Secciones
Actualidad

Otra vez bombas en una marcha: queman la puerta de la Legislatura

Durante la marcha que estaba llevando a cabo un grupo numeroso de personas hacia Plaza de Mayo en reclamo por los 11 años de la desaparición de Julio López, un grupo de unas 15 personas arrojaron pasadas las 18.40 una bomba molotov en la puerta de madera del edificio de la Legislatura porteña, en el cruce de las calles Perú e Hipólito Yrigoyen.


El fuego en la puerta de la Legislatura porteña. 

Pese a que su intento por incendiar la puerta del centro del poder legislativo porteño no funcionó, los manifestantes –todos encapuchados- decidieron además causar daños en varios restaurantes de la zona. Por ejemplo, el bar Cabildo de Buenos Aires ubicado en frente de la Legislatura sufrió la rotura de varios vidrios producto de las piedras que arrojaron.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Los más llamativo es que la policía no consiguió arrestar a ninguno de los provocadores de los disturbios, pese a la policía que siempre custodia el palacio legislativo.

Según fuentes oficiales, tras la agresión, el grupo se escondió entre los manifestantes que se trasladaban por Avenida de Mayo en dirección a la Plaza, por los 11 años de la desaparición de Jorge Julio López. Trabajadores del restaurante señalaron que "primero se escuchó el estruendo de la molotov" frente a la puerta de madera, y luego "gritos y golpes contra los vidrios" del comercio.

Así quedo la Legislatura. 

Pese a que se estaba llevando adelante la protesta en reclamo de Julio López, curiosamente los efectivos de la Policía de la Ciudad perdieron la vista de los agresores. Por esta misma razón, por los incidentes no hubo ningún detenido. "Pasaban gritando y golpeando con piedras los vidrios. Rompieron uno por completo y otros los dejaron astillados", aclararon los trabajadores del bar.

Pero un detalle no menor es que los propios y legítimos manifestantes que estaban presentes al momento de los incidentes aseguraron que los agresores no formaban parte del reclamo. Esto encendió las alarmas del gobierno, sobre todo en los pasillos de la Casa Rosada. Desde hace un tiempo, se busca alterar la paz e instalar la inestabilidad social en las calles.

Sin ir más lejos, existen sectores que buscan instalar la idea de que el “orden” en las calles del país se corrompió con la llegada de Cambiemos al poder y que los únicos capaces de volver a restaurar la “paz” en el país son los miembros de izquierda y, sobre todo, el Kirchnerismo. ¿Cuál es el objetivo? plasmar esta idea para antes de las elecciones legislativas, aseguran en la Casa Rosada.

El 22 de octubre resulta un día clave para ciertos sectores de la oposición. La idea del caos podría llevar a las personas a preguntarse si con el anterior gobierno estaban mejor, no solo económicamente, sino en el aspecto social. Que esas 15 personas no pertenezcan a la marcha por Julio López y que fueran los únicos con sus rostros cubiertos al menos llama la atención, insisten en el Gobierno.

Sin ir más lejos, y mientras que las elecciones están a la vuelta de la esquina, en los últimos 20 días, el presidente Mauricio Macri recibió en promedio dos amenazas de muerte por día que refieren a su persona o miembros de su familia, como su pequeña hija Antonia. Además, se duplicaron las amenazas de bomba en edificios públicos o establecimientos estatales, enumeran en la Casa Rosada.

Cada llamado al 911 para alertar por amenaza de bomba le cuesta al Estado unos $25.000, es decir el costo del operativo. En los últimos meses, se registraron en la Ciudad de Buenos Aires unas 500 denuncias por mes, lo que provocan pérdidas de $12.500.000 por mes o 100 millones de pesos por ciclo lectivo de seguir esta modalidad su curso.

Ricardo Barone, director del colegio Joaquín V. González de Barracas, en el ranking de amenazas recibidas se ubica en el primer lugar, explicó en diálogo con Radio Mitre que tuvo 12 llamados en la segunda quincena de agosto. A esto, se le suman las cerca de 30 escuelas que fueron tomadas por alumnos durante los últimos meses y que provocaron pérdidas de clase.

Se registran 500 amenazas de bomba por mes. 

Las fuentes oficiales insisten en que lo ocurrido esta tarde en la Legislatura porteña no fue casual y refiere a un plan sistemático de algunos sectores para originar inestabilidad social. ¿Las herramientas? Palos, piedras y el favorito de los encapuchados últimamente: la molotov. Según los efectivos policiales, encontraron en la línea D una mochila abandonada com bombas caseras en su interior. 

La bomba molotov es barata y de fácil acceso. Se necesita una botella de vidrio de un litro y medio, alcohol o nafta –este último es más óptimo e inflamable- y un trapo. Entre 20 y 40 pesos te puede salir esta bomba casera que genera fuertes daños y consecuencias, ya que estos son elementos que se encuentran en la gran mayoría de las casas.

De todos modos, en los incidentes que se produjeron en la Plaza de Mayo al cumplirse un mes de la desaparición de Santiago Maldonado, se supo que algunos de los provocadores de los incidentes eran efectivos de la policía vestidos de civil.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!