Secciones
Terrible

"Si no tiraban gases, seguía vivo": el dolor de la familia del hincha de Gimnasia

César "Lolo" Regueiro tenía 57 años y se descompensó en el estadio por la represión policial. 

En la noche de ayer estaba pactado el partido entre Gimnasia de La Plata y Boca Juniors en el Estadio Juan Carmelo Zerillo, el cual se suspendió debido a los graves incidentes que ocurrieron entre los hinchas y la policía, que dejó un hombre muerto.

Todo comenzó afuera de la cancha minutos antes de que empiece el partido, cuando los hinchas notaron que se habían cerrado las puertas del estadio y que ya no podrían ingresar. Si bien el juego comenzó, a los ocho minutos del primer tiempo el arbitro tuvo que cancelar la disputa ya que la policía comenzó a disparar balas de goma y gases lacrimógenos, lo cual produjo que los disturbios comiencen también dentro de lugar.

Tras la enorme cantidad de humo tóxico que había en el estado, debido a los gases lacrimógenos, un hincha identificado como César Regueiro, falleció de un paro cardíaco. Según lo que relató su hijo, el hombre no tenia problemas previos de salud, y los médicos tardaron en atenderlo. "Por lo que dice mi hermana los únicos que auxiliaron a mi papa fueron la gente. Ya cuando se subió a la ambulancia dijeron que no se podía hacer nada. Dice mi hermana, que estaba ahí con él, que los médicos ni intentaron reanimarlo", expresó el hijo de la víctima.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Por su parte, el hijo de Regueiro también hablo sobre la situación que se vivía en el momento, y afirmó que veía mucha gente grande tirada en los pisos, ya que querían salir de la cancha por la intoxicación y no los dejaban. "La policía reprimía, reprimía y reprimía y estoy seguro que si no tiraban gases lacrimógenos mi padre estaría vivo", concluyo el joven.

 

.Con respecto a como veía la situación de la cancha los últimos partidos, respecto a la sobre ventas de entradas que cometieron desde el club, el hijo de la víctima afirmó: "Los últimos partidos la cancha estaba llena. Repleto. Lo que debería ser una fiesta terminó en humo y picazón por los gases".

Por su parte, el ministro de seguridad de la provincia, Sergio Berni, habló sobre este brutal y violento episodio y dijo que para él, esto que paso es lo que pasa siempre. Sin embargo, no pudo cumplir con sus tareas previas para evitar que esto suceda: "Lo que pasó fue lo de siempre cuando se venden entradas de más y después pasan estas cosas... Entonces somos nosotros quienes debemos tratar de controlar la situación. Por eso después abriremos una investigación para determinar que fue lo sucedido", explicó Berni.

En tanto, el presidente de gimnasia, Gabriel Pellegrino relató: "Es mentira que sobre vendimos entradas. La Policía determina cuánto se puede vender. La Policía determinó cerrar las puertas del estadio, nosotros no dimos la orden. Nosotros vimos a la gente que quería entrar con el carnet y su entrada, en la platea había lugares vacíos". Lo cierto es que nadie se hizo responsable pro los disturbios ni la violencia emitida, mientras que una familia está velando a un padre.

"A mi hermano le partieron la cabeza, la tenia toda lastimada. Y cuando los médicos quisieron atenderlo, la policía lo termino de matar echándole gases lacrimógenos. La policía fue a matar gente. a mi hermano lo mataron y estaba intentando escapar con su familia de la chancha para evitar los disturbios. Queremos justicia, que no pase mas esto en la cancha. Berni dice que fue por exceso de entradas. Acá la policía mató gente. Berni, a mi hermano lo mató tu policía", relató el hermano de la víctima.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!