Secciones
Deportes

Rusia se quedó sin Qatar: la FIFA tomó partido y dejó a su Selección afuera del Mundial

La FIFA y la UEFA realizaron un comunicado conjunto para anunciar la suspensión total de todas las competiciones de los equipos rusos y del seleccionado de aquel país.

Luego de que el Comité Ejecutivo de la FIFA acordara -con el visto bueno de la UEFA y del Comité Olímpico Internacional (COI)- que Rusia juegue hasta nuevo aviso sus partidos en campo neutral y a puertas cerradas, sin himno ni bandera, y únicamente bajo el escudo de su federación, la FIFA y la UEFA realizaron un comunicado conjunto para anunciar la suspensión total de todas las competiciones de los equipos rusos y del seleccionado de aquel país.

De esta manera, los equipos no podrán participar de las competencias internacionales vigentes, ya sea la Europa League o las Eliminatorias camino al Mundial de Qatar. "La FIFA y la UEFA han decidido hoy conjuntamente que todos los equipos rusos, ya sean equipos representativos nacionales o equipos de clubes, serán suspendidos de participar en las competiciones de la FIFA y la UEFA hasta nuevo aviso", resalta el comunicado dado a conocer hace minutos.

Y agrega: "Estas decisiones fueron adoptadas hoy por el Bureau del Consejo de la FIFA y el Comité Ejecutivo de la UEFA....El fútbol está totalmente unido aquí y en total solidaridad con todas las personas afectadas en Ucrania. Ambos presidentes esperan que la situación en Ucrania mejore significativa y rápidamente para que el fútbol pueda volver a ser un vector de unidad y paz entre las personas".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El domingo, el organismo rector del fútbol a nivel mundial había comunicado que Rusia no iba a poder jugar de local, con su gente, sin que suene su himno ni el uso de su bandera nacional a causa del conflicto bélico que estalló tras la invasión ordenada por Vladímir Putin a Ucrania. Aquella medida alcanzaba los partidos de las eliminatorias hacia el Mundial: Rusia debía jugar contra Polonia, a pesar de que los polacos se rehusaban a disputarlo bajo estas condiciones.

De hecho, Polonia amenazó con no jugar el partido de las eliminatorias que debía disputarse en el Dynamo Central Stadium de Moscú el 24 de marzo. “¡No más palabras, es hora de actuar! Debido a la escalada de agresión de la Federación Rusa hacia Ucrania, la selección polaca no tiene intención de jugar el partido de repesca contra Rusia. Esta es la única decisión correcta", dijo el presidente de la Federación Polaca de Fútbol, Cezary Kulesza, en Twitter: .

Y sumó: "Estamos en conversaciones con las federaciones de Suecia y de la República Checa para presentar una posición común a la FIFA”. Incluyó a los otros dos países porque de ganar Rusia su encuentro ante Polonia, se enfrentaría en la final al ganador de Suecia-República Checa, en el partido decisivo por conseguir una de las tres plazas que quedan por decidir en Europa para el próximo Mundial de Qatar.

En ese sentido, desde la FIFA señalaron que habían tomado "buena nota de las posiciones expresadas a través de las redes sociales por la Asociación Polaca de Fútbol, la Asociación de Fútbol de la República Checa y la Asociación Sueca de Fútbol" y entabló un diálogo con todas estas asociaciones de fútbol. "La FIFA seguirá en estrecho contacto para tratar de encontrar juntos soluciones apropiadas y aceptables", habían manifestado desde el organismo.

Pero al no poder convencerlas para que acepten jugar contra Rusia en campo neutral, bajo las condiciones ya expuestas, advirtieron que "la UEFA (confederación a la que pertenecen todas las selecciones afectadas) y otras organizaciones deportivas determinarán cualquier medida o sanción adicional, incluida una posible exclusión de Rusia de las competiciones, que se aplicará en un futuro próximo en caso de que la situación no mejore rápidamente".

Lo cierto es que a tan solo 24 horas de este aviso, la FIFA y la UEFA oficializaron la suspensión de los equipos rusos y de todas sus selecciones hasta nuevo aviso. El jueves 10 de marzo, por caso, el Spartak de Moscú debía debía visitar al RB Leipzig por los octavos de final de la Europa League (la revancha estaba pautada para el 17 en la capital rusa). Hoy, a partir del comunicado, quedó descalificado y el conjunto alemán accedió a la siguiente fase.

Hace sólo unos días, la UEFA ya había tomado la decisión de retirarle a San Petersburgo la organización de la final de la Copa de Europa, que se iba a disputar el 28 de mayo en la ciudad natal de Putin. De esta manera, fue concedida a París, que finalmente recibirá el último partido de la Champions ese mismo 28 de mayo en el Estadio de Francia, en el popular barrio de Saint Dennis.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!