Secciones
El crimen del country

Testigos complican a Farré: dicen que hostigaba a su ex

La situación judicial de Fernando Farré podría empeorar: tres testigos declararon ayer ante la fiscal de Pilar, Carolina Carballido, y aseguraron que su ex esposa, Claudia Schaefer, vivía atormentada por la mala relación que tenían. Los testimonios confirmarían la escalada de violencia en la pareja, que terminó hace una semana con el crimen de la mujer en la casa del country Martindale.


Los testigos comprometerían la situación judicial de Farré. Lo acusaron de violento.

Uno de los testigos era compañero de trabajo de Schaefer y contó que Farré la controlaba y hostigaba constantemente. Por su parte, también prestó declaración el encargado del edificio de Avenida del Libertador al 1700, en Recoleta, en el que el matrimonio vivía con sus tres hijos antes de la separación.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según consigna el diario La Nación, el portero recordó ante la fiscal que ella le comentó que tenía problemas en su matrimonio. Además, sumó que en alguna ocasión “la vio llorando por sus problemas de pareja”,  y que Schaefer le contó sobre algunos maltratos que había sufrido.

Según los testimonios, la pareja mantenía una muy mala relación. 

Otro de los testigos fue el sereno del mismo edificio, quien trabajaba de noche y dijo que también presenció varias discusiones que tuvo la pareja. No obstante, aclaró que no tenía mucho trato con el matrimonio.

El abogado de Farré, Adrian Tenca, dijo que los testigos nunca presenciar “los maltratos”

Lejos de tomar en cuenta las declaraciones, el abogado de Farré, Adrián Tenca, desestimó las acusaciones y explicó que “ningúno de los testigos dijo haber presenciado en forma directa ninguno de los presuntos maltratos”.

Testimonio clave

El jueves también declaró el jefe de seguridad de Martindale, testigo del hallazgo del cuerpo de Schaefer y de la revisión de la escena del homicidio en la casa situada en el lote 5 del country. Sus palabras fueron de vital importancia, ya que habría ratificado que el taco con los cuchillos que utilizó Farré para matar a su mujer estaba en la cocina.

Los investigadores quieren saber si Farré premeditó el crimen. 

El detalle es importante, ya que la cocina no estaba de camino entre el lugar en el que los abogados dejaron sola a la pareja y el vestidor. De esta forma, puede deducirse que Farré había sacado los cuchillos antes de que llegara su ex mujer. Esto indicaría una planificación y premeditación de los hechos y anularía la hipótesis de la “emoción violenta”.

Para hoy fueron convocadas tres vecinas del country que se cruzaron con el abogado de Schaefer cuando salió de la casa para pedir auxilio. El lunes, la fiscal escuchará a la empleada doméstica que fue testigo directa del ataque.  

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!