Secciones
Actualidad

Murió el represor Miguel Etchecolatz, preso por delitos de lesa humanidad

El ex jefe de la Policía Bonaerense esperaba para ser operado en una clínica de San Miguel.

El genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz murió esta madrugada, a los 93 años de edad, en una clínica Sarmiento de la localidad bonaerense de San Miguel, donde se encontraba con custodia policial y había sido trasladado en las últimas horas para ser sometido a una intervención quirúrgica.

La información fue confirmada por el Tribunal Oral Federal número uno de La Plata a los querellantes en las múltiples causas por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura en las que estaba condenado en nueve oportunidades a prisión perpetua.

Etchecolatz había sido beneficiado en las últimas semanas con una prisión domiciliaria en virtud de su deteriorado estado de salud, pero tal beneficio no llegó a concretarse por la cantidad de condenas que lo retenían en una cárcel común.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Cuando comenzó la pandemia, el represor fue alojado en la Unidad 34 de Campo de Mayo, desde donde en las últimas semanas fue trasladado a una clínica de la ciudad bonaerense de Merlo y luego a otro establecimiento para los preparatorios de una operación que no llegó a realizarse.

Según el último reporte sobre su salud del Cuerpo Médico Forense, Etchecolatz padecía las secuelas de un cuadro de hipertensión arterial, un accidente cerebro vascular (ACV),  deterioro cognitivo, insuficiencia cardíaca, insuficiencia venosa, hiperplasia benigna de próstata y diverticulosis colónica.

Hace tres semanas, la Cámara de Casación le concedió la prisión domiciliaria en una causa en la que está condenado por el secuestro y homicidio de un joven de 22 años durante la dictadura, pero el beneficio no se concretó.

El tribunal casatorio había entendido que Etchecolatz requería una asistencia personal especializada en adultos mayores durante las 24 horas y esa atención no estaba garantizada en la prisión de Campo de Mayo que depende del Servicio Penitenciario Federal.

Las condenas por las que estaba preso

 Etchecolatz fue director de la Policía Bonaerense y mano derecha del general de brigada Ramón Camps durante la última dictadura cívico militar. Por su terrible accionar tuvo múltiples condenas a prisión perpetua, acusado por diversos crímenes de lesa humanidad, mediante una serie de sentencias dictadas entre los años 1996 y 2022, que fueron unificadas en una pena única de reclusión.

La novena condena a cadena perpetua le llegó en mayo de este año cuando el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata lo condenó por los secuestros y torturas de siete personas en el excentro clandestino de Pozo Arana, entre ellas el albañil Jorge Julio López, y los asesinatos de cuatro de esas víctimas, entre ellas Francisco López Muntaner, uno de los estudiantes secuestrados en La Noche de los Lápices.

l 24 de octubre de 2014, el represor y otros 14 exmilitares fueron condenados por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino La Cacha.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!