Secciones
Coronavirus

Preocupación por el aumento de la cantidad de fiestas clandestinas: los dueños de boliches reclaman abrir con protocolos

Desde la asociación que nuclea a los dueños de boliches salieron a reclamar que se avance con un protocolo para poder abrir con mayor capacidad.

Como consecuencia del continuo avance de las fiestas clandestinas en distintos puntos del país, la Industria del Entretenimiento Argentino (IDEAr) reclamó de manera “urgente” el regreso formal de la actividad en todo el  país. “Sería un grave error por parte de las autoridades no autorizarlo, la industria no soporta más”, deslizaron desde la entidad a través de su cuenta oficial de twitter. 

“Necesitamos trabajar. La sociedad demuestra todos los días que también necesita contar con sus momentos de ocio y entretenimiento”, expresó IDEAR, y aseguró que si el entretenimiento no vuelve “se van a profundizar las fiestas clandestinas que ya hay y desde hace tiempo suceden en todo el país”. 

Tal y como publicó BigBang, dicha cámara elaboró un informe en donde afirmaron que durante la cuarentena se detectaron más de 3.000 fiestas clandestinas en todo el país con epicentros en la Ciudad, en la provincia de Buenos Aires, y las ciudades de Rosario y Córdoba. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En ese sentido, fueron categóricos contra aquellos que deben controlar las fiestas clandestinas que hoy se realizan mayormente en la vía pública. “Nadie las puede negar. Esto es muy peligroso ya que no cuentan con ningún protocolo, medidas de seguridad ni de emergencias. Nos pone en riesgo a todos”, dijo IDEAR. 

Asimismo, la entidad recordó que “venimos trabajando hace meses y con autoridades nacionales, provinciales y municipales en protocolos seguros para poder garantizar una reapertura de la actividad en todo el país. La realidad es distinta en municipios o provincias. En el medio estamos los trabajadores, sin actividad hace más de ocho meses”. 

“La única manera de combatir la clandestinidad es con el paulatino regreso de la actividad del entretenimiento. Si pudiéramos abrir nuestros lugares de forma segura y ordenada, la tasa de fiestas clandestinas bajaría sustancialmente”, aseguraron desde IDEAR, y señalaron que “entretenimiento seguro significa un trabajo ordenado de nosotros como organizadores, las autoridades como control y la sociedad en general colaborando para respetar la normativa”.

Finalmente, sostuvieron que de cara a las fiestas de fin de año y la temporada de verano “llamamos a las autoridades a encontrar soluciones urgentes en conjunto para evitar un total desmanejo de esta situación donde todos vamos a ser perjudicados”.

IDEAr es la cámara federal que agrupa a representantes de la industria en las 24 provincias del país. Vienen trabajando hace meses en protocolos seguros para poder garantizar una reapertura cuidada de las discotecas en el país y que los jóvenes tengan una opción de entretenimiento segura y dentro del marco legal. "No podemos empujar a nuestros jóvenes a que tengan como una opción de entretenimientos la sombra, clandestinidad y precariedad de medidas", razonan. 

La propuesta, que ya presentaron ante autoridades nacionales, provinciales y municipales, es poder abrir en espacios al aire libre o cubiertos, en burbujas sociales, para que los jóvenes vuelvan a salir en un marco responsable y con cuidados.

“Hoy los encuentros sociales existen. Las fiestas clandestinas están todos los días. Es un gran error querer negarlas. Desde nuestra perspectiva, la única manera de combatir la clandestinidad y garantizar a los jóvenes que puedan divertirse pero con cuidados es con el paulatino regreso de la actividad. 
No somos negacionistas de lo que sucede solo entendemos que a la juventud debemos y tenemos la responsabilidad de brindarles una opción dentro del marco legal, cuidada, con todas las medidas sanitarias y cuidados pertinentes. Si pudiéramos abrir nuestros locales, de modo responsable, cuidado y protocolizado la tasa de fiestas clandestinas bajaría sustancialmente”, explican.  

La dinámica que proponen los empresarios es reabrir con burbujas sociales de no más de 10 personas por mesa y con restricciones para la movilidad dentro de los clubes. “Nuestra idea es tener controles en el ingreso, tomarle la temperatura a todos los que entran, un protocolo responsable que abarque desde que el joven baja su primer pie del auto hasta que se sube y se va. También buscamos brindar la opción de shows o eventos musicales en burbujas sociales, sin contacto entre ellas, con registros exhaustivos y cuidados de todos los detalles. Así los chicos podrían pasar el tiempo entre ellos y con el distanciamiento necesario. Es una forma de adaptarse a la nueva normalidad de forma segura: no prohibir sino regular la actividad. Prohibiéndola no se la quita de la vida, sólo se la corre a la sombra, con más  precariedad y clandestinidad", finalizan desde IDEAr.

Temas

  • Coronavirus
  • COVID-19
  • Cuarentena
  • boliches
  • Fiestas clandestinas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios