Secciones
Deportes

"¡Cuidado!": el grito de Otamendi, la gambeta de Messi y el accidente que casi termina en tragedia

En su afán por esquivar el cable que apareció en el camino, Leandro Paredes perdió su gorra. 

Un gran susto vivieron todos los integrantes de la Selección Argentina cuando salieron del aeropuerto de Ezeiza rumbo al predio que tiene la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Los jugadores, con Lionel Messi a la cabeza, llegaron este martes a las 2,24 de la mañana de Roma, Italia, donde hicieron una escala técnica de dos horas tras su partida de Doha, la capital de Qatar. 

Al bajarse del avión fueron recibidos con bengalas, fuegos artificiales y el ya histórico "Muchachos...." entonado por La Mosca, el hit que se convirtió en el grito de lucha durante el Mundial de Qatar 2022.  Rodeados de una multitud que ya los esperaba desde la mañana del lunes, el plantel argentino subió a un micro descapotable ploteado para la ocasión con la imagen de los jugadores y la Copa.

El vehículo salió del aeropuerto por un sector lateral, directo a la autopista Riccheri, con destino al predio que tiene la AFA en Ezeiza, donde pasaron la noche. Un segundo micro, pero techado, condujo al resto de la delegación. Pero al tomar la calle lateral hasta la autopista Ricchieri, se pudo observar como Messi, Leandro Paredes, Rodrigo De Paul, Ángel Di María y Nicolás Otamendi se habían sentado en la única parte de techo que le quedó al bus, en el fondo del piso superior.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En ese momento,  el micro se acercó a un cable a baja altura que casi termina impactando en los campeones del mundo. Todos lograron zafar, menos Leandro Paredes. El mediocampista tenía puesta una gorra con la visera hacia atrás que se le voló cuando el cable grueso lo golpeó en el cuello. Afortunadamente solo fue un susto, pero podría haber sido una tragedia.

El primero en darse cuenta fue Otamendi, quien lanzó un grito y enseguida los demás se agacharon, esquivando el cable. Pero Paredes demoró unos segundos más y, si bien logró gambetear parte del impacto, el cable se llevó su gorra. El volante de la Juventus se quedó contrariado por la prenda perdida, pero enseguida retomó la conversación con sus compañeros, como si nada hubiera ocurrido.

La delegación albiceleste pudo disfrutar del resto del recorrido hasta el predio de Ezeiza, donde llegaron después de poco más de una hora de bucear entre la marea de hinchas que los esperaban. El plantel campeón del mundo partirá desde el predio de la AFA hacia la Ciudad de Buenos Aires, con destino principal a la zona del Obelisco porteño, donde el micro descapotable realizará un recorrido para recibir el homenaje y el reconocimiento del pueblo.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!