Secciones
En jujuy

Un año del femicidio de Iara Rueda: la marcha por justicia, la ley en su nombre y el avance de la causa

El crimen ocurrió en septiembre del año pasado, en la ciudad jujeña de Palpalá.

Mónica Cunchila se prometió a sí misma que el femicidio de su hija, Iara Rueda, no iba a quedar impune de ningún modo, y por eso, junto a la ayuda de su familia y su abogado, se puso como premisa llevar el nombre de la adolescente a todo el país, para que su caso sirva de ejemplo pero, sobre todo, para educar.

La joven de 16 años desapareció tras salir de su casa en la localidad jujeña de Palpalá el 23 de septiembre de 2020, y apenas pocos días después, su cuerpo fue encontrado en un descampado del Barrio 2 de Abril. Del día en que la adolescente fue vista por última vez pasó ya un año, y por eso, en Jujuy sus amigos, conocidos y la gente que lucha por los derechos de las mujeres, salieron a la calle para recordarla.

Primero marcharon durante la mañana del viernes desde la Casa de Gobierno de la Provincia en San Salvador de Jujuy, y luego en la tarde se movilizaron en la localidad de Palpalá, aunque además, según contó a este sitio la mamá de la chica, en otros lugares de Jujuy hubo diferentes encuentros con el objetivo de pedir justicia.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La cita de la mañana estuvo repleta de gente, porque además de aquellos que apoyan la causa de Iara, también estuvieron presentes familias de otras víctimas. "Fue un día trascendental para la sociedad jujeña. Creemos que la causa de Iara es una bisagra de lo que lamentablemente sucede en esta provincia, marcó un antes y un después", afirmó a BigBang Julián Martín, el abogado de los padres de Rueda.

La causa que investiga el asesinato de Iara tiene actualmente tres imputados por el femicidio, dos hombres mayores de edad y un menor. "El fiscal la semana pasada dictó la prisión preventiva a los tres, más allá de que sea un accionar tutorial para el menor de edad. Como querella, estamos de acuerdo con él, de que hay elementos de que los tres intervinieron. Esto no significa que ya terminó la investigación, porque todavía hay algunos elementos probatorios a realizar", explicó el abogado.

Es que aún falta conocer el resultado de una pericia que analiza un ADN, el cual si da positivo, podría sumar nuevas imputaciones. Si bien el letrado no quiso precisar más información sobre la prueba, sí reveló que sería una pieza "fundamental", ya que se trata de un ADN que podría ser de Iara y que fue extraído de un inmueble.

Con ese dato aún por conocer, y con el pedido de la querella de tomarle testimonio a algunos familiares de los imputados, con ambas cosas hechas, entonces la causa estaría en condiciones de ser elevada a juicio, algo que según Martín va a pasar antes de fin de año. La fecha de un posible juicio es, todavía, una incógnita, sobre todo porque seguramente las defensas harán su trabajo y presentarán quejas o recursos.

Aunque los dos hombres mayores de edad ya están en prisión, el menor permanece en un instituto, aunque allí está detenido e imputado, y llegado el caso de que en un posible proceso sea condenado, a su mayoría de edad deberá cumplir la pena que le toque en un servicio penitenciario.

El femicidio

El 23 de septiembre de 2020, Iara le dijo a su madre que estaba haciendo un trabajo práctico que debía entregarle a alguien, y avisó que iba a ir hasta la entrada del barrio San José, por lo que dejó su casa y salió con su bicicleta. Desde entonces nada más se supo de ella, y aunque los papás de la joven intentaron hacer la denuncia a las dos horas de permanecer desaparecida, la búsqueda se comenzó cuando ya era tarde porque los policías aseguraban que la menor se había ido con un "noviecito", lo cual nunca fue real.

Tras días de incertidumbre, y en medio de marchas organizadas por la familia, el cuerpo de la adolescente fue encontrado en un descampado del Barrio 2 de Abril el lunes 28 del mismo mes. Al tiempo, el fiscal Diego Cussel, de la Unidad Fiscal Especializa en Delitos Contra las Personas y Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, detuvo a Cachizumba Abat como responsables del ataque sexual y el asesinato de la menor, y casi dos meses después las pistas hicieron que un chico menor de edad también quedara aprehendido.

Hasta él se llegó después de que el celular de la víctima fuera activado por una persona. Lo que declaró este sujeto es que el teléfono se lo había comprado al menor, quien la querella asegura que tenía algún tipo de vínculo con la adolescente. "Como querella aseguramos que él conocía a Iara, no sabemos con qué relación, pero creemos que él fue un nexo fundamental con los dos hombres. Además, seguimos insistiendo que el móvil, por lo que dijo la autopsia, fue un ataque sexual", aclaró Julián Martín.

La muerte de Rueda despertó conciencia sobre lo mal que se cumplen los protocolos de búsqueda en la provincia, y también en muchos otros lugares del país. Es que cuando los papás de la menor fueron hasta la comisaría a denunciar su desaparición, los oficiales le dijeron que seguro se había ido con un novio, aún cuando Mónica les aseguró que su hija no tenía pareja y que la habían engañado. A pesar de eso, no salieron a buscarla cuando era necesario, y lo hicieron luego, ya tarde.

Por el femicidio, y por la queja que hicieron los padres de Iara y los familiares de mujeres víctimas de violencia de género, el año pasado se aprobó la ley provincial Nº 6186, denominada “Ley Iara", la cual declaró la emergencia pública en materia de violencia de género en Jujuy. Además de que se cumplan los protocolos a la hora de buscar mujeres desaparecidas, la norma implica contención y cuidados.

"La creación de Ley Iara fue fundamental para que empiecen a activar los protocolos como corresponde. Lamentablemente había una desinformación e ignorancia, y mucha falta de información de las autoridades, que son un desastre", cerró el abogado.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!