Secciones
Supercampeón: River se impuso con soltura y le ganó a Boca 2 a 0 en Mendoza
Deportes

Supercampeón: River se impuso con soltura y le ganó a Boca 2 a 0 en Mendoza

El encuentro se disputó en el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Goles de Martínez y Scocco.

No fue un partido más, eso seguro. Boca Juniors y River Plate mantuvieron en vilo al país esta noche en medio de la definición de la sexta edición de la Supercopa Argentina y los de Núñez se consagraron campeones al ganar por 2 a 0.

Los goles fueron convertidos por Gonzalo "el Pity" Martínez -de penal- en el primer tiempo y de Ignacio Scocco cuando promediaba el complemento. El arquero Franco Armani fue la gran figura cuando Boca quiso descontar y apareció en los momentos justos.

En el comienzo del encuentro, Boca comenzó ligeramente mejor que su eterno rival. Edwin Cardona y Cristian Pavón enloquecían a la defensa millonaria, provocando -entre otras cosas- la amonestación temprana de Leo Ponzio. Sin embargo, los ataques del equipo de Guillermo Barros Schelotto eran aislados y siempre encontraron bien parado a Armani

Boca le lleva 23 puntos a River en la Superliga.

Sin embargo, River comenzó a emparejar el partido y a los 16 minutos del primer tiempo Patricio Loustau sancionó la pena máxima por una falta de Cardona a sobre Nacho Fernández . El encargado de patear el penal fue "El Pity" Martínez, quien no dudó y de zurda al palo derecho de Agustín Rossi abrió el marcador.

El  PityMartínez fue el autor del primer gol de la noche. 

Mucho más comprometido, River no dejó de buscar y casi logra convertir el segundo gol de la noche, pero Rossi evitó una nueva caída para su equipo. Por su parte, el Xeneize no mostró su mejor versión durante los primeros 45 minutos y lejos de generarle alguna inquietud a Armani, se fue al descanso con serios problemas para resolver. 

Gol de Martínez

A partir de ahí, el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo comenzó a dominar el juego, mientras que el Xeneize optó por protestar cada una, sin excepción, de las decisiones que tomaba Loustau. Y es que tan solo 10 minutos después del primer tanto de la noche, Mora le robó la pelota a Frank Fabra, quien no dudó en derribarlo, ganándose así la primera amarilla para Boca. 

Ya en la segunda etapa, cuando Boca había salido a buscar la igualdad y parecía que iba a conseguir el empate, una corrida de Nacho Fernández terminó en un centro al medio del Pity y el toque al gol de Ignacio Scocco, quien minutos antes había entrado por Pratto. Iban 24 minutos de la segunda etapa, pero los dos goles de diferencia parecían demasiado para los de la Ribera.

Y así fueron pasando los minutos hasta que todo fue alegría para los de River, que habían llegado sin la chapa de candidatos y al final terminaron festejando.

La previa de la Superfinal

Esta nueva final tendrá como escenario el estadio Malvinas Argentinas, en Mendoza, será dirigida por Patricio Loustau y televisado por Fox Sports Premium y TNT Sports.  Mientras que el Xeneize  juega esta final por ser el actual campeón de la Primera División, River accedió a esta histórica definición al ser el último ganador de la Copa Argentina.

Ninguno de los dos supo todavía ser campeón de la Supercopa. 

Casi como algo anecdótico, pese a que ambos disputaron cuatro finales, ninguno pudo levantar la Supercopa. Y si al cabo de los 90 minutos la final termina igualada, el ganador de la Supercopa, se definirá con remates desde el punto penal.

Más de 1.500 personas, entre efectivos de la policía mendocina, seguridad privada, Gendarmería Nacional y Policía Federal y del programa nacional “Tribuna Segura”, estuvieron afectadas al operativo de seguridad, para este partido.

Hay un mandato “futbolero” que reza que "poco importan los antecedentes y la campaña de cada equipo antes de un clásico" y hay innumerable ejemplos que reafirman esta teoría, pero en Mendoza la actualidad de Boca y River pesará y mucho en el campo de juego.

Los dirigentes limaron asperezas antes del partido.

La disparidad entre ambos pesa. Por ejemplo, en la actual Superliga, Boca (46) le lleva 23 puntos de distancia al equipo de Marcelo Gallardo. Esa diferencia es un hierro caliente en el corazón millonario, ya que además está lejos de la clasificación a las copas de 2019.

Este River, lleno de dudas futbolísticas, bajos rendimientos y una moral liviana como un copo del algodón, espera esta definición como la posibilidad de salvar este pobrísimo presente, en donde sólo su participación en la Copa Libertadores, le permite emerger de un denso panorama.

El triunfo a River no le permitirá salvar el año, pero para Gallardo y sus dirigidos esta es la inmejorable chance dar un giro de 180 grados a esta realidad que apenas les permitió gozar de tres victorias en las pasadas 16 fechas de la Superliga.

Los Presidentes de River y Boca cenaron junto al Presidente Tapia y al gobernador de Mendoza.

Por el lado de Bocal la final merece como mínimo el calificativo de "incómoda". En el presente del equipo de Guillermo Barros Schelotto todo es felicidad, los nubarrones son esporádicos, la única incógnita que parece asomar en el horizonte del equipo del “Mellizo” es la cantidad de fechas antes del final del certamen en que dará la vuelta olímpica.

Una derrota en la noche mendocina resultará cara para cualquiera. Será difícil de digerir, el observar como el "enemigo" futbolístico levanta la copa entre los fuegos artificiales, pasará a ser una pesadilla, que puede convertirse en un letal golpe al ciclo de Galllardo como DT o la dulce actualidad boquense. Algo es seguro, nada será igual tras el festejo uno u otro.

River quiere salvar su presente ante el rival de toda la vida. 

Para Boca no hay misterios y el "Mellizo" pondrá en cancha el mismo equipo que venció a Tigre en la Bombonera, con un agónico gol de Leonardo Jara por 2 a 1. Las dudas con respecto a la formación de River pasan por saber si en la zona media jugará Ignacio Fernández o el colombiano Juan Quintero, mientras que en el ataque el compañero del Lucas Pratto será Rodrigo Mora.

Esta será la segunda vez que Boca y River definen un título mano a mano. La otra ocasión fue en el torneo Nacional de 1976, cuando en un repleto estadio de Racing, se estima que ingresaron más espectadores que los permitidos, los xeneizes vencieron 1 a 0 con gol de Rubén Suñe, con un inolvidable tiro libre, en una calurosa noche de un 22 de diciembre.

Formaciones  

Boca Juniors: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán y Frank Fabra; Nahitán Nández, Wilmar Barrios y Pablo Pérez; Cristian Pavón, Carlos Tevez y Edwin Cardona. DT: Guillermo Barros Schelotto.

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Maidana, Lucas Martínez Quarta y Marcelo Saracchi; Ignacio Fernández o Juan Quintero, Leonardo Ponzio, Enzo Pérez y Gonzalo Martínez; Lucas Pratto y Rodrigo Mora. DT: Marcelo Gallardo.

Temas

  • ¡Qué partido!

Comentarios