Secciones
Esperanza

Reacción inmune, dos dosis y efectos adversos: los detalles y las dudas de la vacuna que producirá la Argentina

El acuerdo anunciado ayer por el Gobierno de la Argentina despertó una gran esperanza. ¿Qué se sabe hasta ahora sobre la vacuna que se producirá en el país?

Es un gran alivio para el futuro, pero no es una solución para el presente”.

Con esas palabras, el presidente Alberto Fernández anunció este miércoles un acuerdo para producir en la Argentina la vacuna contra el coronavirus que es investigada desde hace meses por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca. Se trata de una de las investigaciones más avanzadas, que ya se encuentra en fase 3 de testeos y que podría estar lista en los próximos meses. Qué se sabe y qué dudas quedan sobre la vacuna que podría poner fin a la pandemia de COVID-19.

VACUNA, INDUSTRIA NACIONAL

La vacuna será producida para toda Latinoamérica por la Argentina y México. En nuestro país se producirá la “sustancia activa” en el laboratorio mAbxience, del empresario Hugo Sigman, mientras que en México se envasará. El costo de producción de cada dosis rondaría entre tres y cuatro dólares y según el presidente estaría lista en el primer semestre de 2020. En total, se producirán entre 150 y 200 millones de dosis.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Los primeros en ser vacunados en la Argentina serán los adultos mayores, el personal sanitario y todas las personas que tengan alguna patología de salud que implique un potencial riesgo ante un contagio del coronavirus.

QUÉ SE SABE DE LA VACUNA

Ahora bien: qué se sabe respecto de la vacuna que está siendo investigada por científicos de la universidad británica de Oxford en conjunto con el laboratorio AstraZeneca:

Hasta ahora la vacuna mostró buenos resultados en las fases uno y dos, que demostraron que las inyecciones generaron anticuerpos suficientes para combatir el coronavirus y no produjo reacciones inesperadas entre las 1.077 personas que se sometieron al testeo de forma voluntaria. Semanas atrás ya comenzaron las pruebas de la fase tres, que incluye una vacunación mucho más amplia, alrededor de 30 mil personas en Inglaterra, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica.

Es posible que entre fin de agosto y septiembre haya un resultado más certero respecto al impacto de la vacuna: es decir, si los anticuerpos que generan evitan que las personas se infecten o logran que quienes se infectan cursen la enfermedad de forma leve, casi sin ningún síntoma ni complicación para la salud.

La vacuna, cuyo nombre técnico es ChAdOx1 nCoV-19 (Ch por chimpancé; Ad por adenovirus y Ox por Oxford) fue desarrollada en base a un virus modificado genéticamente que provoca un resfrío común en chimpancés. Entre otras razones, se alteró para que no provoque infecciones en personas y el virus sea el más parecido al nuevo COVID-19.

De acuerdo con los estudios publicados semanas atrás en la prestigiosa revista científica The Lancet, la vacuna además de producir anticuerpos generó linfocitos o “células T”, que ayudan a coordinar el sistema inmune y pueden detectar, atacar y destruir a las células infectadas con el coronavirus dentro del cuerpo.

Las investigaciones en la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca comenzaron meses atrás y si se concreta antes de fin de año la investigación y la vacuna puede comenzar a ser producida, será sin dudas una de las acunas más rápidas en ser desarrollada en la historia. Semanas atrás, el neurólogo Conrado Estol le dijo a BigBang que la última vacuna en desarrollarse en tiempo récord había demorado entre cuatro y cinco años. “La vacuna contra la polio requirió investigaciones por cuatro décadas”, comentó.

CUÁNTAS DOSIS

Por ahora, habría un consenso en que para prevenir el coronavirus habrá que darse dos dosis de la vacuna, ya que de acuerdo con la investigación publicada en The Lancet, una sola dosis de incrementó cuatro veces los anticuerpos contra la proteína del pico del virus SARS-CoV-2 en el 95 por ciento de los participantes del ensayo a un mes de recibir la inyección.

Sin embargo, las respuestas inmunológicas fueron aún más exitosas entre quienes recibieron una segunda dosis. El profesor Andrew Pollard destacó que entre los 10 participantes que recibieron dos dosis de la vacuna se observó una “respuesta inmunológica más fuerte”, y analizó que la doble dosis podría ser una “buena estrategia de vacunación”. Quienes recibieron una dosis tuvieron una actividad neutralizante del virus del 91 por ciento a un mes de vacunarse, mientras que aquellos que recibieron la segunda dosis tuvieron el 100 %.

EFECTOS ADVERSOS

Lo más importante es que hasta ahora en toda la etapa de investigación no se encontraron efectos adversos graves, sino aquellos que suelen estar presentes en cualquier otra vacuna, como dolor y sensibilidad temporal en la zona en que se aplicó la inyección; fiebre, dolor de cabeza de leve a moderado, dolor muscular y fatiga. Todas esas molestias desaparecieron al aplicarse paracetamol.

Temas

  • Vacuna
  • Coronavirus
  • Hugo Sigman
  • COVID-19
  • Oxford
  • Dosis
  • mAbxience
  • efectos adversos
  • Vacunación
  • Alberto Fernández

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios