Secciones
Hay cambios por delante

Violencia machista en el mundo gourmet: la "red online" para denunciar acosos y maltratos

El rubro pide cambios de manera urgente. Aún hay muchas situaciones invisibilizadas que deben desaparecer.

A raíz de la denuncia por acoso que hizo hace pocos días una joven contra el reconocido cocinero Pablo Massey, es que afortunadamente se abrió el debate acerca de lo que ocurre en el mundo de la gastronomía respecto a las mujeres, quienes muchas veces son maltratadas y se ven impedidas de acceder a puestos mejores por las desigualdades y la falta de perspectiva de género que existe en el ambiente.

Para visibilizar la situación, y para conocer en mayor profundidad qué es lo que pasa, Laura Marajofsky, la creadora y coordinadora general de la plataforma "Mapa de Barmaids & Afines", dialogó con BigBang acerca de los mensajes que reciben a diario por parte de mujeres de todo el país, y sobre las medidas que se pueden empezar a llevar a cabo para emprender un cambio que sea radical dentro del rubro.

Las desigualdades en el rubro gastronómico son muchas.

El "Mapa de Barmaids & Afines" es una plataforma de visibilización y empoderamiento para gastronómicas, desde la cual se construye un gran mapa de mujeres para llevar un registro, documentar y visibilizar la labor de aquellas que trabajan en la coctelería y afines (destilados, vino, café, té y cerveza) y cocina.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Además, la propuesta tiene que ver también con difundir los proyectos y las redes que se tejen tanto en lo presencial como virtual en el interior del país, ya que la plataforma propone empezar a analizar la situación que viven las mujeres tanto en Buenos Aires como en el interior de la Argentina.

La idea de confeccionar un mapa empezó en 2017, después de que Marajofsky hiciera un viaje donde tuvo que cubrir el World Class en la Ciudad de México. Después de ver lo que pasaba allí a nivel industria, comenzó a pensar qué era lo que pasaba en la Argentina, donde se tiene mucho talento femenino en el rubro gastronómico, aunque la gente no lo sepa. Por eso, con la intención de visibilizar al género, surgió la idea de ubicar en un mapa a las gastronómicas y darlas a conocer de manera pública.

De hecho, ese mapa aún crece día a día, y en la página web de la plataforma está vigente un registro que permite inscribir a aquellas mujeres que se dedican al rubro gastronómico en todo el país con la intención de dar a conocer su historia.

A pesar del importante trabajo que hacen desde el "Mapa de Barmaids & Afines", la coordinadora general del proyecto explicó que todavía las mujeres siguen siendo una minoría en la industria gastronómica local, y que justamente el objetivo es usar esta iniciativa para darle difusión y espacio a su trabajo y sus proyectos.

Además, sostuvo que la idea es también aprovechar la oportunidad para abrir el debate sobre género y revisar algunas concepciones culturales muy arraigadas en la industria, para impulsar cambios concretos que mejoren la situación.

Consultada acerca de si reciben mensajes de mujeres que relatan situaciones de maltratos, acosos y abusos, Marajofsky comentó que por mes se contactan muchas gastronómicas, sobre todo para contar situaciones de violencia laboral, algo que se intensificó en la última semana tras la denuncia contra el chef Massey.

"Son cosas que no deberían suceder hoy en día en el ámbito laboral, y aún así son situaciones que se siguen encontrando. Por supuesto que en estos últimos años las chicas se animaron a hablar más y hay más recurrencia. Pero a pesar de eso, recibimos durante todo el año, más que sobre abuso, mensajes sobre maltrato y situaciones de violencia laboral", indicó.

En este sentido, mencionó que suelen recibir comentarios de mujeres que decidieron salirse de la gastronomía, o que debieron renunciar o dedicarse directamente a otra cosa, porque estuvieron incómodas en las experiencias que pasaron dentro del rubro.

Por otro lado, la también periodista especializada en cultura, comentó que existe una enorme falta de perspectiva de género en el ambiente gastronómico, y que según el sondeo que realizaron el año pasado para llevar a cabo la Encuesta de Género en Gastronomía, más del 90% de las mujeres encuestadas respondió que nota esta carencia, lo que dificulta enormemente el trabajo.

"La falta de perspectiva de género se nota en toda la cadena de cuestiones, no solo en lo que es la cultura de trabajo y el ambiente laboral de los espacios gastronómicos en Buenos Aires y el resto del país, sino que se nota también en los contenidos que se producen, se nota en el poco relevamiento que hay de estas cuestiones, en las políticas públicas, se nota en la curación de los eventos, en los centros de estudio, en las opciones de formación para mujeres y disidencias, en la ausencia de cupo trans, y la lista sigue. Es muy transversal, muy notoria la falta de perspectiva de género en la cultura en general, de la gastronomía en particular y en todos estos puntos que te describo", explicó Marajofsky.

Sobre esto, la creadora de la plataforma manifestó que hay muchas cosas por mejorar, y que a pesar de que parezca difícil, también hay demasiados cambios por emprender, los cuales pueden llevarse a cabo si se trabaja con compromiso y ganas.

"Para empezar, hay que entender la precarización y la informalidad que tiene el rubro. Hay que entender por qué es tan difícil que la gastronomía sea rentable, de manera que los empleadores puedan tener a los empleados en blanco, y pagar remuneraciones acorde. A raíz de varios de estos problemas, en muchos casos se da la explotación laboral, aún cuando la gastronomía es un sector que mueve mucha plata y que tiene mucha demanda del comprador. Esto tiene que ver con cuestiones regulatorias, impositivas y en última instancia con cuestiones políticas", sostuvo.

Según ella, para comenzar un cambio, el empleador debe saber que puede tratar de hacer las cosas mejor, y en lo que tiene que hacer foco es en empezar a revisar la cultura de trabajo de los espacios, preguntarse qué lugar se le da a las disidencias, qué tipo de horizontalidad hay, y si las mujeres o disidencias tienen la posibilidad de alcanzar cargos jerárquicos y posibilidades de crecimiento.

Además, mencionó que es muy importante que se le de a las gastronómicas espacios donde puedan hablar y ser escuchadas, aunque el pilar fundamental es que exista una política de cero tolerancia a los maltratos, abusos o a la discriminación.

Falta pespectiva de género en el ambiente gastronómico para las mujeres.

"Después, cada uno puede ir cambiando desde su lugar, vale tanto para el restaurante a gran escala como el de barrio, porque aparta este tipo de circunstancias se da en todo el escalafón. Es un tema transversal", opinó.

De igual modo, sugirió que, en busca de generar mayor igualdad y consciencia, sería bueno que los periodistas gastronómicos hagan una mayor autocrítica de la industria, y que no siempre se pongan en primera plana a las mismas mujeres ya conocidas por su éxito, sino que se busque por fuera de Buenos Aires y se le de voz a personas desconocidas pero talentosas. "También se pueden hacer más eventos donde las mujeres sean protagonistas, donde haya charlas de género, capacitación, las cuales son fundamentales, porque no hay capacitación de género", agregó.

Hacia el final de la conversación, Marajofsky dijo que a pesar de que las mujeres están más empoderadas y hoy existen más espacios para recepcionar dudas, denuncias o experiencias poco placenteras (como pasa con la plataforma), la realidad es que el Estado tendría que darle más estructura y recursos a esas organizaciones que muchas veces no dan abasto.

"Las chicas están hablando un poco más, pero no tenemos que pedirles a ellas que se hagan cargo de salir a hablar, sino que tendría que ser el ámbito en el que trabaja el se que se haga cargo de estas problemáticas", cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!