Secciones
Un flagelo

Muerte y estafa: el espeluznante negocio del tráfico de animales en Argentina

El 29 de abril se celebra el Día del Animal. Lamentablemente, no todas las criaturas que habitan el planeta gozan de la misma suerte.A menudo, un negocio tan multimillonario como inescrupuloso pone en peligro su supervivencia: el tráfico de animales. Sobre ese horror, cotidiano y a la vez desconocido, trata esta nota.


Muchas especies se suelen comerciar a grandes precios.

Hace apenas unos días, se detectó en La Plata un cargamento de aves exóticas que estaban destinadas a la venta en el mercado negro. Los efectivos policiales aseguraron que habían sido compradas por 4 millones de pesos, y que su valor de reventa hubiera podido alcanzar los 10 millones.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
Se rescataron 300 aves exóticas en La Plata.

Los grandes números que maneja el tráfico de animales no son una novedad. Ni en Argentina, ni en el resto del mundo. Según la organización mundial World Wildlife Fund (WWF), la venta ilegal de especies genera alrededor de 80 mil millones de dólares al año. Así, es  l tercer mercado más grande del mundo, detrás de las armas y las drogas.

Aunque en la Argentina no existen cifras oficiales de la cantidad de dinero que genera el tráfico de animales, se sabe que el problema es importante. Miguel Rivolta, ex Director de Bienestar del zoológico porteño y actual profesor de Física Biológica en la UBA, explicó a BigBang que hay dos tipos de tráfico distintos.

Por un lado, como afirma Rivolta, existe una venta en grandes cantidades, y otro comercio mucho más específico, en donde el comprador le pide al traficante un determinado animal. “Hay un tráfico de aves en peligro de extinción, que sale mucha plata, y después hay otras de bajo costo. Un guacamayo sale unos 25 mil dólares, a diferencia de aves en el trafico común, como cabecitas negras, que no superan los 400 pesos”, garantizó.

Las aves llamadas Cabecitas Negras suelen fáciles de encontrar en el mercado negro.

Aunque la Argentina cuenta con la ley Nacional de Conservación de Fauna (ley N° 22.421), que establece penas que van desde una multa de $70.000 hasta cinco años de  prisión, lo cierto es que muy pocas veces se cumplen las condenas que estipula la norma.

En la Argentina no se cumple la ley que ampara la conservación de la fauna.

Zonas de tráfico

Rivolta precisó a este portal que resulta muy sencillo pasar a los animales de forma ilegal a través de distintas fronteras con los países limítrofes. La más habitual suele ser con Paraguay, por su escaso control, aunque Bolivia y Uruguay también son focos de traspaso.

A su vez, BigBang consultó con la Fundación Vida Silvestre cuáles son las zonas del país que resultan afectadas por la extracción de animales. Leonel Roget, encargado de la comunicación de la fundación, aseguró que “aunque por lo general el tráfico proviene del norte del país (provincias con mayor biodiversidad)”, los animales se acopian para ser vendidos “en Buenos Aires, particularmente en el norte de la provincia y en el conurbano”.

Sin embargo, para que los animales lleguen a los centros de venta, primero deben ser transportados. Como a los traficantes no les interesa cuidarlos, suelen esconder a la fauna para evitar ser detectados en los controles, con alto riesgo para la salud de los animales.

Muchos de los animales traficados suelen enfermarse y morir en el trayecto.

Miguel Rivolta advirtió que la cantidad de estrategias que utilizan son infinitas. “Suelen esconderlos entre las ropas o dentro de los corpiños de las mujeres. A su vez, a las arañas e insectos se los mete en cajitas debajo de pelucas, o en  bolsas o cajas que van en un doble fondo de un micro. A los monos titi se los solía meter adentro de termos, aunque ya se los descubrió tantas veces, que no lo hacen más”.

Las aves y reptiles suelen trasladadas de las formas más insólitas.

“Además del estrés, los animales son expuestos a temperaturas extremas, poco oxígeno, deshidratación, entre otras cuestiones”, aclaró Roget, por lo que viajar en estas condiciones, suele provocar que los animales se enfermen y se lastimen.  “Aproximadamente 1 de cada 10 animales llegan a comercializarse en la ciudad y el resto muere en las arduas condiciones en las cuales se los transporta”, señala.

1 de cada 10 animales resultan vivos luego del trasladado desde su ambiente hacia los mercados.

Recuperación de las aves

La mayoría de las especies suelen ser llevadas a distintos mercados ilegales. En Buenos Aires existen varios puntos que son reconocidos, como es el caso de Villa Dominico, Pompeya y Avellaneda. Allí, se ofrecen grandes cantidades de especies que van desde tortugas que salen $200, lagartos Overos por $250, aves a $1000 y hasta perros y gatos sin vacunas ni papeles.

 

Muchas veces, cuando la Dirección de Fauna se entera de estos lugares, realizan una investigación y finalmente si se trata de animales ilegales, se genera una incautación de hecho. Sin embargo, en Buenos Aires hay muy pocos centros oficiales de recuperación. Generalmente los zoológicos se encargan de albergar a muchos, pero no cuentan con el suficiente espacio ni recursos.

 

A raíz de esta demanda, en 2014 surgió Refugio de Pájaros Caídos, una asociación civil que se encarga del cuidado y recuperación de las aves. Clara Correa, su presidenta, habló con BigBang y contó que suelen recibir aves en tenencia legal para curarlas y reinsertarlas en el ecosistema.

Clara Correa inició su proyecto personal en 2007 y en 2014 se convirtió en una organización civil.

Fruto del amor con que realizan su tarea, hace tres años la asociación recibió varias especies rescatadas: “En la provincia de Buenos Aires había un gran monstruo que era la feria de Villa Dominico. A través de los gobiernos y funcionarios no se pudo hacer nada. Por eso, después de una seria de uniones virtuosas que pudimos armar con los vecinos del lugar, la fiscal con una determinación tajante y nosotros que recibimos las aves, pudimos terminar con ese gran monstruo”.

“Lo primero que se hizo una inspección ocular para entender el estado de los animales. Separamos por un lado la que estaban enfermas y por otro lado, las sanas. Es un trabajo costoso en todo sentido, demanda mucho tiempo ver qué es lo que tiene cada uno y de ahí encarar una serie de tratamientos”, especifica Correa.

Correa trabaja con veterinarios expertos en aves para curar a especies enfermas.

Denuncias

Para denunciar un mercado ilegal de animales sólo hace falta comunicarse con las entidades responsables. Si se puede adjuntar imágenes y específicar la zona, mejor. Dónde llamar:

  • Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable ((54) (011) 4348-8200)
  • Dirección de Fauna ( (54) (011) 4348-8531/8534/8550)

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!