verdad que no habla muy bien de ellos desentenderse de esto”, advirtió.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!