Secciones
Maternidad

Semana de la Lactancia Materna: la importancia de amamantar y cómo lograrlo sin estresarse

Todo lo que hay que saber sobre la lactancia.

Este lunes 1º de agosto comienza la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2022, la cual busca promover su importancia y la premisa de que la lactancia materna es la mejor forma de alimentar a un bebé. 

De hecho, es importante destacar que la lactancia materna contribuye a disminuir la mortalidad infantil y brinda a los niños beneficios a corto plazo, como puede ser la protección contra infecciones respiratorias y gastrointestinales, reducción en el síndrome de muerte súbita del lactante, menor incidencia de otitis media aguda en los primeros dos años de edad, rinitis alérgica y desnutrición. A largo plazo, en cambio, previene la aparición de sobrepeso y obesidad infantil. 

Además, también tiene aspectos positivos para las madres, ya que el inicio temprano del amamantamiento reduce el riesgo de hemorragia postparto y de padecer anemia y deficiencia de hierro. De igual modo, también disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario, al mismo tiempo que ayuda a regresar al peso anterior al embarazo, ya que una persona que amamanta gasta alrededor de 500 calorías adicionales por día para la producción de leche.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Aunque todavía algunos lo cuestionen, la leche humana está perfectamente diseñada para satisfacer las necesidades nutricionales e inmunológicas protegiendo a los niños. Incluso, los resultados son mejores si la lactancia es exclusiva.

Sobre esto, Elba López Turconi (MN 66278), Jefa del Servicio de Neonatología del Sanatorio de los Arcos, indicó que “es aconsejable que los recién nacidos sean alimentados dándoles solamente el pecho durante los primeros seis meses de vida, y que luego se incorporen alimentos complementarios adecuados para su edad manteniendo la lactancia hasta los dos años o más”.

Los obstáculos a la hora de amamantar

Lo cierto es que dar la teta no es tan sencillo como parece y, por eso mismo, en ocasiones puede generar algunas dificultades que a veces llevan a las madres a querer dejar de amamantar. Por empezar, los obstáculos más frecuentes son la percepción de que la producción de leche es inadecuada y los dolores en los pezones y las mamas.

"En muchos casos, el problema se puede resolver optimizando la frecuencia y la técnica de amamantamiento, con un estrecho seguimiento y apoyo a la lactancia”, aclaró la Licenciada María Teresa D’Osualdo, Coordinadora de Puericultura del Sanatorio de Los Arcos.

En cuanto a los dolores en los pezones, la causa más frecuente es el mal acoplamiento entre la boca del bebé y el pecho. Estas dificultades en la prendida se dan, por lo general, dentro del primer mes.

"En la lactancia, la mastitis es más frecuente durante los tres primeros meses. La retención de leche y el sobrecrecimiento de bacterias asociado a grietas del pezón, suelen predisponer a la infección”, sumó la doctora Sabrina Barchuk (MN: 126304), miembro de la Sociedad Argentina de Mastología.

Por esto mismo, lo mejor es que las madres comiencen a informarse durante el embarazo, y que en ese proceso vayan preparándose, para poder estar al tanto de los beneficios, despejar dudas, temores y mitos sobre la lactancia.

Tips para una buena lactancia

  • Que la madre tenga información desde el embarazo.
  • Amamantar buscando una posición cómoda, con la espalda y los pies apoyados, en un ambiente tranquilo.
  • Identificar una buena prendida, observar que el bebé se acopla adecuadamente y succiona en forma efectiva.
  • No sentir dolor durante la mamada.
  • Saber identificar las señales de hambre del bebé.
  • Conocer cómo cuidar los pechos en la bajada de leche y cómo mantener la producción de leche.
  • Que cuente con un consultorio de lactancia, por si surgen dificultades.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!