Secciones
Comercios y pymes

El Gobierno avaló la baja de comisiones en las tarjetas de crédito y débito

Que avanza, que no. Que el Gobierno lo apoya. Que no. Finalmente, tras idas y vueltas, la Casa Rosada dio hoy el visto bueno para que el Congreso, en Diputados, avance definitivamente con la ley de tarjetas para que, entre otras cuestiones, se baje la comisión que pagan los comercios a los bancos y, además, se desmonopolice el mercado ya que una sola empresa controla la provisión de Visa a las PyMEs.


Finalmente diputados avanzará sobre la baja de las comisiones de las tarjetas.

La decisión terminó de madurar tras la reunión del gabinete económico, hoy en Casa Rosada, donde los ministros escucharon al diputado Eduardo Amadeo, uno de los que presentó una iniciativa al respecto junto a Daniel Lipovetsky.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“Lo destrabamos, aún falta que el massismo juegue y presente su proyecto, pero estamos para emitir un dictamen el jueves”, contaron en el macrismo a BigBang.

Eduardo Amadeo fue uno de los impulsores de la iniciativa.

El texto en debate lo presentaron los diputados macristas y propone, entre otras cosas, la baja de comisiones: en tarjetas de crédito de 3% a 2% y las débitos de 1,5% a 1%.

Además, el proyecto incorpora una serie de normas para mejor la competencia del mercado de tarjetas. Curioso: el kirchnerismo, que protestó largamente criticó los “monopolios mediáticos”, se olvidó de que en el mercado de tarjetas la empresa Prisma es la única que ofrece el servicio de Visa en el mercado.

En Chile o en Brasil esto no ocurre, ya que varias empresas intermediarias ofrecen el servicio de tarjetas a los comercios. Prisma, de hecho, es propiedad de Visa. “Es un mercado no competitivo”, razonan en el Gobierno.

Prisma es la única operadora de Visa en la Argentina.

El proyecto de tarjetas tiene media sanción del Senado. Pero esa iniciativa, que presentó el PJ, sólo implica la baja de comisiones: cero para débito y 1,5% para crédito. Pero Sergio Massa no intervino en ese debate y para sancionar el proyecto en Diputados será clave.

Quien mostró sus dudas es el secretario de Comercio Interior, Miguel “Mike” Braun, un ex director del Banco Ciudad y de la Fundación Pensar, el think tank macrista.

La cercanía de Braun al sector bancario imposibilitó el avance de la Ley de Tarjetas. 

Braun no quiso, durante gran parte del año, que se apruebe el proyecto. “Braun no quería tener ley. Fue virando lentamente y hoy dejó en claro que no es su ideal, pero que si no queda otra, prefiere que algo salga”, cuenta una fuente del PRO.

Y tiene razones. Muchas: según publicó La Politica Online, Braun “es familiar de los dueños del Banco Galicia” y eso lo haría inclinar sus preferencias hacia ese sector. El secretario de Comercio Interior pertenece a una de las tres familias que conforman el Grupo Financiero Galicia, junto a las familias Escasany y Ayerza, dueñas del Galicia. “Aunque Miguel Braun no es accionista, su hermano Tomás sí trabaja en ese banco”, cuenta el sitio.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!