Secciones
Actualidad

Trotta dijo que las clases presenciales podrían volver en agosto, pero algunos expertos hablan del año que viene

La suspensión de las calificaciones numéricas durará hasta que los chicos regresen a las escuelas.

Desde que el coronavirus llegó a la Argentina, una de las primeras medidas que tomó el Gobierno Nacional fue la suspensión total de clases presenciales en todos los niveles educativos del país.

En esa línea, el ministro de Educación, Nicolás Trotta explicó que el regreso a clases podría ser en agosto pero aclaró que aún "no hay certezas" al respecto porque ello dependerá de una "decisión epidemiolópgica" que adoptará el presidente Alberto Fernández junto al comité de expertos.

De todos modos, hay algunas especialistas que sostienen que las clases presenciales podrían volver sólo el año próximo, con el nuevo ciclo lectivo.

"Habrá que resolver también el cómo, porque el regreso no será como en marzo, sino escalonado", analizó Trotta y expresó que ello implicará "que no van a poder ir todos los días todos los alumnos a las escuelas".

Sostuvo que "unos alumnos irán un día y otros días otros para no saturar la llegada de docentes y de alumnos y para no abarrotar espacios comunes" y apuntó que se trabaja en protocolos "para cuando llegue ese momento".

En ese sentido, aclaró que mientras "mientras estén suspendidas las clases y si se avanza en este esquema dual, siempre un adulto a cargo se va a poder quedar en el hogar porque está vigente la resolución 270 del ministerio de Trabajo".

El artículo 3 de esa disposición determina que "mientras dure la suspensión de clases en las escuelas se considerará justificada la inasistencia del progenitor, progenitora, o persona adulta responsable a cargo, cuya presencia en el hogar resulte indispensable para el cuidado del niño, niña o adolescente".

Suspenden calificaciones

La suspensión de clases se llevó a cabo con el objetivo de evitar posibles contagios, y desde entonces, los chicos tienen clases únicamente de manera virtual. A pesar del esfuerzo que docentes y alumnos hacen, hay una gran parte de la población que hoy en día no puede acceder a la enseñanza, por lo que el Ministerio de Educación resolvió que durante esta primera parte del ciclo lectivo (si es que más adelante se retoma la asistencia a las escuelas) los alumnos no serán evaluados con notas numéricas.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La primera provincia en llevar adelante este cambo educativo fue la de Córdoba, y luego se sumó la Ciudad de Buenos Aires para el primario y secundario. Aunque se hablaba de que próximamente a nivel nacional se iban a seguir los mismo pasos, finalmente este lunes el Ministerio de Educación Nacional lo confirmó y por eso se determinó convocar para el próximo viernes al Consejo Federal de Educación (CFE) con el objetivo de resolver de manera formal la situación y para tomar, además, otras medidas.

Las escuelas envían muchos trabajos pero no generan enseñanzas para los niños.

Sobre esto, Alberto Sileoni, ex ministro de Eduación de la Nación de Cristina Fernández de Kirchner, explicó a este sitio que el próximo viernes todos los ministros de Educación de las diferentes provincias se reunirán para consensuar la decisión, la cual considera necesaria debido a que "hay una gran cantidad de chicos que no tiene acceso a los medios más básicos" para poder estudiar.

"Hay encuestas que dicen que 25 mil estudiantes porteños no tienen conexión a Internet y que el 20 % de los estudiantes del país tampoco tiene conexión, aunque si se tiene en cuenta al norte, se podría decir que allá hay un 40% que no accede", sostuvo.

"Con esto no desaparece la calificación, la ponemos en suspenso, porque en algún sentido calificar es también descalificar, pero esos estudiantes a los cuales no tenés frente a vos, tienen historias muy distintas desde antes de la pandemia. Frente a un curso presencial, se tienen más recursos para trabajar, pero en esta situación no hay esa posibilidad y adjudicarle a las familias esa responsabilidad no es justo, porque no todas pueden hacerlo", explicó el ex funcionario a BigBang.

Los chicos no pueden ser evaluados sin tener contacto directo con el docente.

Sobre esto, aclaró que habrá otras formas de evaluar a los alumnos, y que seguramente los docentes se fijarán "cuántas veces participó y cómo el alumno, si se enganchó, o si participó y no entendió", siempre con la precacución de tener en cuenta el contexto que se vive con esta pandemia.

Del mismo modo, comentó que existe la posibilidad de que los chicos más grandes, que seguramente están al tanto de este cambio en las calificaciones, lo usen para no querer hacer sus tareas al pensar que no van a ser evaluados, aunque antes o después en realidad sí lo serán.

"La calificación está suspendida, pero no es que no va a haber mas calificación, hoy se sustituye por otro tipo de enseñanza", aclaró y agregó que además lo que se pide ahora es que los maestros no evalúen sin estar en contacto los chicos, pero que en su lugar sí lo hagan más adelante, luego de que hayan estado cerca de ellos durante un periodo más largo de tiempo y luego de además haber escuchado sus inquietudes.

Después de mencionar que los ministros tomaron una decisión sabia, Sileoni remarcó que las evaluaciones numéricas se retomarán en unos meses, cuando sea seguro volver a las escuelas. Aunque se habla de un regreso escalonado, donde además solo asistirá el 50% de los alumnos cada día (por lo que deberán turnarse), aún no hay una fecha específica para la segunda parte de este ciclo lectivo.

Una gran cantidad de chicos no pueden acceder a la educación durante la cuarentena.

Durante su gestión, el ex funcionario implementó el programa Conectar Igualdad, que fue creado en abril de 2010 con el objetivo de que todos los estudiantes y docentes de las escuelas públicas secundarias, de educación especial, y de los institutos de formación docente tuvieran acceso a una computadora netbook, algo que con la llegada del ex presidente Mauricio Macri fue suspendido.

Sobre esto, Sileoni dijo que la idea hoy serviría de mucho, y que fue una mala decisión del macrismo "erradicar Conectar Igualdad" del país. De hecho, sostuvo que luego de la pandemia habrá que reformular los siguientes ciclos lectivos, y que será indispensable empezar a trabajar con Internet, sobre todo en las escuelas, a las cuales el Estado les deberá proveer el servicio para que estén conectadas.

"A veces tratamos de tener soluciones tradicionales, pero nunca la Argentina ha pasado por un impacto como este. Por eso, no se entiende ese afán por la nota, cuando muchos estudiantes están sufriendo con angustias económicas sin poder comer todos los días. El sistema educativo también tiene que tener respuesta para esto", cerró.

Los alumnos no serán calificados numéricamente durante la cuarentena.

Por su parte, Gustavo Zorzoli, docente y ex rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, dijo que hay cuatro elementos fundamentales que provocaron que Gobierno hiciera este cambio: en primer lugar, no todas las familias tienen Internet, y aun teniendo, no todos poseen una banda ancha para hacer videoconferencia; en segundo lugar hay que ver el tipo de equipamiento que tienen; como tercera medida hay que analizar la disponibilidad que tienen del elemento, porque hay que ver si los padres trabajan también de forma remota; mientras que el cuarto elemento importante es el espacio físico, ya que no todas las familias tienen un cuarto para que los chicos trabajen con tranquilidad.

"Todo esto que mencioné no se da con plena seguridad en las familias más pobres. La brecha educativa se agudiza porque las asimetrías del sistema educativo se han expuesto en su máxima expresión con esta pandemia", sostuvo el también colaborador del Observatorio Argentinos por la Educación.

Según el docente, ante esta situación de clases no presenciales, los chicos "desaprenden", porque dejan de tener en cuenta todas las pautas que se relacionan con la rutina, como lo es levantarse, lavarse los dientes, ir a la escuela y estudiar. "Esto se aprende dentro de la escuela, y si los chicos vuelven dentro de 15 meses, va a ser un problema", manifestó, al mismo tiempo que aclaró que, en su opinión, las escuelas volverán a abrir directamente el año entrante.

Lo importante es que el alumno tenga contacto con su docente.

En comunicación con BigBang, mencionó que ni los docentes ni los chicos estaban acostumbrados desde antes a trabajar así, y que ahora, en muchas ocasiones, sucede que por ejemplo las escuelas privadas le envían a los chicos muchas actividades para hacer, pero no les brindan ninguna enseñanza.

"Si la pandemia hubiera sido en junio, los maestros para ese entonces conocían a sus alumnos, sabían quiénes necesitaban más ayuda y cada caso, pero no fue así. No hay herramientas de evaluación si no es de forma presencial, podés evaluar el proceso, ver cómo contesta y evoluciona, pero cuando tenés 30 chicos y no tenés conexión alguna con ellos, no se puede", sostuvo.

En este sentido, dijo que si los alumnos participan de una videoconferencia, el maestro puede estar un poco más al tanto de la situación de cada estudiante, pero que de forma remota, solo con una actividad en un aula virtual, eso no refleja si entendió o no.

Lo ideal sería que los chicos tengan videoconferencia lo más seguido posible.

"Cuando se vuelva, va a haber que hacer una evaluación del diagnóstico, porque va a haber chicos y chicas en muy diferente situación. Van a estar los que tengan la posibilidad y la aprovecharon, los que la tuvieron y no aprovecharon y otro grupo muy importante que directamente no tuvo acceso a la educación", se lamentó.

Sobre esto, dijo que los que menos tienen son los que a la misma vez poseen menores recursos para poder estudiar, y que por eso, hoy hay cientos de chicos que hace dos meses que no tienen contacto con el aprendizaje.

Por esto mismo, aseguró que la cuarentena impuesta por la pandemia va a traer una perdida de aprendizaje muy significativa, mientras que además va a repercutir en los próximos tres años del ciclo lectivo.

Aún no se sabe cuándo abrirán las escuelas.

"Si no logramos que los chicos se vean con el docente, vamos a estar en muy malas condiciones el año que viene. La sociedad en su conjunto tiene que bregar, porque como reclamamos que haya más camas e insumos para los médicos, hay que pedir que después de dos meses el Internet sea libre para estudiantes y docentes de las escuelas publicas", manifestó.

En lo que respecta a la actitud de los alumnos ante este cambio, comentó que seguramente, como la calificación tiene un lugar muy importante en nuestro sistema educativo, esto va a repercutir en la conducta de los estudiantes, y eso además va a generar un efecto que va a ir en detrimento del estudio.

"Muchos hablan de que va a haber una promoción automática, y es lógico, porque con la pandemia se ha denegado el derecho a educarse, por eso me preocupa que la política se haga cargo de esto", dijo por último.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!