Secciones
villa carlos paz

"Siento que me voy a morir": la cruda carta de una nena que padece bullying a su mamá

Tiene 12 años y cursa sexto grado en el turno tarde del colegio Manuel Belgrano de Villa Carlos Paz, Córdoba

Las redes sociales se colmaron con apoyos, palabras de aliento y, al mismo tiempo, críticas contra el sistema educativo a partir de la contundente carta que una nena de 12 años le escribió a su mamá para contarle que sufría bullying en el turno tarde del colegio Manuel Belgrano de Villa Carlos Paz, Córdoba. "Mami, te estoy haciendo esta carta porque me están pasando cosas horribles", comienza el crudo escrito de la nena, alumna de sexto grado.

La carta está escrita de manera temblorosa, con tinta de color negra y en ella se puede observar varios tramos tachados. "No paro de temblar y no puedo respirar bien. Te juro que nunca odié tanto a estas personas. Mamá, por favor, tenés que hacer algo. Siento que me voy a morir", suplica y, en mayúscula, le ruega: “Ayudame por favor”. La misiva concluye con el nombre de la alumna, que se oculta para preservar la identidad, y un “te amo” dirigido a su mamá.

En la carta, la adolescente también enumera los nombres de aquellos compañeros que la molestas y dice "odiar" por ello sin dar más detalles sobre el calvario que atraviesa en el colegio. El ruego de su hija fue puiblicado por la propia madre de la menor en las redes sociales, luego que en el colegio Manuel Belgrano trataran el tema de manera superficial y no adoptaran medidas para preservar la salud e integridad de su hija.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Para ser claros, la mujer decidió enviarle la carta a la directora del establecimiento educativo debido a que mantiene una relación de hace años con ella. De hecho, su hija mayor completó su educación primaria ahí y la menor, la víctima en esta historia, lleva concurre a la institución desde el jardín. "Se burlan de ella cuando presenta un trabajo en clase y la dejan afuera de las actividades escolares y extraescolares", explicó en diálogo con Carlos Paz Vivo.

Según contó, Jorgelina, la directora del colegio, mantuvo una charla con la docente de turno y luego con los alumnos haciendo foco en el bullying y en el respeto. Esto no solo no funcionó, sino que acrecentó el malestar de la menor. La propia madre explicó que su hija comenzó con ataques de pánico y llantos constantes durante las últimas vacaciones de invierno, reveló que padecía vómitos y fiebre cada vez que tenía que ir a clases.

Por esta razón, sospecharon que atravesaba un cuadro de angustia, el cual fue confirmado con la carta. "La llevamos al médico y estaba bien en lo físico", detalló.  Según contó, a su hija le cuesta sociabilizar, es muy introvertida y esto se acrecentó por la pandemia. Además, reveló que tiene una muy mala relación con las madres de dos de los compañeros que acosan a su hija, lo que la obligó a salir del WhatsApp de las "mamis" del curso.

 

En ese sentido, sospecha que el escarmiento que sufre la menor está asociada a sus diferencias con esas dos mujeres. "Yo decidí retirarme porque no quise involucrarme en situaciones de violencia, por eso me fui y creo que desde ahí todo fue para peor", señaló y denunció que excluyeron a su hija de ir a un campamento. "Me comuniqué con los dueños y trabajadores del lugar. Me respondieron que no podían dejar que ella participara a pedido de dos madres del grupo".

A su vez, los empleados le aclararon que "el contrato para el campamento ya estaba firmado". Si bien intentó hablar con las madres para revertir la decisión, la bloquearon del celular sin darle explicaciones. "Si no había autorización de esas mamás, mi hija no podía ir, por lo tanto, la dejaron afuera. Fue totalmente excluida del lugar, sin posibilidades de disfrutar con sus compañeros. Hoy mi hija está angustiada en su casa, muy triste y deprimida", remarcó.

 

La mujer les exigió a las autoridades educativas que citaran a los padres de los estudiantes implicados, pero afirmó que éstos se negaron y le respondieron que se iba a "armar más lío" si procedían de esa manera.  "No dieron ningún tipo de respuesta para hacer frente a la problemática y solucionarla definitivamente. Quedamos en hacer un acta, pero la directora terminó diciendo que era mejor no llamar a los padres de estos nenes porque iba a ser peor", relató.

La carta que le dedicó su hija fue bisagra, otros padres le manifestaron su total apoyo pero esto no solucionó en absoluto el acoso que recibe su hija, la cual ya amenazó en varias oportunidades con hacerse daño si el calvario al que es sometida en el colegio no concluye. "Muchos padres son sumisos, otros hablaron conmigo para mostrarme su apoyo, pero el acoso no se termina", sentenció, sin antes contar que la menor ya está bajo tratamiento psicológico.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!