Secciones
Felices mientras podamos

Tips para descubrir si estás siendo manipulada emocionalmente

¿A quién no le pasó? Te enamoraste de alguien que parecía genial, romántico y protector, hasta que te diste cuenta que sentías que algo no estaba bien. Llegaste al punto de pensar que hiciste algo que no querías, pero no sabés cómo ocurrió.
La mayoría de las veces la manipulación es imperceptible, tanto para la víctima como para quien manipula, pero es importante que entiendas que la manipulación emocional es una forma de violencia.


Quien manipula está faltándote el respeto, te coarta la libertad y es muy egoísta, lo único que quiere es su propio beneficio.
A pesar de que cuesta identificarlos, van algunas alarmas para que tengas en cuenta y no vuelvas a caer en sus redes.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

#1 El miedo:

El miedo es el arma que se usa para manipular a las masas, imaginate cuánto más sencillo es usarla con una sola persona. Y no está relacionada solamente con una relación de pareja, también hay padres que usan el miedo para amedrentar a sus hijos, “si no comés todo no mirás la tele”, por ejemplo.
Quien aprender a vivir con este tipo de manipulación, difícilmente va a identificar a un manipulador que usa el miedo con él.

Hannibal, manipulador profesional.

#2 La culpa:

Un arma más que eficaz para la manipulación. Muy usada por las religiones judeo-cristianas, a la que estás acostumbrado sin querer. También te pueden hacer sentir culpable y dejarte en una situación vulnerable, “dejé todo para que cumplas tus sueños”, “hacé lo que quieras, pero a mí me gustaría que decidas otra cosa”. Ante esta situación es bueno hacerle entender a la otra persona que cada uno es responsable de sus propias decisiones, para bien y para mal.

#3 La descalificación:

La elegida por agresivos y violentos, tienden a descalificar a los demás con insultos cuando no consigue lo que desean, “Seguí por le mal camino”, “esperaba otra cosa de vos”, “sos la oveja negra de la familia”. Muchas pueden ser las frases, lo importante es que reconozcas que eso que dicen no tiene que ver con vos, sino con ellos.

La manipulación tiene muchas caras.

#4 Información:

Muy utilizada por los jefes, que tienen muy claro que la información es poder.
Entonces debés estar muy atento a quienes te quieren sacar información para luego usarla en tu contra. Es muy probable que usen frases como, “yo te cuento todo y vos me escatimás información”, “¿es que no confías en mí?”
¡Cuidate, son muy peligrosos!

#5 Victimización:

Dar lástima es la manera más primitiva de conseguir lo que querés de los demás. Todos lo usamos en algún momento. Pero ¡cuidado! Quienes se hacen los enfermos o muestran lo mal que están para conseguir lo que quieren de vos, gracias a que les tenés lástima no te quieren, te están manipulando.

¡Cuidado!

#6 Sobreprotección:

Suele ser una manera muy habitual de manipulación en las familias. Los padres sobreprotegen a sus hijos, de ese modo se convierten en imprescindibles para ellos y hacen que siempre los necesiten.
¿Por qué se lo ve cómo manipulación? Porque la independencia de los individuos se ve coartada y en la adultez pueden surgir dificultades para que se adapten a su entorno.

¿Cómo zafar de los manipuladores?

Para empezar siendo conscientes, estando atentos a las señales que nos da nuestro entorno.
Aprendé a escuchar, agilizá tu capacidad de percepción y confía en tu intuición. Así vas a detectar cuando alguien te está manipulando de manera subliminal.

Puede ocurrir entre padres e hijos.

Si alguien que realmente te importa, te manipula, tené en claro que detrás de todas manipulación hay dolor y frustración. Podés preguntarle entonces, que es lo que le duele de nuestra actitud para intentar manipularnos.
Pero lo primero es que estés atento a no caer en las garras del manipulador. ¡Suerte!

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios