Secciones
Actualidad

Solidaridad en la pandemia: el empresario argentino que pagó de su bolsillo decenas de repatriaciones

Ricardo Fernández Núñez vive en Ucrania y colaboró con Cancillería para que muchos argentinos puedan volver. 

Ricardo Fernández Núñez abandonó su ciudad natal, Villa María (Córdoba) cuando tenía 14 años. Su trabajo al frente de del grupo vitivinícola Vinos de La Luz (que posee bodegas en Argentina, España e Italia), lo llevó a viajar a todo el mundo y actualmente vive en Kiev, Ucrania, país del que también tiene ciudadanía. Sin embargo, el lugar que lo vio nacer aún tiene lazos en su corazón. 

Semanas atrás, leyó que a causa de la pandemia de coronavirus la también villamariense María Pía Rodríguez estaba varada en Ucrania, a donde había viajado junto a su marido para traer a su beba, nacida allí de un vientre subrogado. El empresario no lo dudó: se puso como meta traer de regreso a la familia. 

"Pedí el contacto para ponerme a disposición, pero cuando la llamé me comentó que no eran sólo ellos sino que había un grupo grande de varados, 24 personas", le cuenta Fernández Núñez a BigBang.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"La primera decisión fue pedirle a Cancillería que aceptara que yo los trasladara hasta Roma en un avión charteado  y me dijeron que ese avión estaba completamente lleno". 

Sin embargo, le ofrecieron una solución alternativa: si podía llevarlos a Madrid, Cancillería se encargaría del resto del viaje. "A su vez, en el vuelo anterior Buenos Aires-Madrid, enviamos a 20 pasajeros que habían sido padres por el sistema de vientre subrogado para que conocieran a sus hijos", cuenta el empresario. "Me impresionaba que al fin pudieran ver a esos bebés que ya habían nacido, esos padres estaban sufriendo".

El operativo se puso en marcha con absoluto éxito: Fernández Núñez alquiló un Embraer 145 de 48 plazas, las familias varadas en Ucrania pudieron llegar a Madrid, y en el vuelo proveniente desde Buenos Aires no sólo viajaron los padres y madres ansiosos por conocer a sus hijos sino también nueve ucranianos que pudieron regresar al fin a su país.

Trabajo incansable

Este no fue el primer acto solidario del empresario: en marzo también costeó la repatriación de ocho argentinos provenientes de Wuhan (China), que habían sido aceptados por Ucrania para pasar allí su cuarentena. 

Tampoco será el último, ya que días atrás logró que una argentina que había quedado varada en Polonia llegara a Frankfurt con Buenos Aires como paso siguiente.

"Ahora estoy trabajando en el caso de un muchacho que está en Georgia, donde hay cierto aislamiento, y veremos qué podemos hacer", agrega. 

Mientras tanto, Fernández Núñez continúa en Kiev: las fronteras de Ucrania permanecen cerradas aunque la cuarentena poco a poco se afloja. 

"Ya abrieron los shoppings y los restaurantes sólo abrieron sus terrazas", relata. "Hoy por hoy estamos más cerca de llegar a la fase 3 que muchos países de Europa. Por lo demás yo soy un hombre grande y me tengo que cuidar por los riesgos que implica".
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!