Secciones
Gran hermano

Las lágrimas de Alfa, un incendio en la cocina y la caída de "los monitos": las perlitas de GH

Maximiliano salvó al hombre de 60 años de la placa y uno de los compañeros de Tomás Holder se va el domingo.

Luego de que se convirtiera en el líder de la semana el martes y que se nominara el miércoles, el jueves todos los ojos de los integrantes del reality show Gran Hermano se pusieron sobre el cordobés Maximiliano Giudici, quien tenía la posibilidad de salvar a uno de la placa de nominados, y se especulaba con que pudiera hacerlo con uno de los tres monitos.

Aunque el novio de Juliana Díaz prefirió ser más conservador y decidió sacar al polémico Walter "Alfa" Santiago, antes de realizar una jugada arriesgada como la que hicieron sus rivales la semana pasada, y que terminó con Tomás Holder afuera de la casa más famosa del país.

Se quebró Alfa

Enseguida que se confirmó que los nominados que quedaban eran Juan Reverdito, Martina Stewart Usher y Nacho Castañares, el hombre de 60 años le agradeció al líder semanal y, a los pocos segundos de ese abrazo, rompió en llanto frente a todos sus compañeros.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La imagen generó una importante repercusión en las redes sociales, a favor del señor que comenzó el juego siendo uno de los más repudiados tanto adentro como afuera, y que nominación a nominación, va sumando apoyos entre los espectadores.

El pelado es la segunda vez que queda en placa y también la segunda vez que es salvado por unos de sus compañeros, y es muy probable que el desprecio que le transmiten dentro, sea lo que impulsa un despegue de su imagen por fuera, que lo corre del mote del jugador más odiado por el público.

"¡Alfita, Alfita!", cantaban sus compañeros mientras lo abrazaban en el living del lugar donde conviven. "Vamos, primo. Vamos a divertirnos", lo empujaba Thiago Agustín Medina. También hubo espacio para el humor, cuando Romina Uhrig le dijo que lo dejaban porque querían que les haga pan.

Divide y reinarás

Aunque ya se fue Holder y de "los monitos" sólo quedan tres -de los cuales uno se irá este domingo-, en el grupo saben que, si quieren seguir jugando, deben cambiar sus tácticas y renovarse tanto dentro de la casa como de cara al público. Y quien ya comenzó a establecer nuevos planes es la misionera Mora Jabornisky, quien está mostrando un juego muy fuerte y directo, y está siendo la única que tiene iniciativa para acomodar al grupo que no integró desde un principio, pero que cada vez la involucra más.

Así fue que, sin importarle el afuera, ayer charló con Martina para urdir un nuevo plan con el fin de dividir a los hermanitos más pacíficos del reality. "Si vos te acercás al chabón y le decís algo, te contesta", aseguraba Mora sobre el salteño Marcos Ginocchio . "Para mí si le tirás onda lo descolocás", intentaba convencerla a su compañera.

"Si vos vas por Salta, y yo le rompo las bolas al Conejo (Alexis Quiroga), va a haber un cortocircuito ahí en ese grupo", aseguró la posadeña. Y ella en parte ya comenzó con su juego, luego de que se la viera metida en la cama con el cordobés, buscando los celos de su pareja Coti Romero de Corrientes.

Les llenaron la cocina de humo

La impericia de los hermanitos a la hora de la cocina, volvió a quedar en evidencia ayer, luego de que sonaran las alarmas contra incendios en la casa más famosa del país, luego de la contundente frase del Conejo: "Uh, se derritió el horno".  La cara de Romina, quien junto a Alfa es una de las amas de la cocina, lo dijo todo. Tenía una mezcla de sorpresa, resignación y bronca, por el descuido de sus compañeros.

Quien sabe, sabe. Y quien no, que mire y aprenda de los demás, para no seguir prendiendo fuego todo. Luego se los vio a los hermanitos agitando frazadas para sacar el humo de la casa del Gran Hermano, a quien le llenaron la cocina de humo, parafraseando la frase de la película argentina Cien veces no debo.

Otra vez ajustados

El nuevo fracaso en la prueba semanal por parte de los integrantes del reality, seguro generará muchos conflictos internos por la falta de víveres y de recursos para hacer la convivencia más amena. Es que los hermanitos volvieron a perderla y, por ende, otra vez tendrán la mitad del presupuesto correspondiente para vivir, alimentarse y mantenerse higienizados mientras están dentro del reality.

El desafío de la semana era encontrar el código GH dentro de 300 globos, que debían explotar de a uno y luego ir a escribirlo en una pantalla. Tenían 40 minutos para lograrlo, y aun así no pudieron hacerlo. Ahora ajo y agua, porque por segunda semana consecutiva, estarán limitados en lo económico. Y eso promete, como siempre, nuevos conflictos y peleas en la casa más famosa del país.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!