Secciones
El caso que conmueve a brasil

(VIDEO) Le dijo a su marido que iba a darle comida a un vagabundo y no volvió: los encontró teniendo sexo en el auto

El esposo le dio una paliza al sin techo y quedó grabado. La mujer se excusó: “Vi imágenes de mi esposo y de Dios en él”. Está internada en un psiquiátrico.

Un hecho sorprendió a la opinión pública de Brasil tras la publicación de un video, grabado por una cámara de seguridad, en el que se ve cuando un personal trainer saca del auto a un vagabundo desnudo del auto de su esposa y lo golpea hasta dejarlo desmayado. Al principio, no se entendía muy bien qué había ocurrido. Hasta que la historia de sexo, infidelidad y un supuesto brote psicótico salió a la luz.

 

Todo comenzó cuando Eduardo Alves, un personal trainer de 31 años que vive en Brasilia, se preocupó porque su esposa, Sandra Mara Fernándes, había salido para llevarle comida a un hombre que vivía en la calle y no regresaba. Según le había contado su esposa, lo había visto por la en otras ocasiones en la calle, le regaló una Biblia y le prometió regresar para ayudarlo. Cerca de las 17 horas, la mujer de 33 horas le dijo a su marido que salía para llevarle alimentos y no regresó. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Preocupado, el musculoso salió en busca de su mujer. Casi de casualidad llegó hasta la puerta de la escuela parroquial de Planaltina, cuando divisó el vehículo de su pareja. Se acercó preocupado. Pero vio lo peor. En el interior del vehículo, su mujer estaba desnuda con el vagabundo. De inmediato comenzó a golpear el capot y las ventanillas. Cuando logró sacar al indigente sin ropas del vehículo, lo golpeó hasta dejarlo desmayado. 

 

 

La secuencia quedó grabada. Minutos después, la Policía se llevó detenidos a todos. El sin techo debió ser internado en un hospital por las heridas y contusiones en su rostro. El profesor de gimnasia denunció que el hombre había violado a su esposa y por ese motivo, lo golpeó. Tras esa declaración, la mujer también fue trasladada y atendida en una clínica, donde se le realizaron los procedimientos para evitar enfermedades de transmisión sexual. 

 

Desde entonces, el caso es uno de los temas más debatidos por los medios de comunicación de Brasil. Y, en las últimas horas, todos los protagonistas dieron su propia versión de los hechos. El personal trainer fue liberado y afirmó ante en una entrevista: “Mi  mujer fui violada por el vagabundo. Ella tuvo un brote psicótico y no podía consentir una relación sexual. No me importa ser el hazmerreír de Brasil. Tengo que defender a mi mujer. Ella ahora está internada y recibe apoyo clínico y psiquiátrico”.

 

Y completó sobre la relación que mantiene con su esposa, quien está internada en un clínca neuropsiquiátrica tras el hecho: “Sandra siempre ha sido una mujer honesta, trabajadora, tenemos actividades profesionales y niños pequeños. Lo que pasó el miércoles pasado fue algo terrible que nunca habíamos vivido".

 

 

La investigación y la frase de ella


El diario Metróples, de Brasilia, afirmó que la mujer ya conocía al sin techo desde hacía varios meses. De hecho, en la cuenta de Instagram de ella, había una foto con el indigente. En ella le estaba entregando una biblia que, llamativamente, le había regalado su marido. Además, según información del mismo periódico, a Sandra le “encantaba” ayudar a las personas en situación de vulnerabilidad y esa era su principal tarea en la iglesia evangélica de la que forma parte. 

 

 

Según fuentes policiales a las que tuvo accedo Metrópoles, Fernándes afirmó que en el momento de encontrarse a solas con el vagabundo se encontraba en buen estado mental y que no había bebido alcohol, ni tomado drogas. También relató que se acercó al hombre porque le había pedido dinero, pero como no tenía, le dio la biblia, un regalo de su marido. 

 

Después afirmó que el hombre le pidió un abrazo. En ese momento, afirmó que le sucedió algo extraño. “Vi imágenes de mi esposo y de Dios en él”, explicó. Fue entonces que ella lo invitó a subir a su auto. Él le acarició una pierna y le pidió si podían ir a otro lado para estar a solas. 

Según lo que dijo la mujer frente a la Policía, tras acordar encontrarse en otro lugar, ella volvió a su casa y agarró algo de comida. Le avisó a su esposo y se dirigió hasta la puerta de la escuela parroquial de Planaltina. Esperoa que llegara el indigente y tuvieron sexo durante horas en el vehículo hasta que el marido los descubrió.

La denuncia del vagabundo

Según el acusado de violación, cuya identidad no salió a la luz, la mujer y él acordaron encontrarse en un punto, luego de verse a pocas cuadras de ahí. Según el relato del vagabundo, fue ella quién lo llamó y le pidió que se acercara al vehículo. 

 

Después de una breve charla, y según las palabras del sin techo, la mujer le preguntó: “¿Jugamos?”. Como él no sabía qué contestar, ella lo convenció para que se subiera al auto. Después tuvieron relaciones sexuales hasta que el esposo los encontró. “No conocía a la mujer. Ni la violé. Ella quiso tener sexo hasta que llegó el hombre enojado y me golpeó”. El hombre continúa internado. Mientras se recupera, ya recibe ayuda de otras personas. 


 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!