Secciones
Actualidad

"Es una carrera contra el tiempo": la advertencia de los especialistas por el cambio climático

Entrevista con Alexandra Navarro, gerenta de Políticas Alimentarias de Sinergia Animal, una organización internacional de protección animal.

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Bonn, en Alemania, señaló que para alcanzar los objetivos climáticos y garantizar la seguridad alimentaria, el consumo de carne debe reducirse en al menos un 75% en todo el mundo. El equipo de investigación de la Universidad de Bonn analizó investigaciones recientes sobre distintos aspectos del consumo y la producción de carne: desde sus efectos para el medio ambiente y el clima, hasta su impacto en la salud pública y la economía.

De acuerdo con los resultados, particularmente en los países donde las personas consumen mucha carne, una reducción significativa no solo es deseable sino vital para mitigar los impactos de la agricultura animal. “Comenzar a basar nuestra alimentación en plantas, especialmente en cereales integrales, legumbres, vegetales y frutos secos, es una de las formas más eficaces para proteger nuestra salud, nuestro planeta y la seguridad alimentaria a nivel global”, sostuvo Alexandra Navarro, gerenta de Políticas Alimentarias de Sinergia Animal, una organización internacional de protección animal, en diálogo con BigBang.

En ese sentido, Navarro sostuvo que se trata de una carrera contra el tiempo. “Para 2050, deberemos alimentar a 10 mil millones de personas alrededor del mundo y esto no podemos lograrlo con nuestro sistema alimentario actual”, explica. Según un reporte publicado por la Comisión EAT-Lancet, un sistema alimentario que sea compatible con los objetivos tanto ambientales como nutricionales consistiría en más de un  90% en alimentos basados en plantas. “Alrededor del 80% de toda la tierra para agricultura a nivel global es utilizada para la agricultura animal. Sin embargo, los productos animales representan solo el 37% de las proteínas y 20% de las calorías consumidas por las personas alrededor del mundo", dijo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Para la gerenta de Políticas Alimentarias de la reconocida ONG esto "no es eficiente", en especial para una industria que es "responsable por el 57% de la emisiones de gases de efecto invernadero de toda la producción de alimentos”. Para alcanzar el 75% de reducción de consumo de carne recomendado, el equipo de investigadores detrás del estudio de la Universidad de Bonn recomiendan iniciativas tales como impuestos a los productos cárnicos y que la temática del “consumo sostenible” sea incorporado a los programas educativos escolares. "En Argentina, nuestro programa Alimentando el Mañana acompaña a instituciones públicas y privadas para generar conciencia entre sus estudiantes y docentes", detalló.

La entrevista completa a Alexandra Navarro

¿Cuáles son los objetivos climáticos que se busca alcanzar y cómo están ligados a la forma en la que comemos?

- Según las Naciones Unidas, el cambio climático ya afecta a todos los países de todos los continentes. Está afectando a vidas, y costándole caro a las personas, comunidades y países en la actualidad, y será más grave en el futuro. La lucha contra el cambio climático es una de las cuestiones más importantes de nuestro tiempo y afecta en gran medida a los países del Sur Global, incluida Argentina. Los países que adoptaron el Acuerdo de París en 2015 acordaron trabajar para limitar el aumento de la temperatura global muy por debajo de los 2 grados centígrados y, debido a los graves riesgos, esforzarse por alcanzar los 1,5 grados centígrados.

Los sistemas alimentarios desempeñan un papel crucial en la lucha contra las crisis climáticas. Son responsables de cerca del 30% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), incluso si se eliminaran las emisiones de los combustibles fósiles, las emisiones de los sistemas alimentarios pondrían en peligro el objetivo de 1,5ºC. 

Alrededor del 80% de toda la tierra para agricultura a nivel global es utilizada para la agricultura animal. Sin embargo, los productos animales representan solo el 37% de las proteínas y 20% de las calorías consumidas por las personas alrededor del mundo. Esto no es eficiente, en especial para una industria que es responsable por el 57% de la emisiones de gases de efecto invernadero de toda la producción de alimentos 

Según el último estudio realizado por la Universidad de Bonn, publicado en abril de este año, es necesario reducir un 75% el consumo de carnes. Es importante comprender que este estudio toma como parámetro el consumo de carne de la Unión Europea, que es similar a Argentina. Específicamente lo que plantea es que el consumo de carne anual por persona no debería superar los 20kg.

Estamos hablando de 20kg que incluyen cualquier tipo de carnes. Para Argentina significa reducir nuestro consumo cinco veces, de 109 kg por año de carnes (de aves, de cerdo, de peces, vacuna) a 20 kg, por persona. Esto es un desafio, pero es muy importante porque permitiría tener un impacto positivo y real en la mitigación del cambio climático.

¿Cuándo se habla de nuestro sistema alimentario actual, a qué se refiere específicamente?

- Se refiere específicamente al sistema alimentario como lo conocemos, donde prevalece el consumo de carne; y además tiende a aumentar ya que en muchas culturas el consumo de carne se asocia con un mejor estándar de vida. Entonces, la cría intensiva de animales que existe para sostener estos parámetros, no es sostenible. Contamina las napas de agua, utiliza extensiones de tierra desmedidas para producir el ganado o granos (para los cuales muchas veces debe deforestar, impactando de manera negativa en la biodiversidad), y finalmente, esos animales que tanto le cuesta al planeta sostener, se convertirán en un porcentaje menor de proteínas para consumo directo. 

Como ya he mencionado, alrededor del 80% de la superficie agrícola mundial se destina a la ganadería. Sin embargo, los productos animales representan sólo el 37% de las proteínas y el 20% de las calorías que consumen las personas en todo el mundo. Esto no es eficiente. Nuestro sistema alimentario debe asumir el desafío de incluir la alimentación basada en plantas como un factor clave en la mitigación del cambio climático, y en dejar un planeta habitable para las próximas generaciones.

¿Qué recomiendan hacer ustedes con el sistema alimentario actual, teniendo en cuenta el estudio realizado por la Universidad de Bonn?

- Teniendo en cuenta este estudio, y también las recomendaciones del último reporte de  EAT-Lancet, las sugerencias que ofrecemos son las que ellos también recomiendan:

  • Revisar las Guías Alimentarias para la Población Argentina, y establecer como prioridad incluir la alimentación basada en plantas entre sus directrices,
  • Reconocer que la alimentación tiene un impacto directo en el cambio climático, y asumir el desafío político de mitigarlo, generando compromisos con nuestra alimentación,
  • Aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, semillas, granos enteros), reducir sustancialmente los productos de origen animal,
  • En Argentina, reducir el consumo de ultra procesados y bebidas azucaradas,
  • Hacer que los alimentos saludables estén más disponibles, más asequibles y sean más accesibles económicamente que los no saludables,
  • Ofrecer información de salud pública y educación en alimentación saludable y sostenibilidad,
  • Brindar asesoramiento e intervenciones nutricionales.

Nuestro programa Alimentando el Mañana, en Argentina, ofrece servicios gratuitos en estas líneas que proponemos: nuestro objetivo es que instituciones públicas y privadas incluyan al menos un menú completamente vegetal en sus comedores o buffets. Y para ello brindamos capacitación en cocina basada en plantas, y asesoramiento nutricional totalmente gratuitos. Garantizamos que los menús que ofrecemos son iguales o mejores nutricionalmente que el menú que reemplaza; y que costará lo mismo, o menos.

La semana pasada salió que el consumo de carne vacuna cayó a su peor nivel en 100 años en la Argentina.  Estos son datos de la Bolsa de Comercio de Rosario y el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA). La Argentina tenía un rodeo de 61 millones de bovinos, lo que implicaba 2,29 animales por habitante. Ahora esa relación cayó a 1,13, con 53,4 millones de cabezas vacunas y 47 millones de la población actual. Es decir, hablan de una media actual de 47,8 kilos por habitante. Esto, además de la crisis y los altos precios, fue vinculado a las "modas" y el cambio de hábitos alimenticios.

- Es importante poder comprender la urgencia de repensar nuestros hábitos alimentarios, y dejar de identificar esto con una “moda”. Estamos en un momento quiebre planetario que requiere de nuestro compromiso. No lo decimos sólo nosotros, sino diversos estudios de universidades prestigiosas, instituciones gubernamentales internacionales, programas similares al nuestro que se están implementando a nivel global para colaborar en el objetivo de dejar un planeta habitable a las futuras generaciones. Algo que al ritmo actual no se ve como algo viable. Hacer un cambio es urgente.

¿Cuál es la postura de la ONG? ¿Es cierto que en la última década los consumidores en Latinoamérica han estado cambiando sus hábitos alimentarios, volcándose hacia una dieta que incluya más alimentos de origen vegetal

Nuestra ONG Sinergia Animal es una organización internacional que trabaja en los países del Sur Global para disminuir el sufrimiento de los animales en la industria alimentaria y promover hábitos alimentarios más compasivos. Además, es reconocida por la ACE como una de las organizaciones más eficaces del mundo. Para lograr nuestros objetivos tenemos diversos programas que buscan facilitar a las personas la adopción de una alimentación basada en plantas.  

Nuestro programa Alimentando el Mañana reconoce que las personas están preocupadas por la cuestión ambiental, y también por su salud. Una gran cantidad de evidencia científica muestra la asociación entre el consumo de alimentos de origen animal y enfermedades altamente frecuentes en nuestro país, tales como las cardiovasculares, la diabetes de tipo 2 y varios tipos de cáncer, entre otras.

Y también que sabemos que muchas personas, por más que desean hacer una transición hacia una alimentación basada en plantas, no sabe hacerlo. Por eso ofrecemos las capacitaciones y el asesoramiento nutricional, y también un curso de actualización profesional en alimentación basada en plantas respaldado por instituciones internacionales de la talla de la UNESCO, la UVI, la Asociación Médica del Caribe, entre muchas otras. El cambio es emergente, y queremos acompañarlo.

A esto se le suma que según una medición de Kantar el 40 % de los argentinos muestra interés en reemplazar sus comidas habituales por alimentos plant-based.  ¿Qué son los alimentos plant-based? 

- Los alimentos plant-based, o basados en plantas, son aquellos que no tienen nada de origen animal en su composición. Es decir, incluyen todos aquellos alimentos que son vegetales (frutas, verduras, semillas, granos, cereales) y también aquellos que en su composición no tienen nada animal (por ejemplo helados preparados con leches vegetales, gelatinas vegetales y no las comerciales, etc.)

¿Cuál es actualmente el porcentaje de la población de la Argentina, tantas veces nombrada como el país de la carne, que es "vegana o vegetariana"? ¿Esto con el tiempo fue yendo en aumento?

- Según el último estudio realizado por la Unión Vegana Argentina en 2020, la población total vegetariana y vegana de nuestro país asciende al 12%. Antes era del 9% y va en aumento. Otra población que está creciendo es la población flexitariana, que alcanza actualmente el 24% de la población, que es la que consume mayormente productos vegetales, y que eventualmente consume carnes y otros productos de origen animal.

¿Cómo afecta una dieta saludable en nuestro organismo?

- Una dieta saludable nos permite ganar en salud, tanto cardiovascular, como bucal y mental. Nos mantiene con energía, alejando aquellas enfermedades que tienen como origen una alimentación de mala calidad nutritiva.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de dieta saludable?

- Nos referimos a incorporar mayor cantidad de alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, semillas, granos enteros), reducir sustancialmente los productos de origen animal, y limitar todo lo posible el consumo de ultra procesados y bebidas azucaradas. 

La última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, publicada en 2019, señala que sólo el 6% de los argentinos cubre la recomendación diaria de 5 porciones de frutas y verduras. Esto es un problema, ya que una alimentación saludable aportan vitaminas, minerales y fibras que contribuyen con el cuidado de la salud y el tratamiento de enfermedades. 

¿Cuáles son las dificultades que pueda llegar a traer un cambio repentino en nuestra dieta?

- Cualquier proceso de cambio se desarrolla mejor cuando se tienen conocimientos sobre el tema. Afortunadamente, hoy contamos con las facilidades de internet que nos brinda materiales de referencia confiables. Por ejemplo otro de nuestros programas es el Desafío 21 Dias Veg (www.desafio21diasveg.com), un programa en lineal gratuito que fue elaborado con la supervisión de una nutricionista especializada.

Para los que buscan un apoyo personalizado, también ofrecemos en nuestro sitio web de Alimentando El Mañana Argentina (https://www.arg.alimentandoelmanana.org/red-nutricionistas) una guía nacional actualizada de profesionales de la salud que están especializados en alimentación basada en plantas, con un buscador por provincia. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!