Secciones
Comunidad

Gran Hermano: drogas y un debate que aún nos debemos

Gran Hermano empezó hace unos meses. Como programa que típicamente apela al público adolescente, especialmente por el furor que despierta en las redes sociales, tal vez hubiera sido una buena oportunidad para tratar el tema de las drogas y los jóvenes. No porque fuese el rol del programa, sino porque se trata de una oportunidad para llegar a muchos jóvenes de nuestro país. Los tópicos de discusión a los que a veces se expone a los participantes o el programa de radio del que participan una vez por semana, podrían haber servido para escuchar qué opinión tienen los participantes.


Lamentablemente, en estos últimos días se ha tratado el tema, al menos ocasionalmente, en varias discusiones entre los participantes. Los "hermanitos" se han convertido en cuasi formadores de opinión para miles de seguidores. Con lo cual, debería preocuparnos escuchar a un participante – utilizando el código Cristian para referirse al consumo de cristal – decirle a otra de solamente 19 años: “Cuando salgamos me voy a hacer el romántico y va a venir Cristian, que es un buen loco, toquetón que se porta bien”. A su vez, también se discutía acerca de cómo mezclar Cristián (en referencia al cristal), Fabián (en alusión al ‘faso’) y Patricia (eufemismo para las pastillas).

¿Cómo impactan estas frases en los miles de seguidores que estos participantes tienen? ¿Sabrán esos fanáticos entender que las drogas pueden aparentar ser “buenos locos”, pero terminan teniendo consecuencias irreparables en el cuerpo? ¿Podrán dimensionar esos miles de seguidores como el consumo de drogas puede llevar a la muerte? ¿Cuál es el límite entre una simple expresión de un participante de un reality-show y la apología al consumo de drogas? 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

¿Por qué no aprovechar el poder de los medios para educar a nuestros jóvenes? ¿Acaso no sería provechoso que a los “hermanitos” se les diese una charla sobre la problemática del consumo para que ellos luego debatan entre sí? Ello no sería romper el aislamiento, no sería romper las reglas; simplemente sería capitalizar un espacio para que los medios puedan ayudar en la lucha contra el consumo irresponsable de las drogas. Tenemos que aprovechar los espacios de discusión para dejar de estigmatizar, y para comenzar a proteger a nuestros jóvenes. Se lo debemos a los que no tuvieron esa oportunidad y perdieron la batalla. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!