Secciones
Actualidad

Polémica por las vacunas: la verdad sobre el encuentro de Ginés y Hugo Sigman en España

El ex ministro de Salud y el empresario se reunieron en un hotel de Madrid.


El vínculo entre el ex ministro de Salud, Ginés González García, y  el empresario y titular de Insud, Hugo Sigman, estuvo bajo el foco, tras la firma del contrato que se firmó con AstraZeneca, para la llegada al país de 22 millones de dosis, cuyo principio activo se fabricó en el país). Recién hoy arribó un cargamento con 934.200 dosis provenientes de México y se llegó a casi cinco millones de vacunas.

 

Tras el escándalo del Vacunatorio VIP, el principal cuestionamiento que la oposición le hace al ex ministro es el retraso en la llegada de las vacunas. Y, justamente, que haya elegido a Sigman como el empresario a cargo de llegar a un acuerdo con AstraZeneca. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Hace pocos días, BigBang reveló la letra chica del acuerdo que se firmó y por el que aún faltan más de 13 millones de dosis. Se trató de un "contrato de compraventa por anticipado para el suministro de la potencial vacuna ChAd0X1 nCov-19 conocida como AZD1222". En el documento se especifica además que se trata de una vacuna de aplicación de dos dosis de 0,5 mL de "administración intramuscular con intervalo mínimo, entre la primera y segunda dosis, de 28 días" para adultos de 18 años o más.

 

En medio de esa polémica, Ginés había dicho sobre Sigman, en una entrevista con Perfil: “Lo dijo Sigman cuando sacamos la ley de genéricos: ‘Somos amigos. Pero nunca nadie me hizo perder tanta plata´. No es solo Sigman, tengo tres o cuatro de la industria con los que tengo muy buena relación. Le tengo mucho más que afecto. Le tengo mucho respeto, porque siempre va a la vanguardia, por ejemplo en la biotecnología. Intenta expandirla en el país”.

Y completó, sobre su relación con el empresario: “Pone fábricas sin ayuda estatal. Debemos estar orgullosos. Aunque estar orgullosos de ese tipo de cosas parece un delito. Pero mi relación es buena. Lo veo poco porque está muy poco acá. También es buena con otros. Tengo un detalle curioso con Hugo. Los dos fuimos al mismo secundario, con diferencia de un año. Soy un poquito más chico. En cualquier país del mundo sería un tipo admirado por lo que hace. Invierte mucho en Argentina de lo mucho que gana afuera. Afuera es un empresario mucho más fuerte que en Argentina”.

Hoy Ginés y Sigman volvieron a sumar un nuevo capítulo a la controversia. Unas fotos de ambos, reunidos en el restaurante del hotel Icon Embassy, de Madrid, donde se encuentra hospedado el ex ministro argentino, desataron la ira de oficialistas y opositores. “¿Qué están haciendo juntos?”, fue la gran pregunta. 

 

Fuentes allegadas a Sigman aseguraron: “Lo fue a ver al hotel para desayunar en público. No tienen nada que ocultar ninguno d ellos dos”. Y agregaron: “Lo fue a ver a Ginés como lo ha hecho con muchos funcionarios argentinos con los qu ese ha reunido en España, como el ministro de Economía Martín Guzmán. Y, en su momento, también con el ex presidente Mauricio Macri en Arco y con funcionarios del PRO”.

La otra pregunta es: ¿Qué fue a hacer Ginés a España? El ex ministro se tomó un vuelo a Madrid el sábado por la mañana.  Y pasará una semana en España ya que fue invitado por varias instituciones oficiales para brindar una serie de conferencias sobre política sanitaria. 

Se sabe que el ex ministro dará una charla en la Escuela Nacional de Sanidad y en el Hospital Clínico San Carlos. Ese nosocomio es el lugar preferido de  Ginés para llevar a sus alumnos a viajes de especialización de ISALUD, la universidad que creó hace décadas. Después se irá de viaje al norte de España. 

 

Bien lejos de Argentina y tras unas serie de declaraciones sobre las negociaciones con Pfizer y la denuncia de la presidente del PRO, Patricia Bullrich, Ginés elige el silencio ahora. Pero en Europa mantuvo otras reuniones. Antes de ver a Sigman, se juntó con Carlos Bettini, el embajador argentino en España. 

Por su lado, Sigman no se había hecho cargo de la demora en la llegada de las vacunas y aseguró: “mAbxience no es la propietaria de la vacuna, ni la encargada de venderla, cobrarla, ni de firmar los contratos con los gobiernos o establecer las fechas de entrega”. Pero, fue Sigman quien se asoció al Grupo Slim, propiedad del multimillonario Carlos Slim, y quien comenzó con el lobby para llevar adelante la producción de AstraZeneca para América Latina. 

Para eso, el empresario mexicano absorbió una parte del costo de la producción de la vacuna, lo que permitió que se vendiera por cuatro dólares, cuando las rivales se comercializan por mucho más: Moderna (US$32), Pfizer (US$18) y Johnson & Johnson (US$10). En la realidad, los problemas continúan en medio de la pandemia y las vacunas llegan tarde. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!