Secciones
sorpresa

Se sentía mal, descubrieron que estaba embarazada y dio a luz 20 minutos después

Sucedió en la ciudad de San Francisco, en Córdoba. “Tuve a la beba en brazos enseguida”, afirmó la joven. 


Esta historia es increíble. Todo sucedió el 3 de agosto pero recién ahora salió a la luz. Ese día, después de trabajar, Valentina Prata, que es diseñadora gráfica, comenzó a sentirse muy mal. Enseguida, llamó a su pareja, Gustavo Contreras, un licenciado en Psicología, acompañante terapéutico y fotógrafo, y partieron a una clínica. 

Al llegar, Valentina ingresó por guardia y a causa de sus fuertes dolores, tuvo prioridad en la atención. Tras evaluar su condición, el médico la derivó al área de ecografía. Ahí se llevarían una sorpresa enorme. “¿Vos sabés que estás embarazada?”, le dijo el médico al ver en la pantalla a una bebé de casi ocho meses y medio de gestación. La negativa de la joven sorprendió al profesional. “Vas a dar a luz. El dolor que tenés son contracciones”. 

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En sólo 10 minutos, la pareja se enteró que se convertirían en padre. Y 10 minutos después, luego de ser trasladados al quirófano, ya tenían a su hija en brazos. Un hecho que, sin dudas, no será olvidado jamás ni por los padre, ni por los médicos que los atendieron.

En una entrevista, Valentina relató: “Ese martes fui a trabajar y como a las 3 de la tarde le avisé a mi pareja que no estaba bien, que me viniera a buscar. Llegando a casa pensaba que eran dolores normales de toda mujer, pero no. Me empecé a sentir muy mal, así que llamamos al servicio de emergencias y a la media hora ya estaba en el sanatorio”.

 

Y agregó sobre el momento del nacimiento: “Sentí un corazón que latía, pero no tuve tiempo de nada. A los 10 minutos estaba en la sala de parto y en otros 10 minutos ya la tenía en brazos a mi hija”. De esa manera, llegó al mundo su hija Fiorella, que pesó 3,100 kilogramos.

“Fue un embarazo de cuatro horas”, bromeó Valentina. Y completó: “Yo estaba en la cama con muchos dolores, creía que menstruales, pero eran contracciones. La doctora que vino a mi casa me empezó a tocar y me preguntó de cuántos meses estaba. Le dije que no estaba embarazada, pero ella me dijo que le parecía que sí. Entonces nos fuimos volando al sanatorio. Cuando me hacen la ecografía me dicen que tenía un embarazo muy avanzado y yo no caía. Pensaba cómo, si no tenía panza, ni síntomas, si siempre había estado bien”.

 

En tanto, el papá de la nena, dijo que sospechó del embarazo, pero nunca se animó a preguntarle a Valentina: “A lo largo de estos meses me di cuenta de que ella no tenía su período pero, como es irregular y estuvo sin menstruación varios meses, entonces pensé que era normal. Por otro lado, nunca sintió náuseas, ni estuvo asqueada por algo, más bien todo lo contrario. Nosotros hicimos vida normal durante todos estos meses. Y como ella nunca presentó un síntoma que fuera muy notorio, nunca lo sospechamos”.

 

En tanto, sobre el momento en el que se enteró que su esposa estaba embarazada, Gustavo relató: No entendíamos nada, yo me largué a llorar, pero no de miedo, sino que estaba feliz. Ella me decía que tenía miedo y sí, teníamos inseguridad porque no nos habíamos preparado ni mentalmente ni económicamente para recibir un bebé”.

La historia de Valentina y Gustavo empezó hace seis años. En 2016 se casaron. Ella es cordobesa y él nació en Venezuela. Su plan era vivir algunos años más sólo con sus dos perritas, y tal vez en un tiempo convertirse en padres. Los planes se adelantaron. Queda claro. Aunque jugaron con una ventaja: ya habían elegido el nombre  en una charla de hacía un tiempo. 

“Gracias a Dios fue muy lindo. Me enteré que era una nena cuando la enfermera le puso una mantita y me dijo: ‘Está todo bien ya te la doy’”, contó sobre el momento del parto. Y dijo sobre las razones por las que no se dio cuenta que tenía un embarazo de casi nueve meses: “Es verdad me sentía un poco más gorda, pero por ahí era porque hacía unos meses que no menstruaba, que era muy normal en mí, capaz me sentía hinchada como me solía pasar. Y me habían salido granitos de acné, los síntomas de siempre, pensé que ya se me iban a ir. Y cuando la tuve sentí un alivio, y ahí me di cuenta de que tenía algo en la panza”.

Por su lado, el flamante papá le dedicó un mensaje en Instagram a su pequeña, que llegó de sorpresa: “Hoy desperté siendo solo esposo y termino siendo esposo y padre de esta hermosa bebé. Mi princesita Fiorella va a ser amada y cuidada siempre (...) Alguien dijo al enterarse de tu llegada inesperada, pero deseada: ‘Es como una nevada en primavera’. Amé esas palabras porque te describen en todo tu esplendor”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!