Secciones
Actualidad

Por su escándalo con sus cuentas offshore y las amantes, el rey emérito Juan Carlos I abandona España

Ya abandonó el palacio aunque aún no se reveló dónde vivirá. 

Juan Carlos I, rey emérito de España, comunicó oficialmente a su hijo, el monarca Felipe VI, su decisión de trasladarse fuera de España ante la repercusión pública de las noticias sobre sus cuentas en el extranjero.

En el comunicado difundido por la Casa del Rey, expresa que lo hace para contribuir a que el jefe del Estado pueda desempeñarse "desde la tranquilidad y el sosiego".

Juan Carlos efectivamente abandonó el Palacio de la Zarzuela el lunes luego de 58 años de residencia y no se ha difundido dónde vivirá a partir de ahora. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Javier Sánchez-Junco, abogado del rey emérito, también publicó un comunicado asegurando que su cliente "permanece a disposición en todo momento del Ministerio Fiscal", intentando dejar en claro el hecho de que con su mudanza no busca eludir a la fiscalía del Tribunal Supremo español y la fiscalía suiza que investigan sus cuentas.

"Majestad, querido Felipe, con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones", expresa el comunicado de Juan Carlos.

"Guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme en estos momentos fuera de España", agrega.

"He sido rey de España durante 40 años y durante todos ellos siempre he querido lo mejor para España y para la Corona", indicó.

De acuerdo a la Casa del Rey, Felipe VI recibió la noticia con "sentido respeto y agradecimiento" ante la decisión de su padre y rescata "la importancia histórica que representa el reinado" de Juan Carlos.

Cuentas offshore

El escándalo que rodea al rey emérito comenzó a desarrollarse a mediados del 2018, cuando un registro de la Policía Judicial de Suiza a una compañía gestora de fondos halló dos fundaciones vinculadas a Juan Carlos con cuentas en bancos suizos.

La primera era la fundación Liechtenstein Zagatka, a cargo de Álvaro de Orleans (primo lejano del rey emérito), la cual pagó varios vuelos privados de Juan Carlos y su amante Corinna Larsen. La segunda es la panameña Lucum, cuyo primer beneficiario era el rey emérito y el segundo Felipe VI.

La cuenta perteneciente a Lucum recibió en agosto del 2008 100 millones de dólares procedentes del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí.

Cuatro años después, por orden de Juan Carlos, la suma fue transferida a una cuenta en Nassau (Bahamas) a nombre de la sociedad instrumental Solare, de la que Larsen es propietaria.

A causa de la investigación, todas las cuentas de los sospechosos fueron embargadas y se abrió una causa por blanqueo de capitales. Si bien el rey emérito actualmente no está siendo investigado, la justicia suiza no descarta que lo sea en un futuro. 

Por ahora, se busca determinar si hay indicios suficientes para acusarlo de algún delito, concretamente blanqueo de capitales y fraude a la Hacienda pública.

Luego de que se diera a conocer la existencia de las cuenta, Felipe VI anunció su renuncia a la herencia de su padre y lo privó de la asignación de casi 200.000 euros anuales que percibía de los fondos públicos.

Temas

  • Juan Carlos I
  • Felipe VI
  • España
  • Familia Real
  • Cuentas off shore

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios