Secciones
Comunidad

Elecciones en Mendoza: Picante y distendido #DebateMDZ

Por Franco Pereira

Elecciones en Mendoza: Picante y distendido #DebateMDZ

Elecciones en Mendoza: Picante y distendido #DebateMDZ

Los candidatos a gobernador del Frente para la Victoria y de Cambia Mendoza estuvieron en MDZ Radio. Un debate que comenzó con chicanas y críticas, que tuvo propuestas y un final distendido.

Con altibajos, los precandidatos a la gobernación Adolfo Bermejo y Alfredo Cornejo se concentraron en dar respuestas válidas y por lo general, sólidas en el debate organizado por MDZ y que se concretó durante el programa "Uno nunca sabe" por MDZ Radio, con la conducción de Marcelo Arce.

Finalizado el encuentro, hay que subrayar la predisposición y que no hubo ninguna especie de condicionamientos a la hora de aceptar debatir. Mucho menos ocurrió algo así durante el transcurso de la discusión y, de hecho, no tuvieron problema en admitir desconocimiento de algunos temas puntuales. 

A la hora de los ejemplos, Bermejo confesó "no soy un experto en esos temas", cuando se le consultó sobre seguridad, especialidad que lo tuvo a Cornejo como ministro en un par de oportunidades y de la que se explayó en dos sentidos: en defensa de su gestión y señalando que el futuro lo ha planificado con personal de la justicia, policías en actividad y ex policías, lo que le sirvió de escudo para no dar nombres cuando le fueron requeridos.

Bermejo, por su parte, desmintió que Daniel Cassia sea su referente en la materia y prometió que si gana la gobernación no seguirá manejando el área el equipo creado por Carlos Ciurca durante el gobierno de Celso Jaque y que comanda en la actualidad las políticas en la materia de Francisco Pérez, con Carlos Aranda y Leonardo Comperatore como ejecutores. El senador nacional dijo contar con "equipos de gente nueva y propia para casi todas las áreas de gobierno", con lo que se diferenció de los últimos dos gobiernos de su partido.

La polémica surgió al inicio del debate, cuando los candidatos comenzaban a medirse con cierta desconfianza. Así, Cornejo le endilgó a Bermejo los últimos ocho años de gestión y como respuesta recibió que Julio Cobos, en ese período, "fue vicepresidente". De paso, el peronista dijo que "poco hizo por Mendoza" desde ese cargo y el radical le respondió que "estaba dibujado" por el irrespeto que el gobierno nacional le tuvo. "Si vamos a hablar de vicepresidentes, hablemos del actual, de Amado Boudou, denunciado en la justicia por hechos de corrupción", sacó a relucir el intendente de Godoy Cruz en el momento más áspero del debate.

En las redes sociales el hashtag #DebateMDZ estuvo al tope de los temas de los que se habló en Twitter en Mendoza y séptimo en orden de temas de los que se habló en Buenos Aires. La participación de oyentes de la radio, lectores del diario y de funcionarios del gobierno provincial fue inédita. De hecho, buena parte de los ministros del Gabinete de Francisco Pérez se mostraron conectados permanentemente a lo que sucedía en MDZ Radio y sus agentes de prensa, incluyendo a los del propio gobernador, se lucieron en las redes con sus reproches, aportes, consideraciones y vetos a los dichos del opositor.

Un punto ríspido local estuvo vinculado a las promesas del vicegobernador y candidato a gobernar Las Heras en reemplazo de Rubén Miranda, Carlos Ciurca, de sortear lotes con servicios. Cornejo subrayó que "se promete sortearlos solo si él gana" y consideró "inadmisible" esa propuesta. Bermejo explicó el programa del lasherino y lo defendió. Azuzó a Cornejo a que "genere ilusiones y proyectos" como lo hace Ciurca.

Bermejo intentó frenar en seco a Cornejo cuando éste se refirió a la corrupción: "Denunciador" lo calificó y le pidió que presente en la justicia las denuncias que tenga para que ésta investigue. La respuesta del godoycrucino estaba a mano: explicó la denuncia por enriquecimiento ilícito que pesa sobre el candidato a intendente de Guaymallén, Luis Lobos, y citó que la legisladora Lorena Meschini, de su sector, es querellante en esa causa.

El "ajuste" que el FpV denuncia que va a hacer Cambio Mendoza en caso de ganar las elecciones fue refutado por Cornejo y subrayado como tema de debate por Bermejo. Este último, indicó que "ellos no ven otra forma de gobernar que no sea echando docentes y bajándoles el sueldo a los jubilados". El intendente de Godoy Cruz negó promover despidos en un eventual gobierno suyo y el senador nacional negó, a su turno, que su campaña de "hacer trabajar a los empleados públicos" reconozca tácitamente que ahora no lo hacen.

En cuanto a la situación financiera de Mendoza hubo dos visiones enfrentadas: lo que está "muy mal" para el radical, "no está así de grave" como dijo el peronista. El candidato del oficialismo reiteró que solucionará la gran deuda provincial "buscando capitales en el exterior", sin considerar que esos mercados están cerrados y sin dar precisiones.

El pasado y el futuro fueron muy condicionados, en las menciones de los candidatos, por la visión particular que cada uno tiene del presente. Así, el FpV alude al "helicóptero de De la Rúa" y Cambia Mendoza a los desatinos de Jaque y Pérez, mostrándolos como parte de lo mismo con Bermejo.

La distención quedó al final, en un juego que contó con la participación de Silvio Soldán. Ganó Cornejo al atinar en cinco respuestas vinculadas a temas de Mendoza. Bermejo contestó bien 4.

A lo largo del debate, el maipucino erró cuando dijo que creará un Ministerio de la Primera Infancia "como en Catamarca", cuando la iniciativa es de Salta, en realidad. No supo exactamente qué extensión recorre el Metrotranvía, cuál es el sueldo básico de un docente y no supo en dónde queda una localidad de Tunuyán. Cornejo, por su parte, tampoco conoció cuál es el salario exacto de un chofer de ómnibus ni que una localidad citada pertenece a Malargüe. Pero fueron detalles de un juego para el que no estuvieron advertidos ni preparados. De hecho, Cornejo no supo un párrafo de la marcha radical.

El resultado fue un encuentro entre dos candidatos sólidos, que se mostraron bien intencionados y con desniveles en la profundidad de sus propuestas: entre los que quieren esperanzar, dejando las recetas de solución para después y los que subrayan la gravedad del diagnóstico y les falta capacidad de entusiasmar con promesas concretas.