Secciones
Estar mejor

Inactividad: la causa de más de 3 millones de muertes al año

Los beneficios de realizar actividades aeróbicas son indudables, los músculos, el corazón y los pulmones trabajan, ayudan a que te sientas psicológicamente mejor.  Además reducen el riesgo de padecer enfermedades.


Se sabe que practicar ejercicio con regularidad ya no es suficiente. “El ejercicio está bien, admiten los científicos; es muy necesario pero insuficiente por sí solo para garantizar una buena salud”, explica la profesora de Maria Giné Garriga, investigadora de Blanquerna-URL un estudio sobre sedentarismo llevado a cabo por cuatro universidades catalanas y cuatro de otros países europeos, para quien “además de hacer algo de ejercicio hay que mantener el cuerpo en movimiento a lo largo del día”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
El sillón, el peor enemigo.

Los periodos prolongados de sedentarismo causan riesgos para la salud, incluso en personas que hacen ejercicio físico con regularidad. Eso es especialmente relevante en quienes no tienen obligaciones laborales y pueden caer más fácilmente en rutinas de poco gasto energético.

El estudio que está llevando a cabo Giné se va a prolongar por cuatro años y quiere validar la hipótesis de que es posible anclar estrategias para que la población rompa el sedentarismo.

¡Movete!

En el programa piloto, los participantes encontraron distintos métodos para ponerse en movimiento:

#1 Usar alarmas que les indiquen que se tienen que poner de pie.

#2 Dejar el control remoto al lado de la televisión.

#3 Colocar el teléfono lejos de una silla, para tener que hablar parados.

#4 Planear tareas fuera de la casa, para verse obligados a salir.

#5 Ir a determinados lugares a pie, en lugar de manejando.

No te conviertas en Homero.

Pasar demasiado tiempo sentado trae problemas:

No se asimilan bien las grasas en el cuerpo.

Aumenta el riesgo de padecer enfermedades como obesidad y diabetes.

Puede generar osteoporosis, trombosis y contracturas.

Una caminata diaria.

Actividad física frecuente

No hace falta que la actividad física sea intensa para que resulte beneficiosa para la salud. Tampoco es necesario que sea competitiva, ni que sea un deporte. Algo tan simple como caminar frecuentemente es saludable. Para que cualquier actividad física tenga efectos positivos, lo más importante es que sea habitual. Es decir, que sea parte del estilo de vida de la persona, de modo que la practique con regularidad.

Actividad moderada pero frecuente.

Más allá de los efectos positivos para la salud cardiovascular y cerebrovascular, la práctica de actividad física moderada y frecuente ha demostrado ser beneficiosa para mejorar el estado de ánimo, para la salud respiratoria, para conservar la fuerza muscular y para mantener el sentido del equilibrio y prevenir caídas. Asimismo, ayuda a controlar la presión arterial y los niveles de colesterol, a combatir el sobrepeso y la obesidad, y a prevenir y controlar la diabetes tipo 2.

¡Atrevete a dejar la rutina!

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!