Secciones
Cifras

¿Cuál es el costo de extender la moratoria para los jubilados?

Después del anuncio llegaron las primeras cifras oficiales.

Conocida la decisión de la ANSES de extender la moratoria jubilatoria que iba a cerrarse el 23 de julio, y que apunta a los jubilados que carecen de los años de aportes para hacerlo, la pregunta que buscaban responder los especialistas es el impacto fiscal de la medida.

Lee más/ Una buena que se mantiene: el Gobierno decidió extender la moratoria previsional

Cada una de las personas que accedió a esa moratoria, que inició en 2005, hoy en día tiene una jubilación de $9.222,75 de acuerdo a las cifras de la propia ANSES. Ahora bien, según explicaron fuentes oficiales desde la última renovación de la moratoria (en 2016) ingresaron mensualmente 6.000 jubilados.

Es decir que por año hay, en promedio, 72.000 personas que acceden a ese derecho. El cálculo entonces indica que anualmente la extensión de un año, en términos nominales (lo que por ende queda atado a modificación con cada aumento en los haberes) representa una erogación de $664 millones. A ese calculo habrá que agregarle, cuándo se determine el monto final, la extensión también del programa de Reparación Histórica.

 

¿A quiénes beneficia la extensión? A las personas que ya se encuentran en la franja etaria de 60 y 65 años, y que no cuentan con aportes patronales a lo largo de su historial laboral, o que les faltan años de aportes para jubilarse. La primera de las moratorias previsionales fue realizada en 2005, cuando el ahora candidato a diputado nacional Sergio Massa se encontraba a cargo del ANSES.

En ese entonces las proyecciones que tenían sostenían que cerca de 100.000 jubilados accederían a ese derecho, pero se quedaron cortos. La primera moratoria cerró con 350.000 jubilados, más de tres veces lo esperado. Es por ese motivo que en la ANSES procuraron ser cautelosos sobre el impacto en las cuentas fiscales.

“Si bien la cantidad de personas que están afuera no es tan significativa, hay que terminar de hacer bien los cálculos”, explicaron.

Uno de los motivos en clave electoral de la medida tiene que ver con que justamente, y desde 2003, los jubilados forman parte de lo que el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, consideran como “núcleo duro de votantes del macrismo”. Por este motivo desde principio de año que dentro de Juntos por el Cambio comenzaron a escuchar voces preocupadas por la falta de análisis de la situación de ese sector.

Lee más/ Radiografía de la Anses, la "otra caja" del poder: cuentas en rojo y el cambio en la "reparación histórica"

Desde principio de año varios de los referentes del PRO le consultaron justamente a Peña cómo venía trabajando con ese grupo demográfico. El guante fue recogido por Basavilbaso, que en diferentes reuniones privadas manifestó que “vienen bien” pero que siempre se puede tener algún tipo de mejora.

Ahora resta ver el impacto fiscal que tendrán y si efectivamente se termina por extender la “Reparación Histórica”. Esa política vence a mediados de julio por lo que los jubilados que no se acogieron a ella dejarán de cobrar el aumento correspondiente, algo que se implementó para agilizar los tiempos.

De esa forma el jubilado podrá optar entre entrar al programa o empezar un litigio contra la ANSES por la actualización de sus haberes.

Temas

  • Anses
  • Jubilaciones
  • Emilio Basabilvaso
  • Hacienda

Comentarios