Secciones
Comunidad

A días de la gran final

Por Juan Pablo Moreno

A días de la gran final

A días de la gran final

Berlín será el escenario de la ansiada final de Champions League. Barcelona y Juventus van por la “Orejona” y por el triplete en una temporada mágnifica. El sábado, Europa tendrá nuevo dueño.


Dos estilos diferentes, uno, el del Barca, basado en la tenencia y el poderìo ofensivo del tridente Messi, Suarez , Neymar y el otro un modelo màs conservador como el de la Juve. Tevez y Morata son las armas ofensivas de la Vecchia Signora apoyados en el juego de Pirlo y Pogba

Massimilaino Allegri , técnico de la Juventus, anticipó que su equipo no hará marca personal a Lionel Messi ya que “ es imposible”. Además agregó: “ hay que trabajar alrededor. Además, hay otros jugadores técnicos como Suárez, Neymar... Será un partido de valor y corazón"

El arquero del conjunto italiano, Buffon, tambien le tiro flores al mejor jugador del mundo: "Messi es un extraterrestre que se dedica a jugar con terrestres, lo único que espero es que este sábado sea igual de terrestre que el resto de nosotros" . Mientras que Chiellini se mostró mas reacio a los elogios asumiendo que Messi “ no podría marcar estos goles en Italia” aludiendo al golazo convertido ante Bilbao en Copa del Rey y argumentando que en su país se defiende mejor que en España.

Messi, la figura central de este Barca ya lleva convertidos 20 goles en 23 finales, un dato que alarma a la defensa juventina, más aún por el momento que vive el crack argentino.

Por otra parte, Luis Enrique se ha convertido en el tercer entrenador blaugrana en llegar a la final en su primera temporada al frente del club. Orizaola y Pep Guardiola fueron sus antecesores. El ex técnico de Celta de Vigo supo dejar los caprichos de lado tras el partido en Anoeta a comienzos de año

Barcelona ha disputado tres finales ante conjuntos italianos, dos ante Sampdoria por la Recopa de Europa en 1989 y la Copa de Europa en 1992 y ante Milàn tambien en Champions en la que fue goleado por 4-0, Cruyff era el entrenador culé.