Secciones
Con el diegote, no

Nik, del plagio al mal gusto: el adiós a la Reina y la burrada que hizo con Diego

Al menos esta no se la robó a nadie.

La herida que abrió la derrota de la Guerra de Malvinas para todos los argentinos, está lejos de cerrarse. Es que durante el conflicto bélico, el Imperio Británico cometió crímenes no permitidos, como dispararle y hundir el crucero ARA Gral. Belgrano cuando estaba fuera de la zona establecida para la batalla. Una trampa que significó 323 argentinos muertos. Algo menos de la mitad de los 649 que registró todo el conflicto.

Ahora con el fallecimiento de la Reina Isabel II, la monarca que más tiempo llevó la corona británica, y quien se encargó junto a la primera ministra Margaret Thatcher de dirigir Malvinas desde su país, muchos argentinos parecen haber dejado de lado las diferencias, para elogiar y celebrar la vida de la madre del actual rey.

Aunque lo del humorista gráfico Nik se pasó de la raya. El creador -mmm, por así decirlo- de Gaturro hizo una historieta donde el futbolista más grande de todos los tiempos, el argentino Diego Armando Maradona, invita en el cielo a la reina difunta a hacer un "cabeza".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En el chiste hay una injusticia enorme contra el hombre que le hizo dos goles a Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de México 1986. Él fue, según los excombatientes, el único que les dio "lo más parecido a la venganza" de lo que habían vivido en las Islas.

El relato del Tata Brown

El fallecido defensor José Luis 'Tata' Brown fue parte de ese Seleccionado Argentino que se quedó con la Copa del Mundo aquel año, y sobre el partido contra Inglaterra, dejó un testimonio inolvidable, que refleja lo que se jugaba Diego y cada argentino durante ese duelo eliminatorio.

"La noche anterior al partido no dijo una palabra, ni una. Cenó y se encerró sólo en su pieza. Esa noche no escuchó música, tampoco hizo chistes, no hizo nada. Pensamos que se sentía mal, yo lo observé todo el tiempo, todo el tiempo que pude lo observé. A las dos de la mañana salió al balcón mirando a la nada, estaba pensativo. Me le acerqué y le pregunté: 'Diego, ¿pasa algo?'. Sólo me sonrió y me dijo: '¿Qué hacés despierto? Andá a dormir'. Pero me lo dijo con una sonrisa", contó el ex Estudiantes de la Plata y Boca Juniors.

 

"Al otro día en el partido fue el primero en estar listo y nos animó a todos. A todos nos dio arengas y aliento. Al salir al campo, iba pecho adelante y mirada en alto. No dijo una palabra, estaba serio, sólo miraba a los ingleses. Cuando terminó el himno, se escuchó este grito: 'Vamos eh, vamos que estos hijos de put... nos mataron a nuestros pibes, nuestros amigos, vecinos. ¡No podemos perder!'", detalló Brown.

"Ahí fue que comprendí: Diego era un hombre concentrado en su venganza. Un año después los veteranos de Malvinas dijeron: 'lo que hizo Diego, fue lo más parecido a la venganza para nosotros'. Él con su magia, lo hizo posible", concluyó el defensor fallecido en 2019.

El gol con la mano y el gol del siglo

En el encuentro contra los ingleses de 1986, Maradona metió dos goles cargados de historia. El segundo es el más conocido de todos y el que tiene el mejor relato de la historia de los goles, con un Víctor Hugo Morales emocionado hasta las lágrimas por un "barrilete cósmico" que dejó "en el camino tanto ingles, para que el país sea un puño apretado, gritando por Argentina".

Ese tanto es, para muchos el mejor de la historia de todos los mundiales de fútbol, y el más emblemático que hizo Diego en su vida.

Aunque los ingleses prefieren olvidarse de ese y cuestionar el primero, el que hace con la mano, y probablemente el segundo más famoso de su carrera. Prefieren decir que lo hizo con trampa, que no fue merecido lo que pasó. La misma trampa que hundió al Belgrano, aunque ahí sean ellos quienes se hacen los distraídos. 

Así retrataba ese momento Eduardo Sacheri, en su cuento 'Me van a tener que disculpar', cuando dice que cuando metió la mano de Dios se colgó para siempre del cielo de los nuestros: "Porque se planta enfrente de los contrarios y los humilla. Porque los roba. Porque delante de sus ojos los afana. Y aunque sea les devuelve ese afano por el otro, por el más grande, por el infinitamente más enorme y ultrajante. Porque aunque nada cambie allá están ellos, en sus casas y en sus calles, en sus pubs, queriéndose comer las pantallas de pura rabia, de pura impotencia de que el tipo salga corriendo mirando de reojito al árbitro, que se compra el paquete y marca el medio".

Y luego, en el mismo texto, vuelve a precisar la gesta que hizo Maradona para todos los argentinos y argentinas, con aquel gol ilegal: "Le robaste algo al que te afanó primero. Y aunque lo que él te robó te duele más, vos te regodeás porque sabés que esto, igual, le duele".

A la derecha de Mirtha

"Estoy muy dolida. Me sorprendió mal. Yo sabía que no estaba muy bien de salud, pero me dio muchísima pena. Yo la sigo desde que asumió el reinado. Ella tenía 25 años. Fueron 70. Toda una vida", declaró ayer la conductora Mirtha Legrand ante la revista Gente al enterarse del fallecimiento de la reina.



Aunque, no dudó ni un segundo en recordar lo que importa: "No me puedo olvidar que en la Guerra de Malvinas ella estaba reinando. No lo puedo olvidar. Un momento muy triste para todos".

La diva argentina, a la cual una cantidad increíble de memes la dan por ganadora, en cuanto a que vivió más que la Reina Isabel II, tuvo la ubicación política que Nik no, cuando utilizó la imagen de Diego Armando Maradona para hacer una nueva demostración de su cipayismo. Tendría que pedirle perdón a la familia, a los veteranos de la Guerra, y a todo el pueblo que no olvidó ni olvidará, que las Islas Malvinas son argentinas.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!