Secciones
Pandemia

Compras para disfrutar luego de la cuarentena: el sistema con el que buscan sobrevivir la gastronomía y los comercios

Comercios y restaurantes buscan aguantar la tormenta de la crisis del coronavirus. 

La crisis de varios sectores económicos a causa del freno de actividades impuesto por el coronavirus es un hecho. Y, en un intento de paliar la espera hasta la reapertura de locales, un grupo de emprendedores digitales lanzó la web Compra Futura

En ella, se pueden adquirir productos o servicios a través de vouchers digitales para recibirlos -con promos o beneficios extra- cuando finalice el aislamiento obligatorio. 

La web no sólo permite a los compradores buscar locales y comprar, sino también a los emprendedores anotar sus locales y crear un e-shop dentro de la página. 

¿Cuánto vale la verdad?
El periodismo de calidad necesita de la ayuda de los lectores. Tu apoyo es fundamental.

En la lista de espacios que decidieron sumarse al sistema -que abarca a todo el país- hay de todo: desde bares y restaurantes hasta gomerías, pasando por bazares y peluquerías.

Así, por ejemplo, la pastelería LAB Sucré, del barrio de Flores, ofrece promociones con 10 y 15 por ciento de descuento sobre tortas, combos de café y pastelería o "fraccionadas", porciones pequeñas de delicias dulces. 

Brindando por el regreso

Por fuera de Compra Futura, varios espacios gastronómicos decidieron también implementar esquemas similares a través de sus redes sociales, como el restaurante de cocina chilena Mola, la cadena de hamburgueserías Deniro o el bar Mito Mercato

Así, por ejemplo, el bar El Destello lanzó una preventa en la que se puede adquirir un vaso de cerveza o de vermut para tomar cuando vuelva a abrir. El día del canje, el comprador recibirá otra consumición de regalo, más fichas para jugar en los arcades del bar. La compra se efectúa a través de códigos QR disponibles en el perfil de Instagram del lugar.

"Nos pareció una iniciativa piola, es a la vez compra a futuro y apoyo al bar en este momento de parate total", le cuenta a Big Bang  Santiago Idelson, propietario de El Destello. "La respuesta fue muy buena, pero son acciones que cubren un porcentaje muy parcial del gasto fijo del bar. Hoy todo el personal está en su casa y apostamos a la implementación de créditos bancarios y subsidios del Estado para el sector, para reabrir cuando levanten la cuarentena".

Por ahora, Idelson decidió que el lugar no haga delivery, ya que "sería un ingreso económico muy marginal y expondría al personal". Además, advierte que la venta futura tuvo más éxito que el take away que implementaron el día previo al anuncio de la cuarentena. 

Las cervecerías Desarmadero y Desarmadero Session, por su parte, ofrecen la promo #LaPróximaBirra, mediante la cual los clientes pueden adquirir una promo de dos pintas al precio de una para disfrutar cuando los bares vuelvan a abrir. 

Al igual que en El Destello, la compra se realiza a través de un código QR dispuesto en las redes sociales del bar que se paga a través de la plataforma MercadoPago. 

La misma iniciativa sigue la cadena cervecera Growlers: dos pintas al precio de una para canjear en sus locales de Palermo, Caballito, Belgrano o Recoleta. 

Mientras tanto, 70/30 Beerhouse sumó a las promos de dos pintas al precio de una la posibilidad de adquirir platos anticipadamente: cualquiera de las hamburguesas de su carta, entraña, ribs a la barbacoa, papas fritas o tabla de picada para dos personas.

Y a través de su página web, el bar y vermutería La Fuerza ofrece distintos packs para comprar y consumir cuando llegue la reapertura. Hay combinaciones de botellas de vermut y sodas con triolet o buñuelos, recargas de vermut, botellas y pins.

Solidaridad y confianza

"Recibimos información de gente que la compró y nos dijo que ni quería usar la promoción", cuenta Nicolás "Harry" Salvarrey, socio propietario de Desarmadero. "Hay gente que ha comprado las birras en otras ciudades sólo para apoyar a las PyMES y a sus empleados, y gente que ya le avisó a todos sus amigos para comprarla y encontrarse en el bar a festejar cuando podamos volver a abrir". 

"Esto más que una ayuda es una demostración de confianza y amor", suman Martín Casanova y Manuel Miragaya, socios y dueños de Growlers, quienes anticiparon que lanzarán más promociones de compra anticipada ante la buena respuesta del público. 

Martín Conte, socio de 70/30 Beerhouse, también concuerda en el buen impacto de la idea. "Hemos tenido bastante receptividad y nos ha funcionado. Nuestros clientes son muy solidarios, entienden que es un momento muy difícil para todos y ven en esto una forma de ayudarnos", explica. 

En ese sentido, para Salvarrey la razón apunta a que "los bares son mucho más que simples comercios: son punto de reunión, de celebración, de descanso, y lugares desde donde se construye comunidad". Así, el que compra una pinta o una hamburguesa a futuro no sólo busca la simple gratificación de la comida o la bebida: espera la ilusión de ese reencuentro en calma luego de tiempos difíciles. 

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Temas

  • Coronavirus
  • Pandemia

Comentarios