Secciones
Dinero

Fenómeno low cost: ¿Por qué salen tan baratos sus vuelos?

La compañía JetSMART inauguró la ruta que une El Palomar con Iguazú, en Misiones, ofreciendo un precio de pasajes que puede llegar a costar hasta un tercio menos que la tarifa de una compañía tradicional.

Por Alejo Paredes

Desde su arribo al país, los vuelos “Low Cost” siempre estuvieron en la mira de los usuarios, no solo por ofrecer un precio de pasaje que puede llegar a costar hasta un tercio menos que la tarifa de una compañía tradicional, sino por la desconfianza o el temor que genera este tipo de servicio.

Ya sea por mala fama o simplemente por asociar el término “barato” a mala calidad, muchas personas señalan que los vuelos de “bajo costo” suelen llegar a ser inseguros. Algo que Gonzalo Pérez Corral, gerente general de JetSMART no tardó en desmentir en diálogo con BigBang y aclaró que este miedo a las "low cost" puede deberse al “desconocimiento” de este servicio.

El martes por la mañana, la compañía inauguró la ruta número 14 en el país, que une el aeropuerto de El Palomar con Iguazú, en Misiones. “Tenemos 17 rutas, más la ruta internacional a Santiago de Chile. En total son 18 rutas, de las cuales cuatro se inauguraron esta semana (El Palomar/Iguazú, Salta/Iguazú, Córdoba/Bariloche y Bariloche/Mendoza)”, dijo Pérez Corral.

Con respecto a la razón por la que la compañía decidió apostar por Iguazú, el gerente general de JetSMART sostuvo que este punto es uno de los “más turísticos e importantes” del país: “Hace poco se declaró como una de las siete maravillas naturales del mundo y hay millones de turistas que llegan a Iguazú para ver no solo las cataratas, sino todas las bondades de la ciudad”.

JetSMART tiene dos años de vida en Chile y hace seis meses que incursionó en la Argentina. Para esta clase de ruta, dispone de tres Airbus A320, con capacidad para 186 pasajeros y un diseño que le permite ahorrar un 20% de combustible. “El que conecta con Iguazú es el tercer avión que se integra a la flota en Argentina. Vienen directo de fábrica, es decir, sin uso”, explicó.

Las tres naves tienen en su cola un ploteo de un animal característico del país: La flota que llegó en marzo de 2019 tiene un Cardenal, la de enero de 2019 un Jaguareté y la de diciembre de 2018 un Huemul. “Utilizar la fauna Nacional para nombrar a los aviones es una propuesta del Fondo de Inversión Indigo Partners. Ponemos animales autóctonos de la región de dónde operamos”.

Pero ¿cómo hace una “Low Cost” para mantener su vuelo a costos tan módicos? La principal diferencia es que la tarifa del servicio de estas aerolíneas incluye el costo del pasaje y se vende por tramo (ida o vuelta). A este valor se le agregará a parte un exceso de equipaje y comida, desayuno o merienda arriba del vuelo, por dar algunos ejemplos.

En simples palabras, la tarifa barata sólo incluye un equipaje de mano. Si un pasajero quiere despachar en bodega un equipaje, se cobra aparte. Las compañías miden de forma estricta el peso y las medidas del equipaje de mano. Además, el servicio low cost no ofrece servicio de catering en el vuelo. Si el pasajero lo desea, debe pagar un costo extra.

“Las tarifas parten desde un número accesible para salir a promocionar y vender.  Hoy tenemos promociones para rutas, quizás las más cortas, como Neuquén/Mendoza o Córdoba/Tucumán parten de 299 pesos con impuestos y tasas incluidas por tramo. El tramo es un único vuelo de ida, no la vuelta. Vendemos tramos para no obligar al usuario a volver con nosotros”, explicó.

Y sumó: “Las tarifas dependen de la demanda. Si hay un feriado o un lugar donde quiere ir todo el mundo, la tarifa va subiendo. Otras empresas tienen multiflota. Vuelos más largos. Nosotros pernotamos siempre en Buenos Aires, no hay otra base que no sea El Palomar. No es lo mismo para la tripulación del avión viajar a Neuquén, que tener que estar cinco días esperando en Roma o Milán. Los viáticos son en dólares en este último caso”.

De esta manera, una de las razones por las que la tarifa puede llegar a costar hasta un tercio menos es porque una Low Cost “va y viene. No se pagan hoteles para la tripulación”. Otra es la cantidad de empleados. Por ejemplo, JetSmart tiene en total 130 empleados en el país, los cuales divididos en sus tres flotas hacen unos 40 trabajadores por avión.

En cambio, otras compañías tienen entre 80 y 130 trabajadores por avión. “Nosotros estamos viendo por las estadísticas de la autoridad aeronáutica es que los pasajeros están creciendo en alrededor de un 15% interanual a pesar de la crisis económica. Tiene que ver con las tarifas bajas, las cuales están ligadas a la competencia existente que a la situación del país”, dijo Corral.

“Hay varias razones por las que elegir una Low Cost en vez de un traslado en Omnibus. La primera es la relación precio/tiempo. La segunda es un tema de seguridad. Por estadísticas, el avión es mucho más seguro. Un viaje en una misma fecha para Mendoza/Neuquén, en micro el tramo cuesta 2 mil pesos y tarda 12 horas. En avión cuesta 1200 pesos y tardás una hora y media”.

Por último, y no menos importante, Pérez Corral le explicó a este portal que la principal causa del alto valor en los viajes se debe al alto valor en las tasas regionales o internacionales. “El impuesto para el vuelo domestico es razonable y accesible, no es un valor caro. Lo que sí es caro y muy alto son las tasas regionales o internacionales”, señaló.

Y continuó: “Un argentino que quiere viajar de cualquier lugar de la Argentina a un país limítrofe o al exterior que está a más de 300 kilómetros paga 69 dólares solo por la tasa argentina. A eso hay que sumarle la tasa del país limítrofe. Estás arriba de los 100 dólares por persona. Lo ideal sería lo que se paga en Europa para ir de Madrid (España) a Varsovia (Polonia), unos 3 euros”.

Iguazú es uno de los puntos turísticos más importantes del país debido al Parque Nacional, nombrado como una de las siete maravillas naturales del mundo por comprender a las Cataratas del Iguazú. Según le confiaron fuentes de turismo a BigBang, Iguazú está 3% arriba del récord de visita este año, en comparación con el mismo tramo de 2018, con una ocupación actual del 85%.

Además, remarcaron que el Parque Nacional de Iguazú tiene 1.5 millones de visitantes por año distribuidos en Semana Santa, la época de más llegada turística, seguida de las vacaciones de invierno y de verano. En total, las cataratas llegan a ser visitadas en esa época del año por 14 mil visitantes por día.

Comentarios