Secciones
Show Análisis

El caso de "Metro y Medio": ¿Qué pasa cuando se naturaliza una violación?

Luego de que un oyente relatara un episodio de abuso sexual grupal, la reacción del público abrió una serie de reflexiones. 

Por Natalia Torres

El viernes pasado, un oyente del programa radial Metro y Medio de Radio Metro se comunicó con el programa para relatar algo que, en principio, pretendía ser un episodio de infidelidad pero que terminó configurando un caso de violación grupal


metro_medio
El programa Metro y Medio, de Radio Metro, fue escenario de una polémica.

El momento generó amplio repudio en redes sociales a partir de la pasividad de Pablo Fábregas Julieta Pink, quienes conducían el programa con Tamara Pettinato como invitada. El conductor habitual del programa, Sebastián Wainraich, no estaba presente en la emisión.

Y aunque tanto Fábregas como Pink se disculparon públicamente por no haber reaccionado con dureza ante la confesión del oyente, quedó flotando una cuestión preocupante: la normalización de situaciones de sexo no consentido

Menos tolerancia

"Esta naturalización de que cuando la mujer dice 'no" en realidad está diciendo que la empujen a hacer algo que no quiere está instalada desde siempre", reflexiona en charla con BigBang una de integrante del colectivo Ni una menos, la periodista y activista feminista Marta Dillon. "Es parte de cómo se construye la masculinidad tradicional". 

marta_dillon
Para la activista Marta Dillon, el chiste fácil "es una de las armas del machismo".

"Una de las armas del machismo es el chiste fácil", agrega. "Y también convencerte de que si no sos complaciente con ese plan sos una amargada o una histérica. Se arma un escenario donde, para circular en la sociedad, hay que agradar a los varones y a estos 'guiones' que construyen la idea de sexualidad compulsiva".

Sin embargo, para Dillon, un cambio positivo se avizora de a poco: en los últimos años, situaciones como la ocurrida al aire en Metro y Medio "generan discurso".

"Hay una reacción social que ha modificado el nivel de tolerancia", remarca. "Nos estamos preocupando por revisar cómo los medios reproducen la cultura del femicidio y la de la violación. Ya no es un discurso uniforme, se lo cuestiona".

La importancia de las redes

Y, en ese punto, tal como reflejó la explosiva difusión del incidente radial en Twitter, las redes sociales han incidido tanto en el establecimiento de discursos machistas como en sus cuestionamientos

"Las redes sociales también son medios y reproducen el machismo", explica Dillon. "Hay casos de opinadores o de notas que circuulan que convierten a las feministas en vandálicas o difunden campañas represivas". 

Pero, al mismo tiempo, para la activista, personas que no tienen oportunidad de difundir sus ideas por medios masivos encuentran en las redes un gran canal de disidencia.  

"Le cambian la vida a la gente. No es lo mismo sentir vergüenza por haber sido abusada que sentirse acompañada por miles de personas que reclaman. Las redes sociales son tan importantes como cualquier otra forma de manifestarse", remarca. 

Temas

Comentarios