Secciones
Estar mejor

Cómo cuidar tu vagina: consejos para que luzca y se sienta saludable

Un estudio reciente enfocado en psicología femenina, descubrió que las mujeres que no están satisfechas con la apariencia de sus genitales, sienten menos autoestima sexual y menos satisfacción. Esto explica por qué el rejuvenecimiento vaginal quirúrgico ese está volviendo tan popular.


Aprender a cuidarse.

Pero no es necesario que te sometas a una cirugía plástica para que tus partes femeninas se vean y luzcan más jóvenes. Es mejor empezar por estrategias simples, para cuidarla y conservarla en perfecto estado.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Peso estable:

El peso estable es fundamental.

Para que una vulva se vea bien, es fundamental evitar las variaciones de peso constantes, ya que la piel se dilata y contrae constantemente. Igual de importante es mantener un peso saludable. Si estás muy delgada, tus partes íntimas comenzarán a lucir tan demacradas y avejentadas como tu rostro. Los labios mayores tendrán una apariencia deforme y una vez que pierden peso, ¡no lo ganan de nuevo!

No a la silla:

Mujer sentada en silla, por José Luis Sánchez.

Que tus músculos vaginales trabajen un poco más: cambia tu silla por una pelota de ejercicios, durante 15 minutos al día. Ésta forzará a los músculos del piso pélvico a contraerse sin ningún esfuerzo. Es muy efectivo para mantener el piso pélvico tonificado.

No a los perfumes vaginales:

Tené cuidado.

Los productos que pueden hacer que tu vagina huela divina tienen muchos químicos que pueden provocar el efecto contrario. Además, matan a todas las bacterias saludables mantienen a tu vagina limpia y libre de infecciones.

Lo mismo ocurre con las toallas femeninas, toallas húmedas  y tampones perfumados.

Sí al sexo:

¡Sí!

El flujo de sangre es muy importante para la lubricación y el orgasmo. Con la edad será cada vez más difícil tener un flujo correcto y comenzará a perderse. Si no estás preocupada por quedar embarazada, el semen de tu pareja será benéfico como un efecto anti-edad gracias a las hormonas, los ácidos grasos y los componentes anti-inflamatorios que tiene la secresión. ¡A hacer el amor se ha dicho!

¡Ojo con la bicicleta!

La bici sí, pero en cierta medida.

La fricción constante entre el asiento de bicicleta y la entrepierna pueden apretar y estirar tus labios vaginales, especialmente si tienes labios exteriores pronunciados. Así que la bici, en períodos no tan largos.

Mejor, arriba:

¡Es bueno tener el control

Estar abajo mientras tenés sexo, a veces puede estirar la vagina. Esto sucede porque tu pareja usualmente controla el ritmo y la intensidad del momento. En contraste, si estás arriba, vos tenés el control y es mucho más sencillo contraer los músculos del piso pélvico.

Sí al yogur y al ajo:

Un yogur al día, ideal para tu vagina.

El yogur tiene el mismo tipo de bacteria “buena” que la vagina necesita para estar saludable. Tomar yogur es una buena manera de evitar las infecciones por hongos, y a la vez tratarlas.

Y el ajo es un alimento eficaz para lo mismo, ya que tiene propiedades que "matan" a los hongos. Comer ajo crudo o cocido un par de veces a la semana es una gran manera de mantener a tu vagina saludable. También se dice que el ajo ayuda a eliminar el mal olor vaginal. ¿Será cierto?

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!