Secciones
Comunidad

ESCAPE PERFECTO

Por Darío Durán

El fruto de una planta nace, crece, madura y luego cae. Joseph Blatter siguió el camino de la naturaleza y cayó cuando maduró en la FIFA una corrupción sin antecedentes en la historia del fútbol mundial. El Comité Olímpico Internacional (COI) también escribió una página negra en su historia, de la mano de Juan Antonio Samaranch. Pero nada se puede comparar con el caudal de dinero que administró Joseph Blatter durante su gestión al frente de la entidad madre del fútbol internacional. Las elecciones de las distintas sedes de las Copas del Mundo convirtieron a la FIFA en un verdadero "casino" clandestino, en el que millones de euros circularon de norte a sur y de este a oeste para la compra de votos. El fruto fue madurando con el paso de los años y, como la ley de la naturaleza lo indica, un día cayó. Los gusanos salieron en todas las direcciones posibles. Joseph Blatter hizo gala de su astucia y huyó de una manera "decorosa". Pactó ganar las elecciones y luego renunciar, para despedirse con "dignidad". Suspender la votación o ser expulsado por la ventana hubiera sido una humillación. Blatter eligió el escape perfecto.